jueves, 5 de marzo de 2009

Qué día más puto ¡

Despertar cuando mejor me lo estaba pasando con una thailandesa fogosa en el marco incomparable de un bungalow de la costa neozelandesa (el mar batía ruidoso sobre los acantilados cercanos y el cielo nublado daba un tono mate a la verde naturaleza que dominaba el paisaje) no podía presagiar una buena jornada. Y así fue. Apenas entré en la ducha, cortaron el agua del edificio para reparar no sé qué avería, con lo que tuve que enjuagarme la cabeza con una botella de Fontvella. Después, por falta de atención y por querer hacer dos cosas a la vez, se me quemaron las tostadas que había puesto a la plancha y una de ellas se cayó al suelo, generosamente embadurnada de mantequilla y mermelada, del modo en que siempre caen las tostadas, es decir, manchando el suelo con la parte untada.
Decidido a que nada me amargara el día, bajé sonriente a la calle y me dirigí al kiosco a comprar el periódico antes de entrar al Metro. Apenas el kiosquero me entregó el cambio, se desató una imprevista tormenta veraniega que me caló de lo lindo hasta que pude llegar a la estación….y eso que fui corriendo y buscando el resguardo que ofrecían los balcones (por cierto, cómo joden esos goterones que resbalan y caen a plomo sobre la cabeza; parece que nos taladraran y llegaran hasta el hígado). Con el ánimo ya un tanto alterado, saqué el periódico mojado de debajo del brazo y comprobé que la tinta del mismo había teñido de negro el costado de mi arrugada camisa blanca de lino. Enojado, tiré la prensa en una papelera y respiré hondo varias veces para serenarme, mientras mi mente se esforzaba en espantar el asalto de imágenes de Michael Douglas en “Un día de furia”. Inmediatamente vino el tren y, como si la puñetera conjunción planetaria que me estaba amargando el día me diese un respiro, éste lo hizo casi vacío, con lo que pude acomodarme en un asiento y cerrar los ojos hasta llegar a destino.
El resto del día, transcurrió salpicado de incidencias que sobrellevé como pude sin perder la paciencia: se agotó el tonner de la impresora y al cambiarlo me manché el pantalón, confundí la sal con el azúcar cuando salí a tomar café a un bar cercano a la oficina, un virus infectó los ordenadores, en el restaurante encontré una cucaracha al pinchar un macarrón, supe que la secretaria que me gustaba, y hacía ojitos, se acababa de liar con su jefe de departamento, tuve que quedarme después de la hora de salida para terminar un trabajo y pisé una caca de perro antes de meterme al Metro y retornar a mi domicilio.
Cuando por fin metí la llave en la cerradura de mi apartamento y ansiaba entrar para sumergirme en la cama y dormir, olvidando las penalidades sufridas y transitar inconsciente las horas que restaban hasta un nuevo día, escuché un “crack” que abatió mis esperanzas de golpe. Caí sentado sobre la puerta y sucumbí a una risa de enajenado que más obedecía a una liberación de rabia acumulada que a la gracia que tuviera aquello. Así estuve unos minutos, hasta que conseguí serenarme y timbrar a mi vecina para que pedirle las páginas amarillas. Me hizo pasar al salón y desde allí telefoneamos a un cerrajero de ésos que están disponibles las 24 horas y que te facturan por todas y cada una de ellas.

Ahora, plantado pensativo ante este cajero del banco más próximo a casa, dudo si meter o no la tarjeta de débito en la ranura o si mejor llamo a mi hermano para pedirle dinero con que pagar al cerrajero y, sobre todo, no dejo de preguntarme porqué carajo me había quedado a medias esta mañana, cuando el trabajo es sólo trabajo y retozar con una tailandesa en Nueva Zelanda, es algo que no sucede todos los días....ni siquiera en sueños.

52 comentarios:

Makiavelo dijo...

Carlos, en un dia tan contrastado es mejor salir a la calle sin armas, por si las moscas.

Saludos.

Arantza G. dijo...

Estás seguro que todo no ha sido una pesadilla?
Porque vaya día que ha tenido el buen señor...con lo bien que se lo estaba pasando él y de qué forma más traicionera se le ha complicado todo.
Casi...mejor que no meta la tarjeta; seguro que el cajero se la traga.
Besos

ana maria parente dijo...

