lunes, 15 de diciembre de 2008

SOMOS NOMBRES

Para aquellos que creen que los nombres no son importantes, les diré que me llamo Marcos Chaplin pero lo mismo podría haberme llamado Marcos Kaplan, sino fuera por el caprichoso destino y mi singular abuelo. El padre de mi padre, era el único hijo varón de un ilustrado sastre de Varvosia y una piadosa mujer dedicada en exclusiva a las labores del hogar. Mimado por ésta y sus dos hermanas (mayores que él) y tratado con condescendencia por un progenitor demasiado atareado, creció al amparo de sus impulsos y una innata rebeldía ante toda norma. Desde niño, se habituó a las calles y sus leyes, comenzando a ganar dinero por dar protección a los muchachos judíos que acudían a la Yeshiva y eran increpados por obtusos muchachos eslavos cabellos rubios y rasgos brutales crecidos en hogares donde el alcoholismo era la norma. Su elevada estatura y recia constitución pero, sobre todo, la osadía y temeridad inhabitual en sus correligionarios, sorprendía a un enemigo que, aún mayor en número, temía la agresiva impiedad de sus puños. Al principio se les enfrentaba en solitario, pero luego lideró su propia banda, aumentando los límites de su territorio y las cuotas que clientes pagaban a cambio de seguridad. Ambicioso, y aún insatisfecho ante este incremento de los ingresos, decidió diversificar sus actividades con pequeños hurtos en tiendas y granjas de las afueras, además de robos a borrachos, que seguían a la salida de los locales, y en almacenes de distinta índole. Despreciaba la insistencia paterna porque aprendiera el oficio que había pasado de padres a hijos durante generaciones y se las arreglaba para estar en la sastrería familiar el menor tiempo posible, aprovechando la más mínima ocasión para escabullirse a la calle. Siendo poco más que un adolescente, se vió envuelto en la desaparición de unas valiosas joyas de cierta condesa polaca con quien tuvo un affaire, y no lo quedó más remedio que abandonar el país si no quería perder su preciada libertad o algo peor. Huyó a París, y nada más pisar suelo galo, cambió su nombre Chaim Kaplan por el afrancesado Jacques Chaplin (pronunciese Shaplán). Se asoció entonces con un paisano suyo y con un sefardita de Corfú (que importaba bienes de lujo, desde alfombras hasta lámparas de cristal pasando por joyas y objetos de culto, para vender a los judíos ricos de la capital) en una empresa de distribución de café y bebidas alcohólicas. Sus dotes de seducción le ayudaron tanto para medrar en los negocios como para andar siempre envuelto en alguna aventura con mujeres, hábito que ni perdió ni interrumpió aún cuando mi abuela entró en su vida. Ella, mi abuela, era hija de un rico empresario maderero de Besarabia y se encontraba en París estudiando Bellas Artes. Por una de esas cosas de la vida, que algunos llaman erróneamente azar, se conocieron en un céntrico Café frecuentado por artistas, se enamoraron nada más verse y, a los pocos meses, se casaron. Un año después, vino al mundo mi padre, Serge. Por esa época, mi abuelo comenzó a comprar cuadros de incipientes pintores que con el tiempo se harían célebres pero que en aquellos años nadie tomaba en serio. Su natural lucidez y una cierta premonición ante lo que se avecinaba sobre los judíos europeos le llevaron, finalizando la década de los treinta, a liquidar algunos bienes y trasladarse, con su esposa e hijo, a la Argentina, adelantándose en pocas semanas a la invasión nazi de Polonia. Con una discreta suma en efectivo y sabedor de que las pinturas adquiridas subirían de precio, aunque jamás sospechara que tanto, abrió una tienda de antigüedades en el barrio más selecto del europeo Buenos Aires. De aquí en adelante, su fortuna creció y creció, con la especulación ocasional de algunos de sus cuadros comprados en París a precio de ganga, y otros negocios que se desarrollaban en lo furtivo y al margen de toda legalidad. Vivió como un burgués hasta su fallecimiento y de entre sus hijos, fue mi padre quién siguió con el negocio. Algún día seguramente me toque a mí continuar su labor. De momento, llevo casi diez años viviendo en Madrid, gracias a la generosidad del viejo Jacques, que me legó un inmenso piso en herencia, en pleno barrio de Salamanca, un par de cuadros cuyo precio de tasación es de varios millones de euros y el inestimable consejo de que me deje llevar por mis intuiciones y no por lo que me diga mi padre. Como no quiero vender las preciadas obras y mucho menos pedir dinero a mi familia, me dedico a trabajar como contable además de escribir, de manera más o menos regular, para revistas de arte y decoración. Nada fatigoso pero sí lo suficientemente entretenido para hacer llevaderas las horas del día.
Aparte de eso, no tengo novia (ni la busco) y me encamo con todas las puedo, como con la que quedé para cenar esta noche; Mónica, aspirante a actriz a la que le da mucho morbo liarse con un descendiente del genial cómico británico (una mentira muy socorrida por mi parte, cuyas versiones varían, y que me ha otorgado no poca satisfacciones). Bueno, y ahora les dejó que todavía me tengo que duchar, afeitar y cambiar de ropa. Ustedes, mientras, pueden seguir pensando en eso de que los nombres no son importantes pero yo les aseguro que, de apellidarme García, esta noche me tocaba dormir solo. Gracias, abuelo.


