domingo, 7 de septiembre de 2008

DESPAREJOS

Lo que más me atrajo de Silvia, fue esa apariencia de haber pasado gran parte de su vida deprimida, como si hubiera aceptado como una obligación cierto estado de relativa infelicidad. Todo en ella transmitía fragilidad, vulnerabilidad y una constante y enfermiza fijación por mirar hacia el pasado como una oportunidad perdida. Tampoco podía evitar guardarse cosas pero yo sabía interpretar sus recurrentes silencios, sus lánguidas miradas perdidas y sus ganas de lágrimas conjuradas con el encendido de un cigarrillo. Mis amigos me aconsejaban que la dejara, que su baja energía existencial iba a contagiarme y que yo, apenas recuperado de mi divorcio, necesitaba a alguien más luminoso a mi lado. Sin embargo, algo en mi interior me empujaba a aplicarme en esta tarea redentora. Además, me atraía profundamente su actitud cuando teníamos sexo; concentrada, agradecida y terminando siempre en orgasmos acompañados de un llanto silencioso, privado y que la mantenía muda y ausente durante varios minutos. Había mucho más de ceremonia religiosa en nuestros acoplamientos, lo cual chocaba diametralmente con mi rutina sexual durante los cuatro años que estuve casado con mi esposa, quien veía esos momentos de intimidad como algo festivo.
Muchas veces, paseando por las calles, circulando en auto o sentado solitario en un bar a tomarme una copa me preguntaba qué hacía con ella, porque no notaba ninguna mejoría en su vida, a pesar de mis esfuerzos. Se refugiaba tercamente en una especie de autismo sentimental como si fuera una recia muralla que la protegiera de cualquier asalto foráneo y que apenas me dejaba eludir, momentáneamente, durante las escasas noches que compartíamos cama o cuando me dedicaba alguna esforzada sonrisa. Con todo, yo era consciente de que mi tiempo para ser feliz había pasado y, sentirme útil, era algo que compensaba con creces el natural desasosiego ante tamaña certeza. Así que, tendré que seguir intentándolo, porque no tengo otra cosa y, de fracasar, no sé qué voy a hacer con mi vida...

* No, no es autobiográfico.

33 comentarios:

ana maria parente dijo...

Dos veces afirma que no es su biografía,porqué?.Deje a sus lectores sentarse en el sillón del analista.
Aunque con esa barbita pituca yo ya lo veo con traje de novio casándose en una linda sinagoga porteña con una muchacha de la comunidad local.
Dicen que a veces veo el futuro de los seres que aprecio.

Ichiara dijo...

Ofrece aquí una relación inusual presentando al hombre como redentor. Normalmente es la mujer la que ofrece su comprensión y su amor ilimitado para salvar al que tiene al lado. Aquí, ella es la atormentada, un papel siempre interesante porque remite a pasados tortuosos y a una personalidad muy espiritual. Silvia es como esas mujeres oscuras del cine negro, frágiles en su aparente desencanto. Me gustaría saber más de ella. Y seguro que a él también, por eso sigue apostando por la relación. No creo que se deba a mera compañía.

Muy bueno el texto con ese cambio de rol. Estimulante.

Besos

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Porque me agotan los "anónimos" que me dejan comentarios dando por sentado que mis ficciones son realidades...
Mi futuro no va a ser eso que usted imagina....pero igual le agradezco la visión...
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Quizás, sin saberlo conscientemente, él intuye que en ella anida algo que aún no brotó y que puede ser digno de espera...No sé.
No estoy del todo de acuerdo en eso de que el afán redentor sea patrimonio de las mujeres. Le voy a apuntar un dato: ¿por qué hay tantos hombres que se sienten atraídos por Amy Winehouse?.
Un saludo.

Ma. Candela dijo...

y si fuera autobiográfico... qué!

Algunas veces afirmo que intentar salvar a un nadador que se empeña en continuar dejándose arrastrar por la corriente del mar hacia el horizonte donde duerme el sol es un desgaste inecesario que sólo terminará cuando ambos estén en el fondo junto a las almejas... pero hay algo profundo escondino tras la pupila que mantiene viva la esperanza, un sentimiento redendor? un rastro todo poderoso?

quizás él ve en ella algo imperceptible para los demás...

podrá ser una luz al final del tunel?

un amanecer sobre los techos porteños?

sólo el tiempo nos lo dirá...