Lógico más hubiera valido que prosiguieras durmiendo.A veces si uno se despierta y decide seguir soñando vuelve a continuar el sueño placentero,no se si te pasa eso?
Total con la crisis igual estamos todos con la misma espada de Damocles sobre la cabeza,aún si no se falta nunca al trabajo.

TortugaBoba dijo...

Hay días que es mejor no levantarse. Una llamada al trabajo con voz de ultratumba lo soluciona todo. A mí me ocurrió algo así hoy. Estaba soñando algo de lo más agradable (e inconfesable) cuando el despertador me ha traído de vuelta a la realidad sólo para recordarme que hoy hacía un día feo, con lluvia, viento y sol (increíble las 3 cosas se iban dando la vez). A partir de ahí las cosas se han ido tornando feas, hasta llegar a esta tarde, cuando me he quemado la boca con un cacao demasiado caliente. Creo que me voy a poner el pijama ya y aguardar a Morfeo bajo el edredón, a ver si me pilla en la cocina y no me da tiempo a llegar hasta el colchón sin tener ningún contratiempo.
Cómo me he enrollado, madre.
Bso.
P.D. ¿Cómo se puede confundir una cucaracha con un macarrón? No salgo de mi asombro.

samuel dijo...

Si no fuera por los suenos...Muy buena pelicula la de Douglas, sobretodo cuando se pregunta "es que soy yo el malo?"

olhodopombo dijo...

a unica coisa que posso te dizer eh que deves tomar um banho de sal grosso,
ou tomar um banho de mar ,sem molhar a cabeça.....em dias assim so com mandinga mesmo....

ana dijo...

Este amigo hoy se durmiò con la Tailandesa y no nos diò artìculo.
OIGAN LOS RONQUIDOS PLEASE!

Pradero dijo...

Ahhhh que ganas de leer uno de éstos que tenía!!! clap, clap, clap!!
Me cagué de risa.

Ves? yo no hubiera tenido problema con que se me corte el agua... :)

Lo que no me seduce para nada es el tema de la oriental, no está dentro de mi morbo masticarme una de esas. No sé porqué. Prefiero correr el riesgo con una rubia común y silvestre.


Un abrazo, flaco, me encantó este escrito.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Sí, no te imaginas cómo hubiera cambiado la historia de haber sido en Texas y con el protagonista como socio del Club del Rifle...
Un saludo.

Arantza G:
Yo creo que al final seguro que no metió la tarjeta en el cajero...por si acaso. Y es que en la vida, a veces hay días de esos en que todo sale mal y pequeños reveses acaban amargándonos el día.
Un saludo.

Tortugaboba:
De haberso sabido, habría llamado a la oficina diciendo que estaba con gripe y no podía levantarse pero, ¿quién se espera un día así?. Por otro lado, nadie le aseguraba que, al cerrar los ojos, volvería a encontrarse en Nueva Zelanda con la tailandesa....
La cucaracha estaba dentro del macarrón, y al pinchar éste, salió disparada....
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Samuel:
Sí, pero lástima que no podamos programarlos....Yo, últimamente, no paro de recordar los sueños que tengo aunque, ninguno con tailandesas (ni siquiera eróticos), así que seguramente tenga el inconsciente alterado...
Me gustó mucho la película.
Un saludo.

Olhodopombo:
jajaja me hizo ud. reír....seguro que el protagonista, de hacerle caso, comienza a soñar con la Garota de Ipanema....
Un saludo.

Ana:
Mis sueños son más simplones y siempre con gente con ropa....
Un saludo.

Juan Pablo:
Y yo que pensaba que a vos las orientales te daban morbo.....pero claro, ahora me acuerdo que a vos te van más las rubias con aspecto de lolitas (con pollerita a cuadros, coletas y medias blancas hasta las rodillas, no ?).
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Qué suerte tiene usted, que retoma los buenos sueños después de interrumpirlos...
Sí, la crisis está pegando duro y aquí, en España, ni le cuento....
Un saludo.

Remembranza dijo...

Un día normal para mí. Crease o no y ya lo tengo asumido y juro que lo de la tarjeta y el cajero me ha pasado, de quedar mirando la ranura y decir la meto o no?
Un abrazo

Ahora mismo para publicar este comentario:
1- pongo publicar: no se encuentra la página
2- vuelvo a la tuya: error de conección
3- se desconectó todo
4- vuelvo a conectarme a redactar lo que había escrito y, si dios quiere ahi va

PD: y para peor no estaba ni soñando con un Tailandés era?
No pasó porque olvidé poner la contraseña
Va de nuevo
Puse otra va de nuevo
Es verdad!!! no se rían

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Lo de la tarjeta, a mí me sucedió una vez. Del resto de lo descrito, nada de nada, ni siquiera lo de la tailandesa.
Así que tiene problemas con la tecnología ? Probó a enchufar la computadora ? (hay veces que resulta).
En fin, alguien dijo que los viernes son días predilectos para que el diablo se pasee por nuestras vidas...
Un abrazo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Por cierto, nada más escribirte el comentario anterior, se me fue la conexión a internet durante varios minutos.....

