jueves, 4 de septiembre de 2008

LA OTRA

Acodado en la barra de aquél céntrico bar, con un vaso de whisky delante, sólo deseaba que ella, mi amante, apareciera por la puerta. En casa me esperaba una mujer decente y dos maravillosos hijos pequeños para los cuales era su héroe. Sin embargo, retrasaba con alcohol mi retorno al hogar y a una atmósfera cansina que me provocaba un inacabable aburrimiento. Sólo Graciela me hacía sentir vivo. Por eso siempre pensaba en ella cuando tenía una erección, plegando mis ideales y el sentido común de mi madurez ante la tiranía traviesa y anárquica del deseo.
Ahora que ella me dejó, cansada de tantas dilaciones por poner fin a mi vida familiar, me entrego con mayor fidelidad y devoción a la bebida, en un desesperado intento de eludir a mi perturbada conciencia. Finjo trabajar hasta tarde y me acuesto de espaldas a mi esposa, ya dormida cuando regreso. Hace semanas que no hacemos el amor y apenas veo a mis hijos por las mañanas antes de irme al estudio, donde constato que no avanzo con mi novela, apenas consigo cumplir con el periódico y paso la jornada escribiéndole cartas que no envío o llamándola infructuosamente al celular. Después, cansado de existir de esta manera, me voy al bar y pido un primer whisky.

25 comentarios:

Casilda dijo...

Tampoco se pude hacer mucho mas no?
Ante lo inevitable la primera copa , cuanto antes mejor.
Abrazos

Anónimo dijo...

Buenas tardes Leví. Hace un año que vengo siguiendo sus pasos en el blog. Sufro pensando en "sus" desventuras amorosas, y sé o intuyo que la mayoría de las veces, no pertenecen a sus personajes.
Si quiere cambiar el curso de su vida, le aconsejo que tome profundas y verdaderas medidas. Pero no con las historias que imagina o escribe, sino con "su verdadera historia".
Cruce el charco para un lado o para el otro. Inténtelo nuevamente. No me refiero al amor que no pudo ser ni fue, no al trabajo... pero intente encontarle sentido a SU VIDA, dentro o fuera del bolg, dentro o fuera de la bolgósfera, pero hágalo y no deje pasar más tiempo.
Una admiradora que lo aprecia.

ana maria parente dijo...

Estos tipos infieles ,árboles deteriorados reverdecidos y para colmo re deprimidos por el desamor de la ninfa inconstante ,particularmente no me gustan.
Lo que me gusta es el look de Kalman ,le sienta mucho más.La perita le brinda una apariencia literario-filosòfica.

Carlos Paredes Leví dijo...

Casilda:
Las copas, por si solas, no ayudan a resolver nada. Pueden servir, momentáneamente, a abrir determinadas zonas de la conciencia pero, el problema sigue estando ahí y precisa de otros abordajes.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Anónima:
La verdad es que, en primer lugar, no comprendo su anonimato repentino pero, en fin, sus razones tendrá. En cuanto a lo que intuye, eso es algo que corre de su cuenta. Mi vida poco tiene que ver con la de mis personajes y si doy una impresión contraria, es algo que se escapa de mi voluntad. Le agradezco, de todos modos, su buena voluntad al escribirme este comentario. Supongo que todos queremos cambiar nuestras vidas, porque hay algo inconformista que nos late en el interior y nos aventura a lo nuevo....
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Sí, a usted le gustan los personajes más luminosos que los atermentados...Kalman ahora lleva una vida plena y da poco juego aunque, eso sí, seguramente vuelva a aparecer por aquí.
Gracias por la apreciación.
Un saludo.

Remembranza dijo...

Creo fervientemente en el amor.
Creo que el amor cambia con los años y en la inmadurez del que no lo sabe disfrutar.
Creo que por algunos motivos se puede terminar.
Creo en la inmadurez del no lo sabe afrontar y daña a más de dos.
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Me parece muy bien pero, tenga en cuenta, que no todos se casan por amor o si lo hacen, algunos se dejan ese sentimiento en el trayecto, o lo sustituyen por otro nuevo, o.....
Un saludo.

Remembranza dijo...

Leví estamos en 2008 ya nadie se casa o convive si no se ama. O todavía hay quienes lo hacen por interés? Naaa
Un abrazo

Remembranza dijo...

