lunes, 16 de marzo de 2009

LO TUYO ES TEATRO

Me había acostado a ver la tele y terminé durmiendo toda la tarde. Al despertar, me asomé al balcón y advertí, con asombro mesurado, cómo la exigua luz del ocaso apenas sobrevivía entre nubes oscuras que presagiaban tormenta y que se extendían hasta el horizonte en una infinita gama de grises. La inminencia de lluvia me animó de inmediato. Así que, ansiando que se desatara el previsible fenómeno atmosférico, salí de casa para tomarme una copa en un Café cercano e intentar escribir algo. La serena contemplación de la lluvia siempre suponía un momento propicio para la inspiración y si a esto sumamos el variopinto elenco que constituía la clientela del Ombú, no es raro imaginar que en mi interior creciera la idea de perfilar un buen cuento.
Apenas debía llevar media hora garabateando frases en mi cuaderno rojo cuando Mirta entró por la puerta, casi a la carrera y mesándose sus empapados cabellos. Al principio, no reparó en mí y tomó asiento en una mesa bastante alejada de donde yo estaba. Fue recién mientras revolvía su café con leche cuando, por fin levantó la vista y me reconoció. Sonrió con amplitud y se acercó a mi mesa haciendo equilibrios con la taza y el plato.
- ¿qué hacés acá? – preguntó antes de darme un beso en la mejilla
- vivo en el barrio, ¿y vos?
- andaba por el barrio
- Ah - exclamé por decir algo…
Entonces se produjo un breve y embarazoso silencio entre ambos. Hacía una década que no nos veíamos y la última vez que lo hicimos fue en un café parecido a éste, dónde ella me dijo que necesitaba tiempo para ella misma y que nuestra relación la estaba asfixiando. En realidad lo que quería decirme y no pudo, fue que se estaba encamando con un pedante director de teatro y que me dejaba por él. Mirta fue la primera mujer que me hizo sufrir y quien me demostró, con empírico dolor, que mis dotes de enamorador no eran infalibles.
- ¿te casaste? – preguntó rescatándome del pasado
- no…..¿y vos?
- Dos veces
- ¿con…..?
- nooo, con ése no – contestó decidida, sabiendo que me refería al tipo por el que me había dejado y de cuya existencia yo supe apenas diez días después de que me abandonara, cuando mi amigo el turco Ohayon los vió pasear de la mano por Parque Rivadavia – primero lo hice con un actor y después con un médico del Hospital Italiano….eso fue antes de irme a vivir a Nueva York y divorciarme de él, claro…
- claro….¿y ahora a qué te dedicás?
- soy actriz – exclamó con indisimulado orgullo – justo en estoy días estamos representando una obra en el Paseo La Plaza…..¿no me viste en los carteles publicitarios?
- no, no sigo mucho la cartelera…
- tenés que venir…..es una obra bárbara, un poco existencialista ….de pensar ¿viste?
- claro….de pensar (“de pensar en no volver nunca más al teatro” fue lo que pensé)
- che, ¿por qué no venís esta noche a vernos y después cenás con mi novio y conmigo? Ya verás lo bien que te va a caer….es un tipo divino….¡tan inteligente, tan culto…¡ además, es el director de la obra….dále, vení ¡ vení ¡

Yo no sabía que responder, no porque no estuviera seguro de no querer ir, sino porque ninguna excusa viable acudía a mi mente. Sin embargo, esta falta de entusiasmo por mi parte, lejos de detenerla, la alentó más en su empeño, a todas luces excesivo, porque la viese en escena y conociera a su novio.
- ¿tenés celular?
- no, me lo dejé en casa – mentí, imaginando nada bueno
- es que el mío se quedó sin batería….¿acá tienen teléfono?
- sí, al fondo…junto a los baños
- bueno, esperáme que llamo a Darío y digo que no haga planes para después de la función, y que reserve mesa en un restaurante…hay cerca del teatro uno armenio, que te va a encantar…¡
- dále, andá tranquila…

No bien Mirta desapareció de mi campo visual, me levanté a toda prisa y aboné las consumiciones al mozo antes de encarar la calle. Llovía copiosamente y un aire fresco soplaba con escasa piedad, levantando hojas del suelo y obligándome a caminar pegado a pared. Pero nada de esto importaba. Sólo quería llegar a mis dos ambientes y tirarme en el sofá a ver la tele, olvidar la conversación reciente y no dejar que el tiempo lluvioso me trajera nostalgias. Porque si hacía tiempo que dejé de ser boludo, ser sentimental era algo que no se me pasaba….

30 comentarios:

Remembranza dijo...

