miércoles, 18 de marzo de 2009

ESTÁ EN EL AIRE

Desbordado por el hastío y la monotonía sustancial que prometía el domingo, me había levantado de la cama por inercia, tarde y con la boca reseca por los excesos alcohólicos del día anterior. Exprimí tres naranjas, hice café y dejé que la vitamina c y la cafeína fluyeran por mi sangre, activando mi cerebro aletargado por un molesto despertar. Cuando me sentí mejor, con el adicional aporte de un Alka-Seltzer, salí a dar un paseo bajo el sol primaveral que actuaba como reclamo para domingueros que mataban la mañana a base de misa-parque y vermú. Los esquivé, buscando el solitario amparo de un andar anárquico por calles poco transitadas, de nombres casi anónimos y alejadas de las principales arterias de una ciudad donde el deporte nacional parecía ser el constante escupir de los transeúntes y sonar las bocinas de los coches. Me sentía tan extraño, tan diferente con el elemento humano circundante, que retorné raudo a mi domicilio, buscando en las paredes de mi apartamento un seguro resguardo contra la ordinariez reinante.
Apenas me senté en el sofá del salón, caí en la cuenta de que no tenía nada que hacer. No sentía apetito, la televisión ofertaba programas esperpénticos y mis pocos amigos habían escapado fuera aprovechando el soleado fin de semana. Tan plana se me presentó la realidad, que decidí hacer limpieza en los cajones de mi escritorio. Fue al poco de iniciar la faena cuando me topé con una carta que había enviado, años atrás, a cierta agencia de publicidad. A pesar de que recordaba el contenido y las circunstancias en las que la había escrito: en medio de un período de violenta exasperación donde mi vida estaba en dolorosa suspensión y sufría de atormentadas ensoñaciones nacidas de exigencias desplazadas, la releí:

“A quien corresponda:
He visto algunos de sus últimos trabajos en TV y debo decirle, con total franqueza, que me parecieron una porquería. No sé de dónde saca ud. a su equipo de creativos (uno entiende porqué nunca serán creadores) pero, desde luego, no de un lugar donde la inteligencia es una norma sino, más bien todo lo contrario: una excepción. Sin lugar a dudas, yo lo haría mucho mejor aunque, también es cierto, le saldría más caro que esos colaboradores de los que se rodea.
Casi con toda seguridad encuentre esta misiva un tanto irreverente y es cierto, pero considere que yo tengo cierta desesperación interior que me empuja a una trepidante carrera de órdagos y no puedo permitirme que maduren algunas de mis recientes derrotas y negativas vicisitudes. Esto, me otorga una temeridad que me hace despreciar el pudor.
Fdo: Carlos Paredes Leví

Pd: Si me pregunta porqué le envío esta carta, le diré que por la misma razón que el perro se lame los huevos; porque puedo
Pd: les deseo mucha suerte; no porque se la merezcan, sino porque les va a hacer falta”.

No voy a confesar que me avergoncé de haberla enviado porque, en aquel tiempo excusé mi acto en virtud de mi naturaleza excéntrica y deseando tentar al azar, con ingenuidad y mucha superstición, para que en mi anodina existencia “sucedieran cosas”. Quizás se ocultara en ello un deseo de ampliar mi cuota de singularidad o yo qué sé….el caso es que nunca me contestaron y el azar me gambeteó una vez más.

Al terminar de releerla, y venciendo la tentación de conservarla, construí un avioncito que tiré por la ventana, sin reparar en las evoluciones del mismo, y retornando enseguida a mis tareas de limpieza. Cuál no sería mi sorpresa cuando horas más tarde, revisando en Internet mi correo, me encontré con un mail que bajo el título (asunto) de “Avioncito de papel”, me remitía una tal Nora Kohan y que yo inmediatamente identifiqué como paisana, en sentido doble. Abrí el mensaje y ponía:

“Me encontré un avioncito de papel que contenía un singular comunicado dirigido a una agencia de publicidad. Me intrigó la personalidad del autor y busqué tu nombre en Google encontrándome con un montón de entradas. Sin reparar en cómo te llamás, te digo que había leído algún que otro de tus artículos y aproveché para repasar algunos de los post que publicás en tu blog (¡qué nombrecito le pusiste, che¡). Me reí mucho y te dejé un comentario en el último. Bueno, no sé qué más decirte….ah, vivo en Madrid desde hace tres años y allá lo hacía en Villa del Parque (a ver si un día escribís algo en que salga mi barrio)”.
Un beso. Nora

