sábado, 14 de junio de 2008

LEVANTE. O NO (Continuación)


Era temprano, todavía no habían dado las nueve, y yo ya estaba sentado a una mesa del restaurante esperándola. Apenas había mojado mis labios en el vino mendocino que pedí para matar la espera, cuando ella traspasó la puerta del local, circunstancia que me agradó, en el sentido de que no era de esas mujeres se hacen esperar adrede, perpetrando un comportamiento propio de su género y que siempre me pareció ridículo. Estaba magnífica, con su melena bíblica meciéndose esponjosa al vaivén de sus andares y una sonrisa deslumbrante que suavizaba la dureza que transmitían sus ojos azules y la seguridad de su porte. Vestía un delicado vestido de lino blanco que se ajustaba a su contorno y presagiaba un cuerpo atlético, de músculos fibrosos enroscados con huesos finos y duros. Si tuviera que definir la impresión que transmitía, diría que era la de una mujer iluminada por algún tipo de seguridad mística, capaz de arrugar al tipo más canchero y provocar la envidiosa admiración de las féminas.

Como lo que parecía una costumbre, por el camino, se entretuvo con saludos al personal mientras yo la observaba despreocupado y encantado de que un ser tan extraordinario compartiera la velada conmigo. Cuando por fin llegó a mi mesa, me tendió la mano y la mejor de sus sonrisas y yo, sentí un placer casi sexual cuando mis dedos tocaron los suyos, tan largos, flexibles , elegantes e insospechadamente cálidos.

- soy Liliana

- encantado……soy Kalman

La invité a sentarse con un gesto y me permití servirle vino en su copa. Lo cató y aprobó mi elección con un leve movimiento de cabeza. Enseguida, hicimos nuestro pedido y pasamos a intercambiar informaciones triviales sobre nuestras vidas. Supe que era una fotógrafa de prestigio, formada en Estados Unidos y retornada a su Buenos Aires natal tras un largo peregrinar por las principales capitales europeas. No estoy seguro de los pensamientos que pasarían por su mente en esos momentos pero, en la mía, creía la supersticiosa convicción de estar viviendo un acontecimiento excepcional, el inicio de algo que tendría grandes repercusiones en mi vida. Alentado por una cierta inquietud inhabitual, decidí llevar la conversación a territorios más prósperos, eso esperaba, que los del mero formalismo.

- ¿te sorprendió mi nota del otro día?

- Sobre todo me intrigó, y por eso estoy acá……hoy en día ese tipo de actos son insólitos…..los hombres se suelen dirigir a mí de un modo tan poco original que siento hastío apenas adivino sus intenciones de acercarse, con las banalidades de costumbre y aparentando una seguridad de la que, mayoritariamente, adolecen….por eso el otro día fingí indiferencia ante ti….una indiferencia casi insultante….

- de no haberte comportado así, no te habría escrito esa nota y hoy no estaríamos acá compartiendo mesa….y no es que me gusten las mujeres difíciles porque tenga que demostrarme algo a mí mismo, sino porque adiviné que sos una mujer nada ordinaria y tenés una personalidad desconcertante….

- ¿sentiste un impulso de escribirme esa nota o lo estuviste madurando un rato?

- fue un impulso súbito, irrefrenable, o quizás no irrefrenable pero yo preferí darle salida……

- mejor así….en los excéntricos hay fuerza mental, de carácter y cierto valor que por desgracia ya casi no se ve en nuestros días….

- mirá….lo hice porque me sentí atraído por vos nada más verte y sé que seguro que te lo dijeron muchas veces pero, una vez más, no te va a hacer mal….yo no soy un hipócrita y estoy demasiado viejo y cansado para seguir haciendo teatro….

El resto de cena seguimos charlando en los mismos tonos, con intención de sincerarnos, seducirnos y expresarnos con agrado del otro y de nosotros mismos. Yo ya le había confesado mi atracción por ella y tenía los suficientes elementos para saber que era correspondido. Por eso la cena se demoró con un whisky tras el postre y el café y por eso nos mirábamos con tanta atención, intentando adivinar qué pasaba por nuestras mentes. Tras abonar la cuenta, salimos a la calle y nos pusimos a caminar hasta llegar a la puerta de su edificio, distante del restaurante no más de cinco cuadras. Nos dimos un leve beso en los labios y cuando ya me volvía para la mi casa me preguntó:

- ¿no me vas a preguntar si podés subir?

- no – respondí con media sonrisa

- gracias.

46 comentarios:

Alicia dijo...

Buena segunda parte... no siempre las segundas partes fueron malas vió?, sobre todo si ha quedado la inquietud y curiosidad de dónde agarrar la historia... ahora veremos por qué el protagonista no avanzó más... tal vez solo para saborear lentamente el instante, pero no me queda claro cómo pudo recibir el gesto Liliana... creerá que es un histérico o lo tomará como todo un gesto incierto de "caballerosidad", como un desaire, o simplemente una pausa antes del capítulo central... veremos si continúa...
Saludos y buen fin de semana

ana maria parente dijo...