http://www.youtube.com/watch?v=hiKGd3e4xFw
Para ud., Haim

43 comentarios:

olhodopombo dijo...

Adorei!Levi
por que sera que gostei tanto?
Tambem odeio os domingos, desde sempre.....

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Me alegro que le gusten mis textos. Este, es uno antiguo al que hice unas cuantas correcciones....
No me hable de los domingos, que me entra fiebre...
Un saludo.

olhodopombo dijo...

pois eh, tenho suerte de ter encontrado teu blog...
a capa do livro do Grossman aqui eh toda em tom sepia e tom marrom escuro.desenho do Paul Klee....
estou atrevidamente tentando esboçar quatro dos personagens com a minha visão, numa grande tela, por puro deleite.--prazer---

semifusa dijo...

Joé, pero si tu relato de hoy podría ser el resumen de una película... tiene tintes cinematográfico, o me lo parece a mí así, vaya. Y no lo digo únicamente por el apellido Chaplin, que también. ;)

Pobres Garcías, así que... ¿condenados a la soledad? jaja...

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Interesante sus planes de dibujar a los personajes.....Seguro que las madrugadas y las letras de Grossman la van a inspirar.
En cuanto a mi blog, tampoco es para tanto....
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Semifusa:
Sí, tiene tintes de película. Pero casi todas las historias lo tienen. No olvide que D-os creó al hombre porque le gustan las historias....
En cuanto a los Garcías, me disculpo si alguno se siente ofendido. Mi intención no era faltar a nadie....
Un saludo.

PD: Tal como está el cine español, no me extrañaría recibir una oferta por escribir el guión de la historia.....desde luego, sería una ruptura con las ficciones sobre la Guerra Civil, la periferia y la marginalidad...

olhodopombo dijo...

Teu blog tem talento e tem pessoas muito interessantes que te escrevem, gosto disto, es simples.
meus desenhos me são como valvulas,
preciso escapar-me de muitas formas....

Pradero dijo...

Recontra bueno. Le felicito, Leví.
Tiene usted pasta.
Le interesaría trabajar en la empresa de mi padre, J.C Onasis?

Carlos Paredes Leví dijo...

Olhodopombo:
Sí, en eso tiene razón; quienes vienen y comentan mis textos, sois personas muy interesantes, y yo estoy encantado de teneros cada tanto aquí.
Todos tenemos que idear modos de evasión, porque la realidad, a veces nos satura...
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo Pradero:
Gracias por la felicitación. En cuanto a esa oferta, de cuánto dinero hablamos y qué tendría que hacer, exactamente....
Aguardo sus detalles para decidirme.
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

La historia da para una película sin lugar a dudas. Pero hombre, no te metas con el cine español, que hay que saber elegir las películas, porque no es por nada, pero el cine americano es malo de coj.... (el actual más bien).
Estoy de acuerdo con que los nombres te pueden ayudar o por el contrario, joderte la existencia. En cuanto a los apellidos no tienes elección, y los García son los más abundantes en España, de hecho tengo un amigo apellidado García García, al que yo llamo GG (jejé).
Y los nombres de pila... Pues hay de todo. Pero siempre te pueden idea un diminutivo raro. Cuántos Kikos, Kikes, Kirris, Ninas, etc existen, y nunca tienen el mismo nombre de origen.
Me han entrado ganas de ver alguna película de Chaplin fíjate.
Besos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Tortugaboba:
A mí me gusta el cine americano, y no se ha hecho nada mejor que aquél de los años treinta y cuarenta. En cuanto al cine español actual, te lo regalo. A mí no me interesa; los diálogos son aberrantes, las historias absurdas y las interpretaciones ridículas. Hay alguna excepción pero, éstas son escasas y honrosas.
A mí siempre me entran ganas de ver al gran Charlot. ¿Y si éste fuera en realidad Kaplan? Piensa que su padre era de orígen francés pero.....no serían rusos sus abuelos ??.
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

Discúlpame Carlos pero me he quedado anclada en eso de que el cine español me lo regalas. A veces puedo llegar a ser muy materialista. ¿Si te mando una lista de pelis insulsas para ti, divertidas o agradables para mí, me las regalas???????
Beso :)

Remembranza dijo...

