viernes, 20 de junio de 2008

LEVANTE. O NO (III)


Dejé que el teléfono sonara varias veces antes de levantar el tubo.
-¿hola?-pregunté sospechando que sería ella
- Hola,soy Liliana….¿tenés algo que hacer ahora mismo?
- No…..no tengo nada que hacer – respondí vacilante, como si lo estuviera pensando.
- ¿te parece si vamos a correr un rato por el parque? Ando desentrenada, y como vos me dijiste que acostumbrás a hacerlo, pensé que podríamos…..
- Claro, ¿te va bien en veinte minutos en la puerta del Ombú?
- Perfecto, nos vemos ahí en un ratito
- Chau

Tras un recorrido de media hora, lo cual no estaba nada mal para su retorno a un hábito que tenía olvidado, nos sentamos en un banco a descansar. Verla sudada, empeñándose en recoger sus mojados mechones de cabello detrás de las orejas, con la ropa pegada a su cuerpo y las mejillas perladas de líquidas toxinas, me produjo una fuerte sensación de deseo. Inmediatamente comencé a divagar sobre cómo sería hacerle el amor en ese mismo momento, así como estaba, empapada y exhalando sexualidad por su poros abiertos. Imaginé mi lengua sintiendo el sabor acre de su piel húmeda recubierta de sudor, mis dedos palpando el adherido tejido de su ropa interior y todo mi cuerpo estremeciéndose ante la calidez de su piel y su pulso acelerado por el ejercicio. Me veía avanzando irreverente por su geografía, seducido por entrecortados gemidos, hasta conformar una maraña de sensaciones culminadas en un febril acoplamiento de cóncavo y convexo. Tranquilo y sin pausa descubriría sus formas y sus vértices confirmando que, en sus angulosidades, encontraría un lugar anhelado desde hacía tiempo y el porqué de mi retorno a una ciudad abandonada durante décadas. Comprendí que en la vida de un hombre, hay una imagen de mujer que es una explicación secreta de los triunfos y las derrotas, las claudicaciones o las ambiciones desbocadas. Con un leve movimiento de cabeza me sacudí, de un golpe, tanta divagación y la miré. Noté la atracción de sus ojos azul y no pude reprimir la necesidad de tocarla, acariciando su mejilla y rozando sus labios con los míos mientras mis dedos pasaron a hundirse entre los cabellos de su nuca.

- ¿querés venir a cenar a casa? – propuse de repente
- Me encantaría – contestó de inmediato
Le di la dirección y establecimos la cita para hora y media más tarde. Justo antes de separarnos, cuando casi había perdido las esperanzas, me hizo la pregunta que yo llevaba aguardando, interesado, desde que me llamó por teléfono.
- ¿por qué ayer no me preguntaste si podías subir?
- ¿querés que sea sincero? Mirá, primero porque intuí que era una pregunta con trampa, una prueba a la que me sometías pero, sobre todo, porque pretendo ser una excepción en tu vida…..como ves, no puedo ser más franco….aún cuando a lo mejor me estoy excediendo en la sinceridad….
- me gusta que seas tan claro y que no utilicés subterfugios ni tácticas….

Llegó a la hora convenida, sin retraso, y la recibí con unas rebanadas de pan tostado con tomate triturado, aceite de oliva y jamón mientras un tinto español se asentaba eliminando vapores en un decantador de cristal checo. En el horno, se asaban unas milanesas a la napolitana con papas, que más tarde untaríamos con manteca y sal, y un oporto vintage nos miraba fijamente parado junto a la cafetera. Durante la cena, charlamos de nuestras cosas, en tono de confidencia creciente, poniéndonos al día sobre aspectos de nuestro pasado. Ella había estado casada con un norteamericano del que se divorció porque quería un hombre y no un hijo. Yo, le conté, me había separado de mi ex por lo contrario; no me bancaba el maternalismo con me trataba y mi relación con ella pasó a ser como ése tipo de amistades que un hombre tiene con una mujer a la que no desea. Absortos ante el avance de las palabras por un sendero sin retorno, descorchamos una segunda botella de vino y nos despojamos de los restos de pudor y precauciones convencionales, dejándonos conducir únicamente por un gozoso ejercicio de imprudencias, antes de que Liliana me extendiera su mano sobre la mesa. Se la estreché y la conduje a mi cuarto para así cumplir dos destinos, al amparo de un murmullo de ilusiones y el merecimiento de ser queridos.

