viernes, 24 de julio de 2009

YO SOY DE CAFÉ


Levantó suavemente la sábana y la miró con detenimiento. El pelo rubio desteñido, la pintura de los labios saliéndose de los bordes y unos muslos que exhibían celulitis bastaban para no acordarse de lo que más le llamó la atención cuando la conoció apenas hacía 8 horas: la protuberancia de sus pezones y la cara de viciosa. Se preguntaba asombrado cómo podía seguir durmiendo. La incómoda luz matutina entraba sin vergüenza por la ventana, los pajaritos trinaban endemoniados y los jardineros de la urbanización se entusiasmaban recortando setos y podando ramas sierra mecánica en mano con más entusiasmo que el protagonista de La Matanza de Texas. Eran apenas las 9,15 de la mañana de un sábado, y sólo faltaba que llamara al timbre una pareja de Testigos de Jehová para hablarle de Dios y la salvación del mundo. No descartando esta posibilidad, como tampoco que su ocasional pareja se despertara con la idea de ducharse juntos, buscó sus calzoncillos y se encaminó a la cocina a preparar café y meterse bajo el agua antes de que sus temores se cumplieran. Activado por la ducha caliente y la cafeína, regresó a su cuarto a ver las evoluciones oníricas de la marmota. Continuaba roncando, emitiendo extraños sonidos y moviéndose con una leve agitación, igual que hacen los cachorros de perro. “Esto va para largo” pensó, y decidió bajar a comprar el periódico. Repasadas las necrológicas, la programación de las distintas cadenas televisivas y resueltos los dos crucigramas; el fácil y el difícil, permaneció un buen rato mirando a la hembra que más que dormir parecía haberse muerto sobre su cama. Anoche la había imaginado más delgada y sonrió al pensar que tal vez se estaba convirtiendo en un hombre de gustos “más amplios”. Llevaba tantos meses sin sexo que se agarró a aquél célebre dicho de “en época de guerra, cualquier hueco es trinchera” y, por otro lado, siempre podía justificarse con que había poca luz o que el Jack Daniel’s era de garrafón.

Por fin la durmiente abrió los ojos.

- me encanta que me miren mientras duermo, es tan romántico….. fueron sus primeras palabras

Eso era más de lo que él podía resistir, así que le dedicó una falsa sonrisa y fue a buscarle un café a ver si tenía el buen gusto de tomárselo rápido y largarse. Regresó enseguida, con una taza humeante y la esperanza de que entendiera que el romanticismo estaba sólo en su mente, y que no iban a compartir un desayuno con zumo de naranja y tostadas.

- ¿café ¿ Ahgggg, yo tomo té verde……es que es bueno para perder grasas y mantener la línea – dijo mientras pasaba sus manos por las caderas con supuesta sensualidad
- Aahhh, pues yo sólo tengo café
- Entonces podríamos desayunar fuera …¿no? ¿ O tú quieres que juguemos otro rato ?- sonrió con picardía.

La verdad es que él no quería jugar, pero llevaba tanto tiempo sin darle de comer a la nutria… que ésta demandaba un poco más de atención, por lo que no tuvo espíritu para oponerse. Al rato, satisfechos y aseados, bajaron por fin a desayunar a la calle, en una cafetería de ésas modernas con mucha formica e iluminada como un laboratorio.

Ocho meses después se casaron y al año y medio tuvieron su primer hijo. Tal vez incluso se quieran y coman perdices pero, Bernardo, no puede dejar de preguntarse, de tarde en tarde, cómo habría cambiado la historia si aquella mañana de sábado hubiera tenido té verde en casa.

* A la TortugaBoba le gustó mucho eso de "marmota"

20 comentarios:

BB dijo...

Carlitos: Tus personajes son
raros. Éste nuevo es masoquista.
Y esa marmota, al tiempo, en
qué se convirtió? Tal vez en
una marmota más grande, más llena
de celulitis, a pesar del té verde?
Mira a lo que conduce el no tener
variedad de tés en casa.
Un abrazo
BB

Miguel Baquero dijo...