Ay! hasta último momento estuve con el corazón en la boca. Ya pensaba que iba!
Por dios Levì no me haga sufrir así
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Y bueno....tengo que crear cierto climax de incertidumbre, no?. De o contrario, me volveré demasiado previsible.

Un abrazo.

Arantza G. dijo...

Mejor así.
Agua pasada no mueve molino y lo único que podría pasar era enturbiar la paz del pobre hombre.
Por lo menos ha demostrado ser inteligente y no ha tropezado en la misma piedra.
Besos

*Gracias por tus recomendaciones.

ana dijo...

"Es zonzo el crestiano macho cuando el amor lo domina".
Su relato es evidentemente la confirmaciòn del dicho criollo En estos menesteres no hay diferencia de credo u origen que valga.Seguramente el protagonista no serìa cristiano pero macho y zonzo seguro que si.

Carlos Paredes Leví dijo...

Arantza G:
El agua pasada, a veces no mueve molino si no se la deja....
Yo, personalmente, habría tenido otro tipo de conversación con la ex y habría dejado las cosas claras desde el principio de la charla. No aguanto esas debilidades por tiempos pretéritos.
Lo mejor que pudo hacer el tipo, sabiéndose sentimental, es largarse.
Un saludo.
* De nada.

Ana:
Puede que fuera zonzo pero por lo menos le queda un mínimo de racionalidad para, conociéndose, largarse a casa antes de hacer un papel poco deseable.
Un saludo.

Remembranza dijo...

A eso llamo genialidad. Un autor cambiante y que siempre nos sorprende, que no se encasille. No es fácil y da muestras de una mente activa.
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Qué cosas más lindas me decís ¡ voy a ponerme colorado...
Un abrazo.

ana dijo...

Yo digo por el hecho de prender la televisión para no dejar que sus sentimientos afloraren ,teniendo en cuenta que la "mina" no vale nada.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana:
Es que justo en eso radica la debilidad del protagonista; en no sentirse seguro de poder resistirse ante una mina que no vale nada y que lo dejó hace una década....La televisión sólo es un medio que utiliza para no pensar, para evadirse....
Un saludo.

Princesa Quil dijo...

Ay como me identifiqué. Me acordé cuando me dijeron "esto se está haciendo un poco asfixiante mi amor, mejor "soltemos un poco las cuerdas"... porque no se atrevió a decirme que estaba con una hippie acróbata. No me imagino verlo después de 10 años y que me diga que me invita al circo! jajajaja.

TortugaBoba dijo...

Me encantó el relato. Qué putada eso de ser un sentimental, lo hace todo más difícil, no puede uno ni despedirse tranquilamente o mandar a la mierda a una Mirta cualquiera.
El título del post me recordó una canción que me parece preciosa: "Puro teatro". Estribillo: "teatro, lo tuyo es puro teatro..."
Una frase que me hizo reír: "claro….de pensar (“de pensar en no volver nunca más al teatro” fue lo que pensé)".
Una palabra que hacía mucho que no oía: "encamarse".
Algo que me gusta: los cuadernos rojos.
Beso.

Carlos Paredes Leví dijo...

Princesa Quil:
Sí, el argumento es muy socorrido....me hizo gracia eso del circo. En toda caso, habría que ir a ver si, con un poco de suerte, alguno de los dos se cae del trapecio...
Un saludo.

TortugaBoba:
Ser sentimental es rejodido y te lo digo yo, que no lo soy....
A mí también me gustan los cuadernos rojos, y las plumas rojas....
A mí cuando me dicen que la obra es de pensar, me echo a temblar porque luego, resulta que es como lo que pensaba el protagonista; pensar en no volver al teatro.
Un saludo.

Frabisa dijo...

che, ¿por qué no venís esta noche a vernos y después cenás con mi novio y conmigo? Ya verás lo bien que te va a caer….es un tipo divino….¡tan inteligente, tan culto…¡ además, es el director de la obra….dále, vení ¡ vení ¡


Vaya planazo, jajjajajajjaja, no me extraña que el pobre hombre hubiese echado a correr.
El título del relato es súper adecuado, me parece que a la chiquilla si la sacan del teatro, no le queda nada (de cerebro, me refiero)

un beso

MicaelaDA dijo...

De verdad que la idea de ir a cenar como violonista con la ex y su nuevo novio es bastante terrorífica. Suficiente razón para salir corriendo.
Me ha gustado mucho el relato. Y lo de puro teatro se aplica a tantas cosas, Dios! Sobre todo a tantas relaciones "amorosas". Puro teatro, nada de encanto, ja!
Un abrazo desde Hamburgo

Carlos Paredes Leví dijo...

