lunes, 6 de julio de 2009

CON MALENA

Desde que me había abandonado mi última novia hasta la aparición de Malena, mis días transcurrieron en medio de un hastío desbordado, apenas combatido a base de paseos febriles, deseosas lecturas para vivir a través de la empatía con personajes ficticios ideados por otros y un aletargamiento de los sentidos que temía terminara convirtiéndome en un ser inanimado. Nada me satisfacía, mi tiempo pasaba gris y pesado, arrollándome sin piedad con su nada esencial y la mortandad de sus minutos estériles. Sin estímulo alguno, todo me cansaba y apenas lograba sobrevivir gracias a un poso de esperanza que constituía toda mi reserva vital. En él brillaba, con apagado fulgor, la trémula certeza de que, en algún lugar, alguien estaba hecho para mí y su mera aparición en mi presente bastaría para insuflarme de vida. Esto, y sólo esto, era lo que me hacía levantar cada mañana. Por eso, cuando mi amigo Kalman me presentó a Malena, la reconocí de inmediato. Supe al instante que ella era la elegida, la esperada y la ansiada, y que todas las mujeres anteriormente conocidas no eran más que frustradas experiencias, meros espectros que apenas iluminaron fugazmente mis oscuros y tortuosos caminos hasta encontrarla. Comprendí que mis súplicas no formuladas sino interiorizadas, habían encontrado eco en alguna parte…allá donde el azar se moldea para definir nuestros destinos o donde nuestros sueños presentan sus solicitudes de veracidad. Pero no quiero seguir recreándome en cuestiones metafísicas ahora que la tengo durmiendo a mi lado, disfrutando de la visión de su piel morena con brillos dorados contrastando con las sábanas de raso blanco y oliendo el cóctel de esencias, que conforman sus aromas corpóreos, y la artificialidad de su perfume habitual. Huele a mujer, a sexo compartido y a vainila. A una realidad tan palpable que me empuja, como un insecto atraído por un sugerente polen, a hundir mi cabeza entre sus cabellos, buscando su nuca con mi boca y acariciando los contornos de su figura con mis manos.

- ¿No podés dormir, querido? – pregunta sin abrir los ojos

- Disculpá – me aparté brevemente y añadí – si querés, te dejo dormir…

- Sí, pero eso después. Ahora, vení.

* http://www.youtube.com/watch?v=rov3pV9PsRI

27 comentarios:

Remembranza dijo...

Que hace este hombre escribiendo!!!
Largue ese teclado que tiene algo que atender
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
La verdad es que con semejantes propuestas, uno no dudaría en dejar el teclado aparcado....a fin de cuentas, hay demasiadas cosas escritas y la cultura se iba a resentir poco.
Un saludo.

BB dijo...

Hermoso nombre, Malena.
Pero, no creo que cante aquel
tango con voz de sombra, ni
tenga penas de bandoneón...
No, mientras sueñe en el círculo
de ese abrazo...
BB

ana dijo...

Este poder imaginativo con respecto a MALENA me llena de alegría el corazòn ,porque aunque es una vivencia del personaje PARECE SER QUE ES UN DESEO VEHEMENTE DEL ESCRITOR.
Eso por lo menos me hace pensar que el" delirium edifficium" ha cesado y vuelve ese deseo sano por el amor juvenil .
Malena no te apartes del corazòn de quien te evoca con su pluma!!!!!

Carlos Paredes Leví dijo...

BB:
Si tiene penas, las deja olvidadas cuando está con el hombre al que quiere. Para esto están las penas, para no dejar que nos contaminen el día a día.
Un saludo.

Ana:
jaja Me encantó eso del síndrome de atracción por los edificios.
Lástima que estas cosas sólo sean ficticias y que en la realidad, sólo ocurran cosas sosas, sin gracia y que no motivan mucho a los espíritus inquietos o necesitados.
Un saludo.

BB dijo...

Es que no hay penas, cuando se
toca el cielo, o sí?
BB

Isabel chiara dijo...

Uy, la caló y los aromas de especias, qué combinación más erótica.

Si es que un roce sabrosón (aquí me salió el gen moreno) vale más que escribir una novela de un tirón. Ésto lo decía la bisabuela de una amiga, que no era cubana, era de Espartinas, pero un día se tragó una telenovela llamada Rubí la gitana más guapa del mundo y desde entonces habla así.

Un besote

sue dijo...

Bueno, bien, me dejaste preocupada desde que Sonia se fué.
Ahora ya todo está en orden (aunque sea en la ficción) porque Malena (¿no es nombre de tango?) ha llegado.

Carlos Paredes Leví dijo...

BB:
Y quién toca el cielo? eso queda para unos pocos afortunados...
Un saludo.