Definitivamente algo muy lindo y grande que estaba sintiendo lo llevó a desear volcarlo en las letras. Estos son tesoros, nuestros tesoros sentimentales que valen más que cualquier objeto palpable que pudiesemos tener.
Enhorabuena y sea Mónica o como se llame disfrute, esa es la parte que también nos merecemos en esta vida.
Un abrazo.
Duda: cuánto tarda usted en ducharse, afeitarse y mudarse de ropa, me pareció que se tomó un bueeen rato jaja!

Anónimo dijo...

Me ha encantado!!
Es cierto que los nombres importan. El mío es compuesto, porque a mi padre le gustaba uno, y a mi madre otro. Así que decidieron que era buena solución juntarlos los 2 y bautizarme con ellos. EL resultado: un nombre de culebrón que casi nunca digo en alto, salvo cuando la gente me lo quiere cambiar añadiéndole delante un Mari (inexistente, en mi caso) que me jode BASTANTE..Que no, vamos, que no...
Por otro lado, mi apellido, sí me gusta!!!
Bss.
C.

Carlos Paredes Leví dijo...

Tortugaboba:
Eso estuvo muy bien por su parte. Hay películas españolas que sí me gustan, antiguas la mayoría de ellas, como La Caza, Calle Mayor, La muerte de un ciclista, El tigre de Chamberí, etc.
De las modernas, me gustó muchísimo Tesis y también Solas y alguna más por ahí pero, en general, me parece una perdida de tiempo, dinero y categoría, meterse en un cine a ver una película del subvencionado cine español...Pero esto es una opinión personal.
Un saludo.

Yo te aconsejo que veas "Perdición", de Billy Wilder, para que tengas claras las diferencias....

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
No, ducharme, afeitarme (una vez por semana) y cambiarme de ropa, me lleva poco tiempo. A veces, ante ciertas citas, aún cuando el resultado se puede pronosticar a nuestro favor, uno siento cómo una especie de efervescencia se extiende por nuestro cuerpo y nos hace sentir bien....supongo que no es más que una agradable alteración química.
Da igual que se llame Mónica o Romina, el caso es que transmita algo bueno.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

C.:
Bueno, siempre tiene la opción de utilizar sólo un nombre, como es costumbre por estos pagos. Además, si luego el apellido suena bien, entonces todo se subsana...
Me alegro que le gustara mi post.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Calos,

Gracias por la dedicatoria. Nunca la habia visto a al Zuly Goldfarb, aunque si la escuche en un CD de tangos en Idish que compre en la galeria Galecor (Corrientes casi Canning).

Tiene voz arrabalera, hasta cuando habla.

Saludos

Haim

Arantza G. dijo...

Te felicito.
Una historia muy bonita.
Puedes plantearte hacer un guión con ella, seguro que da resultado.
Hace unos años hice uno basándome en la vida de mi abuelo y gané un concurso a nivel de Comunidad Autónoma.
No era muy ambiciosa, tampoco el guión,ja,ja.
Feliz día
Un beso.

Churra dijo...

Creo que ya leí este texto y te dije que los nombres importaban mucho , al menos en esta España nuestra que los que no sonmos Garcia somos Perez o Sanchez...
Si que seria una buena peli..
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Haim:

Es que no encontré ningún enlace de Alejandra Czarny.....
Sí, Zuly Goldarg tiene una pinta de tanguera que mata...
Me gusta eso de Canning y no me acostumbre, ni acostumbraré a llamarla Scalabrini Ortiz...Canning siempre será Canning...

Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Arantza G.
Yo soy quien debe felicitarla a usted por el galardón..
La verdad es que no me motiva escribir guión alguno. No siento ninguna estima por el cine español, más bien, salvo excepciones, me parece patético.
Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Churra:
Sí, los nombres son importantes. Los nazis, mataron a seis millones de judíos pero no pudieron borrar sus nombres.
Un saludo

PD: sí, es una reposición pero con unas cuantas correcciones.

Arantza G. dijo...

