martes, 30 de septiembre de 2008

PROGRAMA DOBLE: ANTES y ÉSE OTRO

ANTES

Harto de la irrealización de las predicciones de su vida, se entregaba al alcohol y el sueño, con la certeza de que sus días se aguantaban mejor borracho o dormido. Despreocupación e indolencia eran su sustento, hasta la llegada de un día en que alguna iluminación salvadora lo liberara de su letargo existencial o, por el contrario, le confiriera el valor para llevar a cabo una acción contundente y definitiva (entiéndase suicidio). Mientras, mataba el tiempo con paseos cavilantes, miradas a las estrellas, pasividad sensitiva e inercia.

ÉSE OTRO

Estábamos los dos en la cama, descansando y recuperando fuerzas para el próximo asalto mañanero cuando, a eso de las 4 y media sonó su teléfono móvil. Saltó de la cama como impulsada con un resorte y se lo llevó al pasillo, cerrando la puerta despacio tras mirar si dormía. Yo estaba despierto, pero fingía con el mismo esmero que si esperara la obtención de un Oscar. Desde mi sitio, no podía escuchar más que murmullos pero, por el tono, deduje que la conversación no era, ni mucho menos, amistosa. Con sigilo, me levanté de la cama y me quedé parado junto a la puerta, forzando mis oídos a escuchar lo que hablaban. Sólo me llegaba lo que ella decía, con la parcialidad que ello suponía para un posterior análisis:

- ¿Por qué no me dejas en paz?
- -------------
- Creía que eso ya lo habíamos hablado….
- -------------
- No, no, yo no lo entiendo pero creo que ya es tarde ¿no te parece?
- -------------
- Eso no es asunto tuyo………. ¿ o me vas a decir que ahora te importa…?
- -------------
- Me da igual lo que pienses…
- -------------
- No, ya te llamo yo ¿me has oído bien ¿ Te lla-mo yo ¡¡
¡Cabrón¡ escupió con rabia cuando cortó la llamada.

Corriendo de puntillas retorné a la cama y me hice otra vez el dormido. Aunque me sentía humillado y furioso por su cobardía al no contarme nada sobre la existencia de otro hombre, aún cuando éste no fuera más que un fantasma, hice un esfuerzo por relajarme y dormirme. Me iba a hacer falta, más ahora que había comprendido la esencia de nuestra relación: si no iba a ser la madre de mis hijos, que fuera la madre de mi placer.
Me dormí cinco minutos más tarde.

27 comentarios:

Ma. Candela dijo...

Que condición tan espectacular: "La madre de mi placer!"

esto yo lo he leido antes... me resulta muy familiar...

Juan Pablo dijo...

cómo hacés flaco? yo apenas puedo hecharme uno cada diez días y vos te mandás un doblete!! Post´s, clarro está.

El primero me gustó mucho, me divierte tu forma de narrar lo inenarrable.
Sobre el segundo no opinaré, me pone muy nervioso...


Saludos, escritor.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
Sí, es una reposición, por eso te suena....Eso de "la madre de mi placer", me encanta.
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Echarte uno cada diez días ? De qué me estás hablando ? De escribir ?. Cada día te comprendo menos, flaco....
El primero es justamente eso, una narración de algo inenarrable, puramente sensitivo. En cuanto al segundo....¿te ponés nervioso si te hablan de placer? No me vas a decir ahora que me saliste purista...?
Saludos.

Una ET en Euskadi dijo...

En el anterior te dejé un comentario ¿Qué pasó que no salió? Mas tarde leo este y tambien comento
Besos
Agur

Carlos Paredes Leví dijo...

Una ET en Euskadi:
No tengo ni idea del comentario....debe ser alguna jodienda cibernética....
Un saludo.

Una ET en Euskadi dijo...

No hay dudas de que algunas vidas y/o algunos días de nuestras propias vidas se aguantam mejor borracho o dormido.
Me parece que ESE OTRO es tan cobarde como "la madre se sus placeres" (esa frase es un acierto) La tendría que haber esperado de pie y con la puerta abierta para pedir explicaciones (Como lo habría hecho MI Fortu)

Carlos Paredes Leví dijo...