Isabel Chiara:
Me hiciste reír con lo de la bisabuela de tu amiga. La verdad es que, si tu pareja se asoma en el salón vestida con un camisón negro y diciéndote si vas a tardar mucho en ir a la cama, te puedo asegurar que pocos hombres le dirían: "Sí, querida, tengo la intención de pasar toda la noche escribiendo". A no ser que, el sujeto tenga problemas de próstata y no consiga viagra o ella sea un adefesio.
Un saludo.

Sue:
Unas van y otras vienen...es ley de vida.
Con una mujer con nombre de tango, todo se antoja posible, aún cuando no sean más que ficciones.
Un saludo.

Miguel Baquero dijo...

Ay, amigo, esos entretenimientos mañaneros, qué momento más idóneo para sentir justamente que uno no vive, como tú dices, "a través de personajes ficticios ideados por otros". Es triste esa época de hastío y qué bien la has descrito

Carlos Paredes Leví dijo...

Miguel:

No había pensado en que fuera de mañana aunque es lo más lógico, ya que él contempla la piel de ella contrastando con el blanco de las sábanas. Se ve que a veces ni yo mismo se lo que escribo...

Una única vida es algo muy pobre y no nos basta, por eso buscamos ficciones para, de algún modo, combatir los tiempos muertos de nuestra cotidianidad. Como escribió Elie Wiesel: "D-os creó al hombre porque le gustan las historias".

Un saludo.

BB dijo...

Carlos: Si te dijera que yo lo
he tocado, dirías que es tan
de ficción como esa Malena que
te has inventado.
Y ahora te pregunto: No tienes
abrazos para regalar, te escasean,
o los guardas para mejores causas,
pues nunca nos envías alguno?
No importa, yo tengo bastantes,
asi que aquí te va uno.
BB

Carlos Paredes Leví dijo...

BB:
Le creo, la felicito y le agradezco el abrazo. Como señalé en alguna ocasión, vivir no me supone una alegría desbordante ni nada semejante porque, mis días se suceden en el tedio y el nunca pasa nada. De ahí que tenga que escribir ficciones; para sobrevivir en una especie de inercia inducida.
Un abrazo y mil gracias.

olhodopombo dijo...

bem queria eu que alguem fosse totalemnte da minha existencia,,,,
mas so em livros e sonhos se ve isso...

BB dijo...

No me trates de usted.
Esa inercia inducida de que hablas,
te la leo en esa mirada tan triste
que tienes en las fotos que cuelgas.
Qué puedo decirte...si las cosas
no pasan, pues hay que inventárselas u obligarlas a que
nos pasen.
Bueno, tal vez, yo sea el optimismo
personificado.
BB

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Eso pasa pocas veces...
un saludo

BB:
Te agradezco pero la verdad no es que yo sea un tipo triste; ni me deprimo ni me desespero pero, no logro aceptar con resignación una vida tan poco gratificante. Hay cosas que, por desgracia, no pueden buscarse sino que se encuentran. Inventar, invento porque sino ¿qué me quedaría?
Un saludo, y gracias.

BB dijo...

Así es, Carlos. También la desdicha, llega sin avisar.
Yo soy viuda. Sé de qué te hablo.
Puedes hundirte o sobrevivir.
Escogí sobrevivir. No es fácil.
BB

Carlos Paredes Leví dijo...

BB:
Tampoco es desdicha. Sólo se trata de vacío existencial, de la plenitud de la nada repetida día tras día.
De todos formas, el calor está afectando mi química y en cuanto llueva mi ánimo se va a levantar.
Un saludo y gracias.

BB dijo...

Esa plenitud de la nada...
Ojalá llueve pronto...
BB

BB dijo...

Ojalá que llueva, quise decir, y si
es café, mejor.

Carlos Paredes Leví dijo...

BB:
Sí, que llueva, que hace mucho calor y es bueno para el campo.
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

De nuevo Malena, y la vainilla. Y con una canción fantástica. Menos mal que hace calor y no estás en plena forma Carlos, no sé qué escribirías si no.
Isabel, me hiciste reír :)
Muak.

Carlos Paredes Leví dijo...

Tortuga:
El calor me mata.
Un saludo.

©Claudia Isabel dijo...

Comparto eso de que al hombre le gustan las historias, nada más cierto! así como que todos tenemos la necesidad de contar, ya sea oralmente o por escrito...contar y acaparar la atención del que escucha o lee...como vos lo hacés con nosotros!
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia Isabel:
Sin historias, no somos nada, por eso nos gustan las demas; la nuestrase nos antoja muy poca cosa.
Un abrazo.

Princesa Quil dijo...

yo ya he leido un post muy parecido a este en este blog eh... la gran Malena... inevitablemente me trae a la mente a Monica Belluci por la pelicula que lleva su nombre.

Carlos Paredes Leví dijo...

Princesa:
Cierto, tiene ud. toda la razón; es una reposición. A mí también me gusta que Monica Belluci aparezca por mi mente. Lástima que no pueda hacerlo por mi cuarto...
Un saludo.