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
Si fuera autobiográfico, lo declararía, como lo hice en alguna ocasión pasada cuando correspondía. Lo que ocurre, que es mis textos son ficticios y quiero que como tales sean interpretados, aún cuando los sucesos narrados puedan alcanzar a cualquiera de nosotros a lo largo de nuestra vida....
QUizás sea eso; que él vislumbra algo en ella y que los demás no ven. Algo que permanece oculto pero cuyo existencia él intuye. No lo sé, la verdad....Hay personas que tardan en sacar fuera lo que anidan dentro...
Por otro lado, a veces nos empeñamos en tareas que sabemos tendrán efectos más devastadores que positivos en nosotros pero, no podemos evitarlo y nos involucramos en ellos....
Un saludo.

Ma. Candela dijo...

involucrarse es la unica forma posible de conjugar el verbo vivir...

profetabar dijo...

que importa si es real o quien habla es el hablante lírico, lo importante es el contenido, el trabajo y el desarrollo, todo encuadra bien y es un texto literario que parece real por su franqueza, a mí me han confundido y dicho que yo vivo cada cosa que escribo y la verdad no me importa. lo único es que me faltaría cuerpo para vivir tantas situaciones, escriba amigo mío, siga escribiendo y no se preocupe si calza o no con su vida.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
Si no te involucras, la vida te pasa por encima sin enterarte...
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Profetar:
Sí, lo importante es escribir, por encima de todo. Sin embargo, me cuesta comprender la fijación de algunas personas por querer determinar todo lo que leen como autobiográfico. Todo esto, obviando mis aclaraciones al respecto. Pero tiene ud. razón, debería darme lo mismo.
Un saludo.

ana maria parente dijo...

ES que sus pinturas de la realidad se han puesto muy sombrías.En amor no hay caridad por propia depresión.
Cuente algùn amor con rotura de copa o sea con final ultra feliz.(aunque lo considere una antiguayez).No se porqué cada vez que paso por la sinagoga de Libertad u otra lo veo casado con una linda paisana local.Ojo!!! puede ser esa muchacha o la "menos pensada".
Si fuese diseñadora de modas para esa barbita le diseño un levitòn Mao que le quedarìa de maravillas para pararse bajo la carpa.
VEO UNA CARPA EN SU FUTURO.
Que se hace de la vida"cambiando tanta mujer"?

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Bueno, a veces mis historias de amor tienen final feliz....acuérdese usted, por ej., de Kalman Pardés...(conoce a una chica en un restaurante, congenian, son felices y esperan la llegada de un hijo).
Un levitón Mao ?. Uf, no me gusta para nada....acaso un abrigo negro...
Una carpa en mi futuro ?. No sé, porque ni siquiera me gusta el circo....
En fin, ya veremos qué ocurre.
Un saludo.

PD; supongo que tanto cambio de mujer tendrá que ver con la búsqueda de algo...

El Castor dijo...

Confieso que me ha encantado la predicción de Ana María, de verle casándose en una sinagoga porteña con una muchacha judía. ¿Qué eso no va a ocurrir dice usted?. Si no hay interés, si hay amor e inocencia, una boda es algo muy hermoso.

Respecto a su protagonista no estará tan depresiva si va encadenando orgasmos. Digo yo...

Saludos, caballero.

Ichiara dijo...

Carlos, la redención de Amy seguro que tiene que ver con esa maravillosa voz que tiene.

Debajo de un alma atormentada siempre hay una persona muy agradecida y muy dulce. Con el tipo de tormento que describe; hay otros en los que mejor no escarbar.

Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

El Castor:
Ana María tiene buenos deseos para mí y yo le estoy agradecido. Me hacen gracia sus visiones y me provocan la sonrisa. La verdad es que lo veo casi imposible pero desde luego, no son cosas desagradables....Ni mucho menos.
En cuanto a lo de los orgasmos, no tengo claro cómo le afectan a esta chica. No sé si lo contempla como algo casi místico o como algo que la relaciona con su lado más animal...
Más que depresiva, es mustia.
Un saludo, caballero.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Coincido con su segunda argumentación pero difiero con respecto a Amy. Una vez, que la cité en uno de mis post, di a entender que, fuera del decrépito y viciado mundo en el que vive, ella sería una excelente esposa y madre de familia. Porque lo intuyo y porque, en casos análogos, así se evidenció. Además, entre nosotros, Amy: Me pone ¡.
Un saludo.

ana maria parente dijo...