Permanecí unos instantes mirando la pantalla como si estuviera hipnotizado antes de decidirme a contestarle. A fin de cuentas, yo no tenía nada que perder y me gustaba asignarle a los sucesos que llegaban a mi vida una eminencia acaso mayor de la que realmente tenían. En medio de un entusiasmo parvo y una notoria inquietud, envié una elaborada respuesta. Casi de inmediato, me llegó otro mail suyo al que también respondí y luego otro, y otro y otro hasta un total de 19 a fecha de hoy, miércoles, en que recibí uno que terminaba del siguiente modo: “supongo que te habrás dado cuenta de que, cuanto más tiempo pasemos con esto, más difícil será hacer o no hacer nada….”. Interpreté semejantes palabras, como una invitación a dar un paso adelante, a conocernos en persona así que, ni corto ni perezoso, la invité a cenar en uno de los restaurantes, argentino, que frecuento. Aceptó (encantada, según me escribió) y ahora sólo me resta esperar la hora de la cita, con la esperanza de que su declaración de que tiene todos los dientes y no sufrió la amputación de ninguna extremidad sea tan real como aquello que nos imaginamos. Ya veremos, pero uds. no se hagan ilusiones, porque es tan personal, que no pienso compartirlo….

33 comentarios:

ana dijo...

Que alegría siento ,se me hace que es verdad en algùn sentido.

Arantza G. dijo...

Jolín con el avioncito...qué cosas tiene la vida.
De esta o empapelas toda tu habitación de diferentes modelos de aviones o decides no volver a montar nunca jamás en uno de ellos.Ja,jaja.
También podrás echarle la culpa a la basura televisiva....
Sea como fuere, feliz encuentro.
Y como no nos vas a contar nada, pondremos la imaginación a trabajar.
Besos

Yo Extranjero dijo...

Hola!
Si lo deseas puedes registrarte en el nuevo directorio:
Directorio Blogs Hispanos
Gracias y hasta pronto! ;-)

Pradero dijo...

Es autobiográfico?

otra: qué significa "parvo"?

última: Si el papá se llama Alberto empezá a correr!!!!!!!

Saludos Charles.

ana dijo...

Ya Carlos ni nos contesta ,esto va en serio.
Estoy sumamente emocionada con este aeropuerto del amor.

TortugaBoba dijo...

(Cara de estupor)

olhodopombo dijo...

e nos não vamos ter o direito de saber a continuação desta historia?

Remembranza dijo...

No comento, espero que comente ( o sea, los resultados )
Estoy ansiosa como si fuese a cenar yo! jaja
Lo mejor ( si es así lo perderemos Levì?)
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana:
Se le hace mal...porque no es verdad.
Un saludo

Arantza G:
Las cosas pasan por algo y nos llegan por avión, por internet o por cualquier otro medio...
Un saludo y sigue imaginando..

Yo extranjero:
No soy de registros....a no ser que vengan con orden judicial.
Un saludo.

Juan Pablo Pradero:
Pensé en Alberto pero....preferí imaginar por otros lados..
Autobiográfico? Por quién me tomás?¡
Un saludo.

Tortuga:
Por ?
Saludos

Olhodopombo:
Sí, tienen derecho a que la historia continúe....en sus mentes
Saludos

Remembranza:
No me diga que no se dió cuenta que era ficción ??¡¡
Un saludo.

Michael de Nostredamus que era moishe dijo...

OH! TREMENDA DESILUCION Y TRISTEZA.
Pero no bajo los brazos ,pués por màs que sean pocas judias en España ,siempre alguna niña irà por estudio ,trabajo y hasta turismo y "los aviones de papel o de verdad" siempre volaràn con una esperanza de amor.
Tu universo ,dear Charles ,està en tu cerebro.Y eso se te convertirà en realidad " a la larga o a la corta".
Ana

Makiavelo dijo...

Carlos, no te preocupes que ésta no se me olvida. La tengo fresca en la mente.
Siempre viene bien recordar ciertos momentos.

Saludos.

Posdata: Las pivas tienen hambre.

TortugaBoba dijo...

El SPM, será eso.
Básicamente.

Carlos Paredes Leví dijo...

Michael de Nostradamus:
Todá Rabá ¡
Le agradezco sus palabras.
Un saludo y otro para Ana, cuando la vea.

Makiavelo:
Tu mente siempre está fresca, hasta que te da por tomar esas raras infusiones. Cuál andás probando estoy días? té de eucalipto con maracuyá y esencia de jazmín?
Saludos.