Muy muy bueno, tío. Me gusta esta reflexión sobre cómo las parejas largas y duraderas se hacen casi sin querer, nadie sabe muy bien qué, ya ni te acuerdas lo que te a primera vista te gustó del otro... No sé, me ha parecido muy romántico, fijate lo que te digo. Cuanto más prosaico, seguramente más tierno y más romántico.

Enhorabuena. Me ha gustado mucho

olhodopombo dijo...

Levi,
estou gostando muito das fotos,
esta em especial, me lembram as figuras do Botero....

olhodopombo dijo...

Levi,
estou gostando muito das fotos,
esta em especial, me lembram as figuras do Botero....

ana dijo...

Me da risa lo de lo huecos , la guerra y las trincheras.
Pero uno se puede enamorar de algo que se rechazó de primera impresiòn ?.
Este hombre debe haber estado desauciado de la vida.....

Princesa Quil dijo...

Yo creo en el amor a primera vista. Si me gustó al instante, pues de ese me "emperré" como decimos acá. Si doy segundas oportunidades... pero sólo para levantar la autoestima del "fallido amante", no porque creo que exista futuro jeje.

Por cierto... otra vez reciclando eh.

Carlos Paredes Leví dijo...

BB:
Más rara es la gente en general. Mis personajes únicamente los imitan pero sin llegar a tener tantas aristas como el más común de los mortales.
A veces un detalle insignificante determina el destino de un modo fatal. O al contrario.
Un saludo.

Miguel Baquero:
Me alegro que te gustara, y aprovecho para declararte que: de mayor, yo quiero escribir como tú.
Por lo demás, las parejas se determinan de maneras extrañas y nunca he comprendido qué es lo que las sustenta. Y es que hay cosas que no se pueden explicar....y mucho menos las relacionadas con los sentimientos.
Un saludo.

Olhodopombo:
Es que a usted le gustan mucho las imágenes. Yo, prefiero las fotos de sus gatos.
Un saludo.

Ana:
No, la primera impresión no le desagradó y fíjese que aún cuando al día siguiente se lleva cierta desilusión, sigue adelante y termina casándose con ella. QUé cosas más raras hacemos a veces los hombres ¡
Un saludo.

Princesa Quil:
El amor a primera vista es lo mejor que puede ocurrirnos. Sin embargo no por eso termina siendo el más duradero....
Nunca he comprendido en qué se fundamenta el futuro de las parejas, por eso nunca pasé de los tiempos pretéritos o presentes.
Sí, ha vuelto a descubrirme: es que ando corrigiéndolos y así aprovecho. Además, tengo nuevos comentaristas que no los leyeron en su día.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Pregunta: tu no te enamorarías de una gordita?

MAGA

BB dijo...

Yo sí creo en el amor a primera
vista o a segundas, sencillamente,
creo en el amor. Aquí, lo que me
sorprende, es que no había química,
que él habla de ella, como de esas
mujeres que se encuentran en la
calle, en alguna borrachera y
luego se las desprecia.
Entonces, de que pliegue del alma
surgió ese amor que lo conduce
a casarse y a comer perdices?
Ella seguía siendo esa misma
mujer, gorda, celulítica y sin
ningún atractivo aparente.
Entonces, no le quedaba otra cosa
que ser buena e inteligente...
Y, por lo que quisiera adivinar
aquí, algo de eso habría o, simplemente, a nuestro héroe le
dieron a beber ajenjo.
Un abrazo
BB

Carlos Paredes Leví dijo...

MAGA:
Uno no elige de quién enamora, y lo mismo puede hacerlo de una gordita que de una flaca escopeta. Además, hay gorditas que están bien buenas...
Un saludo.