Carpa,tabernáculo,la religión judia crea la carpa como símbolo del que cubria las tablas de la ley.
Por ello las parejas se casan bajo la carpa y rompen la copa como símbolo que ese amor es indestructible.
Por eso lo veo dando un paso definitivo.
DE MALA QUE SOY ,MUY MALA.

ana maria parente dijo...

Bueno ahora metiéndome en la ficción que nos quiere brindar.Nunca el amor debe "entristecerse "tanto como para querer servir unicamente de apoyo ,de palenque digamos.
El amor es siempre un deslumbramiento ,aunque se hayan pasado mil desiluciones ,hastios ,minusvalora-ciones personales ,golpes de la vida etc etc.
El amor es lo más bello que le puede pasar al ser humano.

Ahora si ,cuando se acepta acompañar a esa persona para siempre.Si esa persona tiene algùn problema en el futuro y uno lo quiere con amor verdadero SU DOLOR ES NUESTRO DOLOR Y SU ALEGRIA ES NUESTRA ALEGRIA.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Sí, ya me imaginé por dónde iba con eso de la carpa. En cuanto a verme dando un paso definitivo, esto será porque usted me ve con buenos ojos....
Sí, coincido en lo que usted opina sobre el texto. Tal vez lo descrito no sea amor, sino una relación de dependencia de dos personas incompletas o convalecientes de algo.
Cuando uno decide caminar con otro tiene que aceptar algunas cosas como si fueran propias y autoimponerse ciertos deberes y obligaciones. Sin embargo, la profundidad del sentimiento hace que estas sean llevaderas y no supongan una carga. De lo contrario, no estaríamos hablando de amor.
Un saludo.

Makiavelo dijo...

Da la impresióm que está compartiendo algo más que tiempo con una monja pecadora de la pradera.

Un vía crucis para el camino y no te olvides de las jaculatorias.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Es una forma de amor peculiar ésta descrita. Ambos buscan algún tipo de redeción, romper con algo de su pasado y apoyarse el uno en el otro para recomenzar a vivir. Tal vez aún no les llegó el momento, o tal vez no sean el uno para el otro....
Un saludo.

Juan Pablo dijo...

Que bien escrito ché, me viene genial en estos días de abstinencia para terminar de suicidarme.
:)

Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
No, vos no te vas a sucidar. A vos vamos a tener que matarte.....
Andá a hacer algo útil, y escribíte un post, que llevás muchos días sin renovar.
Un saludo.

PD: El otro día te vi en el msn pero no me pude conectar. Estaba conectado pero no conseguí comunicarme con nadie....no sé qué carajo le pasaba a la conexión ¡¡¡

Churra dijo...

Yo tampoco creo que el afan redentor sea patrimonio femenino,es mas, al contrario creo que para los hombres(poeticamente hablando) las mujeres como Silvia son un caramelo...una mujer que llora al terminar de hacer el amor, que mantiene una mirada casi llena de cataratas inoperables ...
Al hombre de este relato le pierde la mas comun de las situaciones.
Cuidado con Silvia, tiene un arma poderosa .
Besos

Carlos Paredes Leví dijo...

Churra:
Sí, creo que ese tipo de comportamientos íntimos deben ser un enganche muy poderoso....
Me gustó mucho su apreciación final sobre el potente armas que ella tiene en su poder. Lástima que todavía ni lo sepa....¿o sí?
Un saludo.

Remembranza dijo...

Carlos: tantos personajes en su mente, tantas micronovelas he leido y siempre me adapto y reubico.
Por qué no hace una con varios capítulos y no me venga con que se aburriría.
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
No, yo no. Serían ustedes los que se aburrirían.....
Mejor, rescato de tanto en tanto a Fortunato y sus amigos....
Un saludo.

Makiavelo dijo...

Esta noche que no salga sola, que se puede constipar si cae como ayer.

Es mejor la lectura sentados a la mesa camilla.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Cualquier noche vale si la dicha es buena....
Un saludo.

Remembranza dijo...

Toc,Toc
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Gracias. Estoy pasando unos días de reflexión....
Un saludo.

Remembranza dijo...

Vamos chico! arriba, delante y futuro!
Las penas derramalas acá, la alegría para lo real.
Buen finde
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
No, no tengo penas, sólo que ando sin inspiración alguna....
Un saludo y gracias por su interés.