Remembranza dijo...

Es mérito propio pero no se contagia. POR LAS DUDAS
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Bueno, eso de que no se contagia lo decís vos....yo, por si acaso, voy a tocar madera cada vez que me entre un comentario tuyo....
Un abrazo.

Remembranza dijo...

Te mando una cinta roja de regalo. No mejor comprala vos, por las dudas y esto, no me ocurre los viernes solamente. Es de lunes a lunes.
Un abrazo

Remembranza dijo...

Jajaja, ahora que leo bien, si tocá madera porque algo metálico es buen conductor... (me rio sola, yo me entiendo)
Un beso

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Sí, vos mejor mandáme dólares, que la cinta a ver si la encuentro en el costurero de mi madre...¿De lunes a viernes? y el fin de semana librás?
Qué karma más raro tenés vos con las máquinas, no?
No sé si darte un abrazo o saludarte de lejos con la mano...

Remembranza dijo...

No solamente con las máquinas...
Si la manito de lejos, aunque te repito que no contagio, pero para no hacerme cargo jaja
un abrazo lejano

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
De todas formas, me voy a arriesgar, porque lo del saludito con la mano queda un poco frío.....además, un buen calambrazo a veces nos espabila...
Un abrazo (por si acaso me voy a poner zapatos con suela de goma)

Remembranza dijo...

Qué es un calambrazo? No espabilo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Es que a lo mejor ya no podés espabilar más....Como dicen por acá; sos más lista que los ratones colorados.

Un calambrazo es lo que te pasa, por ej., si metés los dedos en el enchufe.

Remembranza dijo...

Paso, gracias.
Buen fin de semana.
Un abrazote con/sin calambrazo y no se que más

TortugaBoba dijo...

¡¡Eso de "masticarse" a alguien me ha dejado patidifusa Pradero!!

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Buen fin de semana también para vos.
Te mando el mismo abrazo, con un no sé qué más incluido....

Carlos Paredes Leví dijo...

TortugaBoba:
Es que Pradero es carnívoro y un depredador sexual....

El Castor dijo...

Diríase que para Pradero las mujeres son como chicles que se mastican y luego se tiran. Hay que ver. ¿Y qué tiene en contra de las orientales? Con dos buenos palillos son capaces de levantar el ánimo a cualquiera. Claro que para Pradero bastarían dos palillos/mondadientes... jeje
Saludos, caballero.

ana dijo...

Y....Ud sabe que en cuanto empeño a mi no me gana nadie ,hasta retomo sueños placenteros.!!!!
Ud no lo quiere confesar pero Ud hasta materializa tailandesas....
Y capaz que las materializa hasta con una perfecta proporciòn en el largo del muslo.....

Pradero dijo...

En rigor de verdad prefiero Chupar, pero como éste es un blog serio (?) hubiera quedado feo decirlo.

Carlos Paredes Leví dijo...

El Castor:
Eso mismo digo yo: ¿qué tiene el sátiro de Pradero contra las orientales?. A mí me da que nuestro amigo anda sobrado de material femenino y por eso se permite elegir con tanta suficiencia....y eso que, como ud. bien apunta Caballero, es de métrica corta (dicen...) jajaja
Un saludo.

Ana María Parente:
Qué suerte tiene usted¡ Yo, en cuanto pierdo el hilo, ya no retomo donde lo había dejado....
No voy a confesar nada pero, como me gusta decir de vez en cuando: valgo más por lo que callo, que por lo que cuento...
Un saludo.

Pradero:
Acá podés decir lo que querás, que no voy a censurarte. Además, tu fama te precede....
un saludo.

olhodopombo dijo...

Levi, melhor ele tomar banho nu na praia de tambaba na Paraiba, ou na praia dos Frades , uma ilha paradisiaca aqui pertinho de Salvador,,,,Garota deIpanema ja era!

TortugaBoba dijo...

