viernes, 23 de enero de 2009

Otra vez Malena y yo

Desde que me había abandonado mi última novia, hasta la aparición de Malena, mis días transcurrieron en medio de un hastío desbordado, apenas combatido a base de paseos, febriles lecturas para vivir a través de la empatía con personajes ficticios ideados por otros y un aletargamiento de los sentidos que temía terminara convirtiéndome en un ser inanimado. Nada me satisfacía, mi tiempo pasaba gris y pesado, arrollándome sin piedad con su nada esencial y la mortandad de sus minutos estériles. Sin estímulo alguno, todo me cansaba y apenas lograba sobrevivir gracias a un poso de esperanza que constituía toda mi reserva vital. En él brillaba, con apagado fulgor, la trémula certeza de que, en algún lugar, alguien estaba hecho para mí y su mera aparición en mi presente bastaría para insuflarme de vida. Esto, y sólo esto, era lo que me hacía levantar cada mañana. Por eso, cuando mi amigo Kalman me presentó a Malena, la reconocí de inmediato. Supe al instante que ella era la elegida, la esperada y la ansiada, y que todas las mujeres anteriormente conocidas no eran más que frustradas experiencias, meros espectros que apenas iluminaron fugazmente mis oscuros y tortuosos caminos hasta encontrarla. Comprendí que mis súplicas no formuladas sino interiorizadas, habían encontrado eco en alguna parte…allá donde el azar se moldea para definir nuestros destinos o donde nuestros sueños presentan sus solicitudes de veracidad. Pero no quiero seguir recreándome en cuestiones metafísicas ahora que la tengo durmiendo a mi lado, con su piel de un moreno dorado contrastando con las sábanas de raso blanco y oliendo el cóctel de esencias que conforman sus aromas corpóreos y la artificialidad de su perfume habitual. Huele a mujer, a sexo compartido y a vainila. A una realidad tan palpable que me empuja, como un insecto atraído por un sugerente polen, a hundir mi cabeza entre sus cabellos, buscando su nuca con mi boca y acariciando los contornos de su figura con mis manos.

- ¿No podés dormir, querido? – pregunta sin abrir los ojos

- Disculpá – me aparté brevemente y añadí – si querés, te dejo dormir….

- Después, me dejás dormir después. Ahora, vení.

--------------------------------------------------------------------------------------
* Dedicado a las comentaristas habituales que me lo demandaban.

31 comentarios:

Arantza G. dijo...

Recojo la frase "Allá donde el azar se moldea para definir nuestros destinos"
Y qué bueno tener la certeza de que alguien está hecho para uno.
Bonito sueño convertido en realidad.
Tiene la suerte de cara, no hay duda.
Un beso.

Carlos Paredes Leví dijo...

Arantza G.:
Recoge las frases que quieras, que no las tengo registradas...
Esas certezas, me temo, sólo deben de darse en las novelas y en el cine.
Sí, el protagonista, quien quiera que sea, tiene la suerte de cara; sin duda alguna.
Un saludo.

ana maria parente dijo...

GRACIAS GRACIAS!!!!!!!.ESTO ES AMOR ESTO ES BELLEZA ,ESTO ES RESPUESTA A LO PROFUNDO DEL CORAZON!!!!!
Esto si que es poesía ,es todo lo bello que hay en el mundo.

Arantza G. dijo...

En todos los relatos dejas unas frases que me encantan, unas porque me llegan muy dentro, otras porque me hacen pensar y eso me enloquece. Me gusta cabilar, me dicen que demasiaddo, que doy muchas vueltas a una palabra o un asunto. Pero...qué le voy a hacer, prefiero estar ocupada. ¿Es un error?
Por otro lado, me gustaría que alguien tuviese esa certeza, que no solo se diese en las películas o en las novelas.
Tal vez soy una ilusa pero...puede que alguien lo tenga, ¿no?
Perdona el tostón.
Un beso.

ana maria parente dijo...

Carlos ,hablando de otra cosa ,siempre que paso por la imponente sinagoga de Libertad y Cordoba me acuerdo de que debo desear su casamiento allì.O en otra sinagoga que sea bonita o no aunque yo no lo vea con las coqueterìas del novio ,siempre que sepa que mi amigo es feliz.
Pero el problema es otro ,hoy pasé por allì y ,como el calor era insoportable nos sentamos con mi marido antes de buscar el auto frente a la misma.
Me extrañó mucho un señor ,que serìa turista-la facha era de eso-empezó a sacarla de todos lados y la mujer le apuntaba hacerla de otros ángulos.
Por cualquier eventualidad ,cuando se fueron, tratamos de conectarnos con un señor que salió de adentro.Nos agradeció mucho.Ud sabe que con la largada de presos de GUANTANAMO esto se va a poner espeso.Mejor ,como decìa el señor a que abordamos ,es prevenir.