Una ET en Euskadi:
Claro, porque Fortunato, Leví e incluso Mauricio, no aceptan componendas; o se les da todo, o no quieren nada.
Un saludo.

mi despertar dijo...

llegué
te
leo, me
gusta
me voy
y vuelvo

Abrazos desde éste lado

Remembranza dijo...

Antes:basta de predecir, dejar fluir es mejor.
Opere a ese personaje del dolor por haber perdido lo que hubiese sido una pesadilla.
Un abrazo

Remembranza dijo...

Ese otro:no es placer ser dueño de una mentira.
Un abrazo

Ma. Candela dijo...

te voy a prestar la frase, en serio me gusta mucho!

Algunas veces es más sincero procurarse placer a duo que contarse un cuento enamorándose solo...

:)

Carlos Paredes Leví dijo...

Mi despertar:
Gracias. Regrese cuando guste..
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Me ha dejado usted pensando....
Yo soy pretencioso en eso de los afectos, así que no me banco las medias tintas. Para eso, prefiero no tener nada, y ya estoy viejo para encuentros puramente materiales....tengo déficit de frivolidad.
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
Visto así......

Ichiara dijo...

Bueno, en ambos casos la figura masculina está falta de compañía sincera, aunque uno ha dejado su cuerpo a gusto.

De todas formas, el no hacer frente a la situación pone al señor en una posición bastante derrotista, no parece dispuesto a aclarar quién llamaba, lo cual me hace pensar que, bien servido de momento, puede llegar a hacerle compañía al primero.

Dos relatos muy bien encajados.

Un besote

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Hay gente que se autoengaña a sí misma y huye hacia delante sin querer saber, por miedo o mera cobardía....
Yo, personalmente, hace tiempo que dejé de creerme mis propias mentiras....
Un saludo.

PD: Ya estoy en el año 5769 ¡

aa maria parente dijo...

Que va a hacer el pobre hombre ,por lo menos queda compensado con el placer.
El otro relato tiene el dramatismo que Ud sabe dar a lo que escribe"bien en serio".

ana maria parente dijo...

Felicidades por las fiestas

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Gracias por la felicitación....vamos a ver cómo se presenta éste Año Nuevo...
El placer sólo compensa si uno anda escaso de pretensiones...y, el dramatismo, a veces se me presena así, tal cual, y yo sólamente lo plasmo.
Un saludo.

Frabisa dijo...

Magníficamente narrados los dos, pero si se trata de comentar la esencia de cada una de las historias, ahí va..

El hombre del primer relato es de ese tipo de personas que desprecio. Dejarse ir, matarse poco a poco, es sencillamente de cobardes y para ellos no hay lugar en esta selva en la que vivimos.

El segundo hace bueno el refrán que dice "la curiosidad mató al gato". Tu protagonista ha ido en busca de información y resulta que lo averiguado no le agrada, ahora tiene que digerirla y ha decidido dormir antes, me parece muy sensato.

un beso

Carlos Paredes Leví dijo...

Frabisa:
Yo no desprecio a tipos como ése. SIento piedad por ellos; a fin de cuentas no aguantan su vida, la padecen como pueden y no joden a nadie....El desprecio lo dejo para los hipócritas y otro tipo de personajes...
En cuanto al segundo post....yo estoy hecho de otra pasta, y no creo que pudiera dormirme. Me bulle la sangre...
Un saludo.

Juan Pablo dijo...

Shaná Tová!

Carlos Paredes Leví dijo...

Gracias, compañero. Yo también te deseo cosas buenas, a vos y los tuyos..
Un saludo.

Ichiara dijo...

Vaya, no sabía, feliz año 5769. Salud y bonanzas para Usted y los suyos.

Besos

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Muchas gracias. Lo mismo os deseo a vosotros.
Un saludo.

Sensai dijo...

Hubiera hecho lo mismo en la segunda historia: Levantarme y poner mi oído como si fuera una perra (queda feo) y escuchar. Luego correr sigilosa y quedarme en vela interpretando cada frase una y otra vez ... y como algo ya se habría roto sin remedio, ni siquiera lo consideraría para el placer.

Pero soy tan primitiva ...

Saludos.