Coincido contigo.
No suele tener mucha imaginación y los actores dejan mucho que desear.

Me permites que te pida un favor..."No me trates de usted" me hace sentir muy mayor y no lo soy tanto.
Siempre he considerado que se puede respetar a toda persona aunque se la trate de "tú"
Me resulta más cercano, más cariñoso y no tan frío.
Un beso.

Carlos Paredes Leví dijo...

Arantza G.:
POr qué todas las historias ocurren siempre en ambientes desfavorecidos, mostrando sólo miserias y un dramatismo teñido de demagogia barata ? En cuanto a los elencos interpretativos, a mí me provocan vergüenza ajena. Y lo mismo me sucede con algunas series. Recuerdo, en particular la patética R.I.S. Científica, donde los diálogos eran absurdos y las tramas de una fantasia tan cutre que ni siquiera se podían calificar de absurdas, sino más bien, de ridículas.

En cuanto al favor, cuenta con ello. Totalmente de acuerdo con lo del respeto. En mi caso, obedece no sé si a una manía o una deferencia para con mi público pero le he retirado el ud. a quien me lo ha pedido así que, desde ahora, de tú.
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

Lo siento, vuelvo a "comentar" sólo para pedir que los que no gustais del cine español me regaléis entradas de cine a gogó, que a mí me encanta :p
(ya sabes Carlos, si no son entradas, DVD, no importa el soporte en realidad)

Carlos Paredes Leví dijo...

TortugaBoba:
O sea, que no te gusta el cine, no ?

TortugaBoba dijo...

Simpático el caballero...
(bufido gatuno)

Carlos Paredes Leví dijo...

TortugaBoba:
Ya sabes que no te voy a dar la razón cuando no la tengas....y hoy en día, cine español y buen cine, son cosas divergentes...
Un saludo.

TortugaBoba dijo...

Nunca lo he pretendido Carlos :p

Carlos Paredes Leví dijo...

TortugaBoba:
eso me gusta....jaja

Ichiara dijo...

Genial Leví. Qué vidorro el del abuelo y qué verdad con eso de los nombres. Los hay que no dicen nada; otros, sin embargo, se prestan a elucubraciones de tintes novelescos. Me ha encantado la vida de este Chaplin, no menos excelso que el otro. Ya verá si nos sigue contando más.

Un besote (he disfrutado un montón)

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Qué vidas, verdad ¡ en cambio uno, lleva una existencia más aburrida que un deshielo esperando que suceda algo que nos haga sentir vivo y compense la nada de los tiempos muertos....
Un saludo, Maestra.

TortugaBoba dijo...

Ya será menos Carlos, tanto como aburrida no creo :P

ana maria parente dijo...

Me gustan estas historias ingeniosas.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Sí, yo ya imaginaba que le iba a gustar.
Le deseo un magnífico 2009, doña.

ana maria parente dijo...

Que el 2009,SE ANIME A ESCRIBIR EL PRIMER GRAN LIBRO.
Que el 2009 SEA EL AÑO DE LA MEJOR
MILES DE FELICES ACONTECIMIENTOS!!!!!
Y SOBRE TODO QUE TENGAMOS PAZ MATERIAL Y ESPIRITUAL EN EL MUNDO.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Para escribir ése libro primero el nuevo año tendría que traerme talento....
Mil gracias por sus deseos; lo mismo para usted y los suyos.
Un saludo.

jovialiste dijo...

Muy buena historia, narrada como de costumbre, excelentemente.
Los nombres son etiquetas que nos ponen al nacer para no confundirnos, y en definitiva pretenden marcarnos el camino más que a veces influyen en nuestras mentes. Es un tema que tiene sus profundidades. Creo que a Freud se le escabulló...y nunca se dió cuenta que no era freud.
¡Feliz año 2009!

Carlos Paredes Leví dijo...

Jovialiste:
Una agradable sorpresa volver a tener noticias suyas ¡
Sí, ciertamente es un tema que tiene muchas profundidades. Como apunté en alguna ocasión; los nazis mataron a varios millones de judíos, pero no pudieron borrar sus nombres....
Le deseo un inmejorable 2009.
Un abrazo.

jovialiste dijo...

Donde me dejó un mensaje, va a hallar una historia sobre la crueldad de los nazis, más colosal que su arquitectura destinada a durar mil años según pretendían, y que en los seis años que duró la segunda guerra mundial quedó hecha añicos por acción de los bombardeos aliados.

Carlos Paredes Leví dijo...

Jovialiste:
Gracias. Tomo nota y me paso a verlo.
Un saludo.