30 comentarios:

Polakia dijo...

Yo siempre digo que la actividad física es el mejor estimulo de la mente.
Muy hot sus fantasías le voy a decir, me gusto mucho esta faceta del personaje... se ve que el corte de pelo le liberó la imaginación.

Saludos

Ichiara dijo...

Polakia lo bordó, muy hot la cosa. Qué derroche de sensualidad en la ecena del parque. Me recordaba las nueve semanas de la Basinger en la escalera del metro, toda mojada. Por descontado que el corte de pelo le favorece: anda Ud muy guapo. Y con Liliana sudorosa a un lado y Lisa sequita al otro no quiero ni pensar en el capítulo próximo.

Muy bueno Leví, un beso.

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
Mi imaginación siempre anda liberada, y ni le cuento si anda Lisa Edelstein por medio......me imaginé cada cosa en el hospital donde trabaja, vestida con bata blanca y el pelo recogido en una coleta ¡¡¡¡¡ Si los quirófanos hablaran.....¡¡¡
Yo nunca dejo de salir a correr o hacer algo de pesas o algún otro ejercicio que me ayude a liberar energía y estrés. El cansancio físico es bueno para mi castigada mente.
Un saludo, rosarina y saludo de mi parte a su paisano desaparecido.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Sí, con Lisa sólo pienso en derroches....
No sé si habrá próximo capítulo; el verano comienzo muy tórrido y yo ya ando viejo para tanto trote....Lisa, Liliana y alguna otra menos virtual con ganas de estrenarse en cartelera...
Un saludo pero, no es muy bueno sino una mera pavadita.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Pase por casa de Polakia y verá lo lúcida que es esta chica en sus pensamientos....
Saludos.

Ah, hace un ratito le mandé un mail...

Frabisa dijo...

A veces todo es más sencillo de lo que imaginamos. Solo hay que dejar fluir y no pensar por los demás.

un beso

Ichiara dijo...

Carlos, pasé por su casa y me gustó lo que leí. También su mail. Salgo ahora de batida en busca de mi gato.

Carlos Paredes Leví dijo...

Frabisa:
Sí, eso es cierto pero, a veces, una de las partes se deja vencer por los miedos o no consigue desprenderse de pesados lastres del pasado o....
Por eso quise que, en este caso, las dos partes implicadas se entreguen a la relación convencidos, sin ofrecerse garantías pero sin engañarse, con valentía y sin prejuicios.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Ya se lo dije....
Le deseo mucha suerte en su batida, y ya me contará.
Un saludo.

Makiavelo dijo...

Maestro, lamento la tardanza pero la preocupación por ver again a Raphael gratis en las catacumbas del siglo XXI era todo un desafío, al final me conformé con verlo por la caja tonta.

El tiempo perdido lo recuperaé este fín de semana y te visitaré varias veces para ponerme al día.

Saludos.

ana maria parente dijo...

Que febrilidad con la llegada del verano.Se han despertado las pasiones a todo lo que da!
Lo de cóncavo y convexo está igual que la madera machembrada.
Me siento muy satisfecha que don Kalman haya decidido concretar su amor.
Que el fuego no se apague y que disfruten de la vida que es hermosa en verano.
Pero...me olvidaba que esta gente está en Buenos Aires ,y con las cacerolas y con los piqueteros de D'elia ¿por eso estaba traspirada en pleno invierno esta muchacha buena moza?.
Vamos a imaginarnos que andan corriendo en parques ,digamos, de Barcelona y luego cenan en un departamento con vista al mar.

Polakia dijo...

Bien que hace en no contenerla, sino nos termina comiendo la cabeza y no hay actividad fisica que alcance.
Para mi tambien es una descarga incomparable. Estuve un par de meses sin poder ir al gym por una tendinitis y estaba como loca y sobre todo, desganada.
Ahora que retomé, me cargó de energía, física y mentalmente.