Frabisa:
Hay gente que hace teatro de su vida diaria....
El protagonista, al largarse, mantuvo algo que, de otro modo, no se hubiera sostenido: la dignidad. Y esto es lo último que un ser humano tiene que perder.
Un saludo.

MicaelaDA:
Sí, a los seres humanos nos falta naturalidad y sobra pose. De aquí que haya muchos que hagan de su existencia una constante representación. No sé, tal vez lo necesiten para vivir...
Es un gusto tenerla por aquí, y le envío un saludo.

olhodopombo dijo...

Oi, vou te ler quando retornar a Bahia,,
muitas coisas estranhas estão acontecendo nesta minha viagem,
saludos....

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Bueno, entonces le deseo que retorne sana y salva a Bahía.

un saludo.

Nora K. dijo...

Qué poca originalidad en las excusas¡¡¡ Es ya un clásico eso de "necesito espacio" "esta relación me está ahogando" "no estamos preparados para esto.." Con lo fácil que le hubiera sido decirle: Mirá flaco, prefiero a otro. Bueno, no tan fácil pero por lo menos sería la verdad.

Un beso

Carlos Paredes Leví dijo...

Nora K:
La verdad es que tenés razón; resulta insultante esa falta de originalidad....es como si ni siquiera se buscaran la molestia de pensar en algo. Por otro lado, hay personas que tienen el vicio de mentir tan enquistado, que sólo dicen la verdad si se les escapa.
Un saludo.

Ichiara dijo...

Mejos así, sabes, porque no hay nada más patético que una loca que te quiere enredar enseñándote a sus amantes y encima haciéndote cenar con ellos, con copa y todo. Luego seguro que se pondría tierna y haber cómo se quita de encima el muerto...

Nunca comí en un armenio, como la rusa o la turca?

Besos

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Si el protagonista hubiera ido, entonces no se habría podido mirar más al espejo...La dignidad siempre hay que mantenerla y, sobre todo, en los momentos como éste.
Allá, en Bs.As., los armenios son como aquí los libaneses.
Un saludo.

Ichiara dijo...

Haber NO, a ver. Estos lapsus de los impetuosos. En qué amante andaría pensando yo? En uno, quizás, que sólo comía bocatas de salchichón, jajaja.

MENTIROSA, que se te ve el plumero, so lista.

TortugaBoba dijo...

Ichiara, un amante que come bocatas de salchichón... Evocador sí señor. Yo prefiero los que los comen de chorizo o morcilla. ¡Dónde va a parar! ;)
Beso

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
No se preocupe, que en su calidad de Maestra, está por encima del bien y del mal....
Un saludo.

TortugaBoba:
Es que a ud. le gustan los hombres con clase....ésos que andan por casa con camiseta interior de tirantes con manchas de escabeche (de la lata de mejillones), pantalón de chándal y pantuflas...
un saludo.

TortugaBoba dijo...

¿Otra vez me vas a hablar de usted??? Qué cruz...

Ichiara dijo...

Pues sí que no hay color, Tortuga, si hubiera sido salami, tiene un pase glamuroso, pero salchichón... mejor morcilla o chorizo. Pero no fue muy evocador, el muy vaina no quitaba las tiritas de piel y se le quedaban enganchadas entre los dientes, abría la boca para pedir un beso y aquello parecía un tapiz indígena moderno.

Las manchas del caldito de los mejillones tienen su punto don Carlos, no crea, con ese olor...

TortugaBoba dijo...

Jajajaj Ichiara, me hiciste reír de lo lindo. Qué bueno lo del salchichón, jajaj ;)
Beso.

Ichiara dijo...

Tortuga, es que tuve algunos novios sacados directamente del Tratado Escatológico Moderno, y así me quedé, que no tengo más remedio que escribir sandeces para conjurar los demonios que me rondan con la cara llena de pringue y olores diversos, jajaja.

Pero también tuve uno de los enfermitos, poeta, debilucho, que sólo comía ternera a la plancha, caldito de gallina e iba de restaurante en restaurante preguntando los ingredientes de todos, absolutamente todos los platos para al final pedirse el dichoso filetito o la torilla francesa. Y leía a Nietzche y me hablaba del bien y del mal, y se quedaba dormido en el postre. Así que fíjate el cuadro de amoríos que me avala.

TortugaBoba dijo...

Madre mía Ichiara, jajajjajaaj, suena de lo más interesante. ¿Hablas de ellos en tu blog? ¡Es para leerlo enterito!!!
Muaksssssssss.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
me has dejado de piedra con tus amoríos....Sinceramente, me quedo con mis locas..
Saludos.