BB:
Es que, con frecuencia, la gente se engaña con lo que siente, o no quiere reconocerlo. Tienen miedo a demostrar debilidad con ello y se manifiestan en sentido contrario de sus sentimientos.
Yo también creo en el amor a primera vista.
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

¡Mi querida marmota!
1. Me ha gustado mucho la descripción del ruido ambiental por la mañana
2. Me ha llegado al alma el dicho de la época de guerra
3. El romanticismo es algo subjetivo, y encima contaminado por películas no creíbles y canciones pegadizas
4. Me encantan las marmotas, quizás porque yo duermo como una de ellas y tengo una manta con falso pelo de marmota para dormir la siesta
5. Voy a necesitar terapia tras leer lo de la nutria
Dicho lo cual, me reí mucho, muy bueno el relato. Las historias de amor te salen redondas.
Besito.

ana dijo...

Me hace acordar a la esposa de un primo de mi marido.
Era un pueblito chico y no tenìan farmacia ,un dìa llega un farmacéutico -moishe bien moishe èl y como tal miope-,una de las niñas de la pequeña poblaciòn le comenta a sus amigas lo propicio de la novedad pero agrega que" es una lástima que el faumacéutico tenía cara de tapichì."(BICHO DE LA ZONA)
AL AÑO PASARON POR EL REGISTRO CIVIL.

Carlos Paredes Leví dijo...

Tortuga Boba:
Lo de la trinchera, es todo un clásico, el romanticismo recibe continuas heridas provenientes del cine y la literatura y en cuanto a la terapia...cada uno sabe cuál es la que mejor le conviene.
Hay historias de amor que parecen de desamor, y viceversa.
Un saludo.

Ana:
Hay muchos casos de esos, lo que viene a confirmar que uno no elige de quién se enamora.Yo mismo he conocido casos análogos, en mi entorno de amistades, al que ud. menciona.
Un saludo.

BB dijo...

Carlos: Hablar sobre el amor, es
casi como hablar de religión o
de ideas políticas. Nunca se podrá
encontrar un criterio uniforme,
ni que complazca a todos.
Pero, el amor, persiste. Se le
subvalora, se le confunde, incluso,
a algunos les causa hilaridad.
Pocos admiten que han sido "flechados". La mayoría insiste, en que sólo es atracción
sexual y nada más.
Pero, por esa "atracción sexual",
los hombres han ido a la guerra,
se han batido en duelo, se han
quitado la vida.
Y yo, una romántica incorregible,
ferviente creyente en el amor,
porque ha tenido la divina suerte
de sentirlo, sabe que el Amor,
así con mayúscula, no se escoge,
se encuentra. Y cuando esto ocurre,
el mundo se pone al revés, así de
simple. Y esa persona se convierte
en tú y tú te conviertes en ella,
como lo proclaman los estudiosos
de la metafísica. Pero, ya eso es
hilar delgado. Lo dejamos así...
Y, para seguir con tu relato, a
Bernardo le gustaba Botero.
BB

ana dijo...

Divino lo que escribes BB .Así como dices es el amor HOY AYER Y MAÑANA.
Algún dìa un amor así a Carlos le hará PULVERIZAR LA COPA.

BB dijo...

Ana: Gracias por tus palabras.
Ojalá haya una copa esperando a
ser pulverizada por él.
Un beso
BB

Carlos Paredes Leví dijo...

BB:
Coincido en lo que dices. Enamorarse de alguien es algo que no se puede buscar, sino que se encuentra, de ahí que no hay que empeñarse en algo que no depende de nosotros sino del azar y el destino.
Un saludo.

Ana:
Yo ya desistí de pulverizar copas; me contento con apurarlas...
Un saludo.

S. Cid dijo...

A mí, una vez más, me ha encantado. No tiene té, el tío, y mira la historia que se saca :-) Jajaja, es buenísima.

Saludos y felicidades. ¡Qué historia tan buena! :-)

S. Cid

ana dijo...

Dios quiera que tanto apurarlas ,por lo menos mamao... se le de por romperlas.

Carlos Paredes Leví dijo...

S.Cid:
Me alegro que te gustara. A veces las relaciones se establecen a partir de sucesos en apariencia inócuos. Esto se debe a que el destino utiliza los azares que considera oportuno, con un criterio que escapa a toda lógica.
Un saludo.

Ana:
Después de apurar las copas, lo mejor es acostarse a dormir. En caso contrario, uno termina empeorando las cosas.
Un saludo.