... mejor ni me hable de hospitales que se me vienen muchos recuerdos a la cabeza y no va haber dignidad que me frene.

(deje de hacerme propaganda que van a pensar que le pago)

Disfrute del calor de por alla que aca el frio nos esta comiendo los huesos.

Saludos

Adriana Lara dijo...

biennnnnnnn, la doctoraaaaaa

Alicia dijo...

Leer este tipo de historias y tan bien recredas, no es saludable...en una noche de tanto frío y lluvia en Buenos Aires y donde ahora si solo hay una copa de vino!! Eso no se hace!!
Seriamente, por más que usted diga que es una "pavadita" le digo que logra descripciones de gran sensualidad sin caer en obviedaddes ni en imágenes procaces. Muy edificante!
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Ya la echaba en falta.....
A Kalman, ya no lo para nadie. No es un tipo cobarde y sigue manteniendo cierta inocencia y mucha confianza en sí mismo. Con Liliana disfruta de una compañía que le hace bien, sin pensar en negatividades que no sirven para otra cosa que para ralentizar el goce.
No me banco a los piqueteros; gente mediocre que sirve de mercenarios a sueldo del gobierno. Me recuerdan a los camisas pardas alemanes allá por los años 30 del siglo pasado.
Barcelona, Buenos Aires....cualquier lugar es bueno si están juntos. Y si no lo están, se van a esperar y buscar, porque están interesados el uno en el otro y no buscan a otras personas ni ceden a componendas suplentes.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
No, no hace falta que me pague porque lo hago por convencimiento. Usted sabe que yo pienso que nadie plantea ni desarrolla los asuntos sentimentales hombre-mujer como lo hace usted.
A mí, con el ejercicio físico me pasa lo mismo (me parece que es propio de los Aries). Me motiva, me activa, me tranquiliza y me hace sentir mejor conmigo mismo.
Y no, de hospitales no voy a hablar, porque me viene a la mente la Dra. Cuddy y...........

Yo prefiero el frío.
Un saludo, rosarina.

Carlos Paredes Leví dijo...

Adriana:
acá es fotógrafa...

Carlos Paredes Leví dijo...

Alicia:
Me encantan los días de lluvia y vino.
No me gusta lo vulgar y ordinario: hace daño a mis sentidos.
Y sí, sigo pensando que es una pavadita. A ver si en adelante mis textos consiguen mejorar...
Un saludo.

Juan Pablo dijo...

Kalman, dejá de soñar flaco. Esas minas no le dan bola a nadie! Si me hubieras dicho una Raquel, o una Isabel..buá... te lo hubiese creído mas...!
:p

Saludos a Leví.

Ichiara dijo...

Juan Pablo, no entiendo. Qué es dar bola? Lo utilicé una vez, bien es cierto, pero un poco a la ligera, como corresponde a mis cascos, jajaja.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Me dijo Kalman, para que le dijera que: ¿de dónde sacó usted eso?....
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
De todos modos, ahora que lo recuerdo, a usted le gustaba Wanda Nara ¿no?. Lo bueno de esta mina es que, aparte de que le gusta empezar desde abajo puede, tras el coito, hablar de Alejandro Magno, el Renacimiento, Oriente Medio o la cría en cautividad de la foca monje....
Un saludo y a ver si algún día se decide por las minas de verdad y no por las boluditas y/o las escuálidas.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
No dar bola, es exactamente lo que hacen las minas con Juan Pablo. O sea, por si hay dudas: no le hacen ni puto caso...

Anónimo dijo...

¡ que linda parejita ¡
kiss

Amanda

Makiavelo dijo...

Tras una buena cena, siempre aguarda un buen postre, pero deduzco que la nevera no está obligatoriamente en el dormitorio.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
El postre que aguardaba en la nevera, concretamente helado de Freddo, se lo saltaron....
Un saludo.

Peggy dijo...

Que cena , cuantas calorias ...bueno quizas luego las bajen :)

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Bueno, acuérdese que ambos son deportistas....

©Claudia Isabel dijo...

La naturaleza sigue su curso...
como debe ser.
Me encantó
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia Isabel:
Esta historia sigue el curso que todos desearíamos siguieran las nuestras, sin obstáculos ni hipocresías ni....