Leído anoche. Libro: "La lámpara de Aladino", de Luis Sepúlveda.
Pág.81:
"Está de mascar la compañerita. Todo un minón."
¡Leíste a Sepúlveda Juan Pablo!!!

Pradero dijo...

Mmmm que raro suena eso, Tortue.

Preguntále a Carlos qué se interpreta, por ejemplo, de esta frase:
"yo estaba como reclinado, y ella meta masticar al amigo..."

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Sí, la garota de Ipanmea ya debe ser abuela...o bisabuela...
Un saludo.

Tortugaboba:
A ver si resulta que Luis Sepúlveda plagió a Juan Pablo....

salvadorpliego dijo...

Me pregunto si es un día común y normal… Una lectura muy agradable. Un placer conocer este blog. Te felicito.

olhodopombo dijo...

Levi, aquela garota de Ipanema quase foi avo, sim a filha perdeu o filho, por sinal, casada com um asquenase, muito lindo e rico!
mas ainda existem belas garotas nas areias de Ipanema, com certeza,,,,

olhodopombo dijo...

Levi, viu a foto do meu Michael? coloquei no meu blog....esta numa festa que fizeram pelo filme cult que ele dirigiu, chamado Myra, da obra de Gore Vidal

olhodopombo dijo...

Levi,
sim ele eh um gentleman,
asquenaz, filho de pai alemão e mãe tcheca, creio que a familia da mãe são de judeus hassidicos.mas ele eh atraido pelas judias sefaraditas.e frequenta uma Sinagoga em Londres , Sefaradita,
ele le a Torah no pulpito.

olhodopombo dijo...

o meu blog de hoje es um regalo para usted, Levi.

olhodopombo dijo...

Levi,

respondi o seu comentario la no meu blog,
resolvi assim porque estava muito longo ....
para voce ler,,,

Carlos Paredes Leví dijo...

SalvadorPliego:
Muchas gracias

Olhodopombo:
Interesantes los datos sobre su Michael...
Un saludo.

Yo Extranjero dijo...

Wow! Excelente relato.
Tienes una grandisima capacidad para escribir.
Felicidades! ;-)

Carlos Paredes Leví dijo...

Yo Extranjero:
Me alegro que te gustara. Gracias y un saludo.

TortugaBoba dijo...

Yo creo que lo de día puto es una expresión que me has robado sin saberlo, porque yo la utilizo mucho.
Guau (mi perra ladró)

Carlos Paredes Leví dijo...

TortugaBoba:
Pues va a ser que no.....porque es una expresión bien argentina....

Un saludo.

Ichiara dijo...

Es que la realidad a menudo se pone celosa y te castiga. Si no cómo explicar esa sucesión de acontecimientos catastróficos. A cada uno nos toca nuestra chochona en el sorteo y querer cambiarla en el imaginario por una tailandesa menudita (había escrito menuidiota, pero fue sin querer, no quioro tentar a la maligna), pues eso, la tailandesa menudita, abierta, graciosa, allá en nueva zelanda con el mar batiendo embravecío, la luz cayendo en picado sobre la cama, el mozart disparatado dándole compulsivo a las teclas, y las caderas bateando el mejor puntaje, no trae nada más que malas consecuencias.

Lo que me dio mucha pena fue lo de la camisa de hilo y la tinta, qué manera de refregar la mancha, ni con el cilitbán que sale.

Muy bueno, besitos.

TortugaBoba dijo...

¡¡Pues yo nunca estuve en Argentina y la digo de toda la vida!! Quizás fui porteña en mi vida anterior (me quedo pensativa).
Beso!

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Era tan bueno lo de la tailandesa y Nueva Zelanda que, como bien apuntas, la realidad se puso celosa y se dedicó a putear al protagonista. Qué mala es la envidia¡
Yo tengo alguna camisa y pantalones de ese material y es imposible que no se arruguen así que, imagínate lo que debe ser intentar quitarle una mancha de tinta....
Un saludo.

TortugaBoba:
Anterior a qué ?

TortugaBoba dijo...

:P

Anónimo dijo...

Carlos,

Esto es lo que se llama un dia "Salmonico": todo el dia peleando contra la corriente, para que al final te cojan y termines muerto.

Saludos

Haim

PD. Mis disculpas por el lexico impropio. (argentinismus extremis)

Carlos Paredes Leví dijo...

Haim:

Hay días en que no sé para qué nos levantamos y, una vez metidos en la dinámica perniciosa, no nos queda otra que seguir adelante...

Un saludo.