Carlos Paredes Leví dijo...

Arantza G.:
Primero, te digo que no tengo que perdonarte nada y que aquí puedes expresarte tranquilamente. Segundo, siempre he tenido una especial predilección por mostrar la psicología de mis personajes, de modo que el lector pueda comprender el cómo y el porqué de las acciones narradas. A mí también me gusta pensar y esto, parece que es un lujo ya que viendo cómo va el mundo y las cosas que expresan otros, no me cabe la menor duda de que la inteligencia se está convirtiendo en una enfermedad social. Con todo, prefiero ser un enfermo, a un idiota.
Nunca deberíamos perder las ilusiones; vivir sin ellas, es hacerlo a medias.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Ya imaginaba yo que le iba a gustar....

Gracias por sus deseos de verme protagonizando un evento nupcial en ésa hermosa sinagoga...Por otro lado, me sorprende que a esa pareja le permitieran hacer fotografías del edificio...Aquí, eso sería impensable.

Un saludo y Shabat Shalom.

olhodopombo dijo...

Levi,
ao menos por este momento em que ele escreve a mulher é aquela dos seus sonhos.
Mas um dia vai acordar e outra vez
ficar depressivo e interiorizando a mulher ideal de sua vida....
assim são os homens.

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Los humanos siempre caemos en la tentación de desear lo que no tenemos. Es parte de nuestra naturaleza....
Un saludo.

Remembranza dijo...

Vamos por partes: cuáles, son cómo son, esas mujers que abandonan hombres. Qué buscan en ellos o de ellos que los prueban y luego paf! a otra cosa (no, no es el momento, ahora no puedo embarcarme en esta relación... no estoy segura de mi...)


No le cuento la mala experiencia con sábanas de raso negras... jaja hermosas, pero deben usarse con cautela...

Que a uno le quiten el sueño, la máxima expresión del enamoramiento

Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:

Pero de quién me está hablando con eso de "no, no es el momento, ahora no puedo embarcarme en esta relación....." ??

Estos dos protagonistas, en mi mente, lo tienen claro y no se plantean echar el freno sino más bien lo contrario; disfrutar y dejarse llevar a ver adónde llegan.

Sábanas de raso negras? A mí me gustan blancas y, en negro, la ropa interior. En raso y negro, me quedo con un camisón.

Sí, ésa es un modo formidable de perder el sueño.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

QUÉ BELLO!!!!
Bss!
C.

Carlos Paredes Leví dijo...

C.:
Gracias. Un saludo.

Remembranza dijo...

Me refería al abandono. El relato comienza con la novia que abandona y me preguntaba por qué se va y qué pretextos usa para justificarse. Se me ocurrieron esos.
Un abrazo

Sábanas más camisón!???
Calcule que con sólo las sábanas fui a dar al piso jaja

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:

Me llama la atención que repare en eso y hizo acordar de mi personaje Mauricio Melul, que pretendía tener una historia duradera con una recién divorciada. Qué cosas, no ?

No pensé en porqué su novia lo deja; tal vez por otro, tal vez porque con una antigua compañera de facultad descubrió el lesbianismo, no sé........sólo quise dar la impresión que el protagonista estaba desencantado a nivel sentimental y en todos los demás órdenes de su vida, pero sin entrar en mayores detalles.

Sábanas de raso y camisón de raso son una combinación demasiado escurridiza. Tanto, que sólo se me ocurriría despojarla del segundo o esposarla al cabecero....para que no se caiga, digo jajaj

Un abrazo.

olhodopombo dijo...

mas eu espero que ele se mantenha amando a Milena,Levi.

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Seguro que él también lo espera. Igual que ella.

Un saludo.

TortugaBoba dijo...

Gracias antes que nada por escribir una segunda parte, me doy por aludida en la dedicatoria (los formalismos no están bien che, las cosas hay que hacerlas porque sí. Yo es que soy tan poco diplomática...).
Bonita reflexión en torno a cuándo se sabe que es la persona con mayúsculas. Aunque nunca se sabe si sólo habrá una persona con mayúsculas, sorpresas nos da la vida.
¿El raso de las sábanas no era blanco? Remembranza, ¿en qué pensabas? jajajaj (besito)Y estoy de acuerdo contigo en que perder el sueño por amor es una maravillosa de tener ojeras.
A mí sinceramente las sábanas de raso como que no, son escurridizas y no abrigan. Los pijamas o ropa interior es otro cantar.
Beso.