PD: odio los anónimos me sacan de contexto y más si son laaargos ( que amarga)

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Yo conocí gente, que iniciado el siglo, se casó por una cuestión de edad....Concretamente, una que lo hizo con un tipo al que, un par de años antes, despreciaba...
Bueno, a mí hay Anónimas (no tanto, porque la analítica de blogger es bastante eficaz) que me dejan comentarios cada tanto. Doy por sentado que lo hacen con buen onda, lo mismo que quienes dejan comentario bajo otra identidad...
Un saludo.

Ma. Candela dijo...

Graciela es una mujer simpatica, capta las miradas cuando su sutil femeneidad cruza el dintel de la puerta, pero le gustan las relaciones duraderas...

Fuera de un buen polvo y una que otra tarde/noche apasionada e intensa que + podria ofrecerle a su tierno corazon?

Graciela fue leal a si misma, aunqeu tuviera que sacrificar el amor por la tranquilidad...

aqui yo agradablemente especulando

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
Sí, puede ser.....
Yo, de todos modos, desconfío, tanto de quienes engañan a su pareja, como de quienes les dan cobertura....Siempre he sido un monógamo rotativo...
Saludos, y siga especulando (con una taza de café entre las manos).

Ichiara dijo...

Hombre, lo de la copa está muy bien para suplir los primeros tragos amargos con otros más dulces y embriagadores, pero este señor debería trazar la línea entre su casa y su amante, o una o la otra; o las dos si ambas partes consienten, o ninguna y a comenzar de nuevo. Sé lo difícil que es tomar decisiones que afectan a los sentimientos de personas a las que se quiere, aunque peor es seguir en esa cuerda floja que lo hará desgraciado e insatisfecho. Sólo se vive una vez y si uno mismo es incapaz de hacerse feliz con quién lo va a intentar?

Un beso

(Me reí con la anónima. No por nada, respeto por encima de todo, pero me hizo gracia lo bien que le quieren)

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
En esta vida, o tomas tú las decisiones, o las toma ella por ti y, en este caso, suele ser más jodido....
Sí, tengo que agradecer que haya personas que me quieran....
Un saludo.

Frabisa dijo...

Hay tantas vidas por ahí llenitas de frustraciones que no me extraña que tu protagonista se de a la bebida.

Claro que a lo mejor la solución está en su mano, a lo mejor necesitaría dar un volantazo y luchar por lo que quiere. Pero para hacer frente a lo que la vida nos va poniendo delante hace falta algo más que dejarse ir...

un beso

Carlos Paredes Leví dijo...

Frabisa:
Sí, si uno se deja ir, entonces es la vida quien decide por nosotros y, normalmente, las decisiones impuestas son bastante jodidas de aceptar....es como si la vida nos castigara por indolentes y pasivos....
Lo mejor, es dejar esa copa sin probar, salir del bar y hacer algo definitivo.
Un saludo.

Makiavelo dijo...

Maestro, es la vida de un superhéroe. Como la de Flash Gordon cuando se casó.

Qué no se edivorcie.

Saludos.

Ichiara dijo...

Y si se toma la copa, se ve una buena peli, pasea por el parque y luego regresa seguro que ve el asunto con otra perspectiva. No hay nada como unas horas de tiempo a solas observando la naturaleza humana (que pulula por ahí) para tomar conciencia del propio yo. O tomar conciencia de que nada vale más que tú, y quien no te siga se lo pierde.

Se me ocurrió algo así, digo por seguir la estela de sus pensamientos, a ver si...


Discúlpeme Leví, ando en la cocina con seis para comer y los aromas de los fogones me ponen frenética.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
EL probrlema debe radicar en que no se debe sentir a gusto en su propia piel. Esto le lleva a buscar experiencias nuevas y a dejarse llevar por cierto impulso autodestructivo......
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Puede que sea algo de eso. Tal vez él ande por ahí buscando para, finalmente, retornar a donde estaba. Lo malo será si, al regresar, ya no encuentra lo que dejó.....
Un saludo.

Remembranza dijo...

Jaja, recién veo el gato
¡Hombre grande!
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
??

El Castor dijo...

Hay algo feo en exigirle a uno que se aleje de sus hijos siendo aun éstos pequeños.
Saludos, caballero.

Carlos Paredes Leví dijo...

El Castor:
Sí, en eso coincidimos plenamente. ¿Cómo no querer a los hijos de la persona que quieres?. En fin, supongo que hay muchos modos de amor y, algunos son tan egoístas, que no soportan todo lo que tenga que ver con un pasado no compartido....
Un saludo, caballero.