Tortuga:
O no...
Saludos.

Remembranza dijo...

Acaba de hechar por tierra la historia más romántica que había tenido cerca de mi en estos últimos tiempos.
Che! qué manera de pincharme el globo!.
Un abrazo

Remembranza dijo...

Lo de la carta tabién es? ... o no es?
Un abrazo jaja! qué buen escritor che (?¡¿?¿¿!!)

TortugaBoba dijo...

¿Puedo dar pistas yo Carlos???? ;P

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Pero vos te pensás que a mí me pasan esas cosas ?¡¡ Lo de la carta si es cierto...
Un saludo.

Tortugaboba:
Y desde cuándo vos me pedís permiso?
Saludos.

Arantza G. dijo...

Cachis...yo que me estaba haciendo una película de las buenas y nos has roto el guión. Ja,ja.
Un beso.

Carlos Paredes Leví dijo...

Arantza G:
Bueno, puedes seguir haciéndola e imaginar cómo podría seguir la historia....
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

También es verdad Carlos, ahora que lo pienso...
De todos modos sólo iba a decir que lo de la carta era verdad, y como ya lo has dicho tú, poca cosa más puedo contar.
:P

olhodopombo dijo...

bem, na nossa mente a unica coisa que acontecera eh que voce não sabera o desenrolar,,,
hoje me sinto feliz, comprei AMOR E EXILIO, do Isaac Bashevis Singer.. e um do Marin Amis...

olhodopombo dijo...

Shabat Shalon, Levi

TortugaBoba dijo...

Yo sólo vine a decir que no sé qué habrá en el aire, ¡pero yo estoy estresada hoy!

RECOMENZAR dijo...

Real o imaginario lo dejás todo a nuestra imaginación Bravo por VOS

RECOMENZAR dijo...

¿Cómo sigue?

RECOMENZAR dijo...

Dale me dejaste intrigada....

Ichiara dijo...

Qué coraje, ya le estaba yo dando bola a la cena, el avioncito, el encuentro y toda la parafernalia de esta cita tan rocambolesca. La carta estupenda y qué mejor fin que dejarla volar en busca de unos ojos curiosos. Se me ocurre que voy a escribir unas cuántas y haré avioncitos, pajaritas de papel y ranas para dejarla por varios lugares estratégicos de la ciudad. Es una idea fantástica.

Besotes

salvadorpliego dijo...

Hiciste trabajar mi imaginación con esta historia. Un verdadero gusto leerte. Te felicito.

Una ET en Euskadi dijo...

¿A que sí? ¿A que si se la coge si que lo vas a contar?. Aynss! Si lo se yo! (No, en realidad mucho ne se, pero para algo sirven los tópicos)
Me encantaron las PD, yo le hubiera escrito lo mismo.

PD: y vaya calentando la pava, espero que Nora se tome el mate, pero es que yo voy en abril por madrid e igual le queda algo de yerba
Salud

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Me gustó mucho ése libro de Isaac B.Singer. En cambio, Martin Amis no termina de convencerme...
Un saludo.

TortugaBoba:
No será algún tipo de alergia?
Un saludo.

Recomenzar:
Es imaginario, así que a ustedes les corresponde (o no) imaginar el resto. Yo doy la historia por concluída en cuanto tecleé el último punto.
Un saludo.

Isabel Chiara:
No te esfuerces en hacer avioncitos y tirarlos por la ventana o desde tu balcón porque éstas cosas sólo suceden cuando no se buscan. El azar es muy puñetero y basta que le tentemos para que él tira para otro lado y se ría de nosotros.
Un saludo.

Salvador Pliego:
Muchas gracias. A veces, a nuestra imaginación tenemos que incitarla un poco y evitar que se vuelva perezosa.
Un saludo.

Una ET en Euskadi:
Claro que lo contaría porque, de lo contrario, ¿qué mérito tendría?. No contarlo, es como si no hubiera sucedido....
Hace tanto que no tomo mate, que ni me molesto en calentar la pava...
Un saludo.

olhodopombo dijo...

Martin Amis não te agrada?

olhodopombo dijo...

sim este livro do Singer,
eh maravilhoso!

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Me cae bien pero no terminan de interesarme sus libros...
Sí, Singer es magnífico. En una reciente entrevista al escritor argentino Marcelo Birmajer, éste decía que I.B.Singer fue el mejor escritor del siglo XX.
Un saludo.