Carlos Paredes Leví dijo...

TortugaBoba:
De lo primero no voy a comentar nada. Con respecto a lo demás, supongo que hay mucho de idealismo en el texto y no sé hasta qué punto se corresponde con la realidad. En mi caso, te diré que sólo me topo con locas, así que....
En cuanto a las sábanas, a mí tampoco me importa que sean de algodón y ni siquiera de colores.
Pijamas ? No, los pijamas no me gustan, y mucho menos para ellas.
Un saludo.

Makiavelo dijo...

Me gustó el texto tan lleno de esperanza, espero que con él colmes a las colegialas.

Saludos.

Ichiara dijo...

Sabes que a veces pienso que el escribir lo que deseas en un papel hace más fácil que los hados te iluminen y te lleven hacia ese destino anhelado. Algo así le ocurría a tu amigo su poso de esperanza que no cejó en alimentar hasta que ella llegó. Estas historias con final feliz nos encantan a las mujeres, y eso es porque buscamos a un tipo sensible, amoroso, inteligente... en fin, eso que tan poco abunda en el género del protagonista, jajaja.

Me siento dedicada, yo también esperaba una historia con final feliz.

Un beso

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Qué colegialas ? Al que le gustan las nenitas, es Juan Pablo....
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Sí, hay algo de programación neuro-lingüística en algunos de mis posts...Por otro lado, quise reflejar que el azar te sorprende cuando menos lo esperas pero más necesitas, y uno tiene que tener la valentía de aceptar agradecido las cosas buenas que aquél te trae.
Imaginaba que a ud. también iba a gustarle la historia. Yo, aparte de escribir para mí, lo hago por añadidura para la gente que aprecio.
Un saludo.

Agustin dijo...

CarlosÉ El tono de sus escritos ha cambiado. Se ve que está usted enamorado o desea estarlo. Sólo esperemos que no le sea infiel a la Musa. Por el bien de todos nosotros, sus lectores.

Diego Ikonicoff dijo...

Me gusta el post, y las mujeres con pijama y sin pijama. El pijama es una prenda elegante. Conjuntada con unas buenas chinelas... hay minones que los lucen hasta en las películas en blanco y negro. Por otro lado... pfff ¿estás preparado para la paternidad?
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Agustín:
No me gusta recrearme en ambientes oscuros, opresivos y en realidades poco edificantes de personajes faltos de aristas y matices (eso ya lo hace el cine español por mí).
No estoy enamorado y tampoco creo vaya estarlo a corto o largo plazo: estoy grande para eso.
Gracias por lo de la Musa pero, es una exageración con su parte. Mi talento es muy limitado y por eso, ella me visite muy de tarde en tarde.
Un saludo, Maestro.

Carlos Paredes Leví dijo...

Diego Ikonicoff:
Yo las prefiero con pijama porque, con él, tienen un toque más andrógino y a mí, me gustan bien femeninas. Además, los camisones son más funcionales para mis deseos libidinosos.
Con chinelas ? la verdad es que no suelen aparecer en mis fantasías eróticas pero, siempre son más gratificantes que los zapatos de tacón de las películas porno. ¿Quién carajo, más que las gatitas de esas películas se sube a la cama con los zapatos?. Conocí a un tipo que le daba morbo que lo pisaran con zapatos de taco alto...pero esta es otra historia.
Se me pasó el arroz para la paternidad y seguro que mis espermatozoides son demasiado lentos para encontrar el green.
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

Vaya Carlos, una te lee y se pregunta si eres pesimista o un ser demasiado racional para: enamorarte y/o tener hijos. Los que os negáis al final caeis... :P
Muacks.
(Agustín hombre, ahora que Carlos deleitaba a las féminas con textos románticos, no nos lo asustes ;))

Carlos Paredes Leví dijo...

TortugaBoba:
Claro, no sólo voy a caer sino que también asistiré al parto....
Lo bueno no dura, y tenía miedo de empapar el blog de almíbar. No se puede abusar de los textos románticos porque, después, la gente termina por creérselos.
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

¡¡¡Lo del parto no me lo creo!!! Jajajaj.
Beso.

Carlos Paredes Leví dijo...

TortugaBoba:
Le aseguro que jamás asistiré a un parto voluntariamente (drogado o atado, no le digo que no).
Un saludo.