Pero don Kalman a ud le gustan las indiferentes ,pero si las namis se entusiasman con Ud que a lo mejor es algo atrayente ,las rechaza sin miramientos.
Ud don Kalman ha de ser aries con ascendiente en aries.
Me puede decir como hacen estas pobres muchachas para conservar su amor.?

ana maria parente dijo...

Ah no tuve en cuenta la otra alternativa,perdone don Kalman.
Es que como por argentina hay gente que anda recomendando leer la torah todos los dìas a Ud se le puede haber dado por conservar la virginidad de las mujeres.

Makiavelo dijo...

Por esos andares chévere, pensé al principio que podía tratarse de la mísmisima Judith, la de Olofernes.
Tal vez una Cleopatra del Siglo XXI, pero a medida que avanzo en la lectura me doy cuenta que está más cerca de la Betty Joan Perske y de la Mata-Hari.
Delata que pasa mucho tiempo andando, puede ser una prueba para fidelizar, y consecuentemente debe tener los muslos prietos.

A simple vista morena -por el Sol-.

A todo esto buenos dias. Las ninfas madrugaron con los primeros rayos del sol.

Carlos Paredes Leví dijo...

Alicia:
Yo creo que la pregunta de ella tenía trampa y si él hubiera dicho que sí, que quería subir, todo se habría derrumabado.....ella lo estaba poniendo a prueba y él lo intuyó.
Ya veremos cómo continúa, si es que lo hace.....ahora la pelota está en la cancha de ella, que tiene el teléfono de él....
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Yo soy Aries con ascendente de tipo bien jodido.
Kalman anda buscando una mujer distinta, compleja pero sin complejidades al pedo, es decir, de esencia y no de pose. Por eso siempre huyó espantado cuando alguna le declaró, sin pudor alguno: "yo soy muy rara".
Ni Kalman ni yo tenemos nada que ver con esos puristas étnicos y de la fé que se otorgan el don de poder decidir el pedigrí de los miembros de la tribu.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Espero que si resulta una Judit, no le corte la cabeza y la verdad, es que la imaginé con un atractivo distinto del de Lauren Bacall.....y algo menos insolente en los diálogos (me viene a la mente los de "El sueño eterno")...
Pasear no sólo ayuda a endurecer los músculos de nuestras piernas, sino que nos acerca al conocimiento.
No me diga que no se la imaginó, con su piel morena por el sol contrastando con el blanco de su ropa y sus piernas perfectamente torneadas y endurecidas...????
Un saludo.

Makiavelo dijo...

También de Cleopatra, pero esa estuvo bien escoltada por Cesar y Marco Antonio.
Me voy corriendo, que es la hora a la que dan de comer a los viejos.

Hasta luego.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Vaya, vaya, y no los drogue con esas tisanas tan de su gusto...
Un saludo.

Juan Pablo dijo...

Me encantó la parte en que se dan la mano. Creo que es el instante más intenso de cualquier relación.

Lo demás también me gustó, naturalmente, pero pensé que Kalman pateaba para el otro bando...
¿será por eso que no aceptó subir?

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Sí, lo de la mano tiene mucho significado.
Kalman no aceptó subir porque quiere una relación única, diferente, y a ella le ocurre otro tanto, por eso le dijo "Gracias" cuando el dijo "no".
Era una pregunta-trampa, como apunté a un comentario de Alicia.
Un saludo.

Juan Pablo dijo...

Si bien es usted, Leví, el autor de la obra, el final es abierto y, conociendo a Kalman pues, permítame dudar...
:)

Juan Pablo dijo...

Sin duda tiene más encanto su versión, y de hecho es tán inusual que roza la ciencia ficción. Sin embargo ni usted ni yo lo sabemos: Kalman es un pillo y supongo que lo dilucidaremos en un futuro post.

Saludos cordiales.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
No sé si es un pillo pero intuye que la pregunta de ella va cargada de intención. Así que si dice que sí, ella le va a cortar y si dice que no, gana posiciones para el futuro y sentar las bases de una relación cargada de significado y originalidad....
Un saludo.

Seguramente él, a estas alturas, busque algo diferente a lo que tuvo.

Ichiara dijo...

Ya decía yo que llamaba, estaba claro, y parece que todo marchó por buen camino. La preguntita final es una trampa de Kalman (perdón, del escritor), jajaja, qué bien se ponen los hombres cuando son ellos los que cuentan.

Su negativa, no obstante, no hace sino acrecentar su atractivo de hombre un tanto misterioso. No sé yo si la de muslos prietos hubiera preferido tensarlos unas horitas esa noche.

Muy bueno, para variar. ¿Subirá la próxima?

Un saludo

PD: Creo que el retorno de su primo a Buenos Aires es premonitorio.... Ahora sólo falta que Usted levante pronto el vuelo para un reencuentro en Corrientes. Y me temo que no me equivoco si le digo que ya le veo por los aires.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Kalman, a estas alturas de la vida, es intuitivo y sabe cómo comportarse ante una mujer. En este caso que nos ocupa, una del tipo extraordinario, tiene que cambiar de códigos y rodearse de un aura que le confiera un caracter único por el que ella se sienta atraída.....Él, sabe cómo hacerlo y por eso, que no por falta de ganas, respondió que no a la dichosa preguntita.
Acaso quiera que esta mujer sea la madre de sus cachorros...

Lo de mi primo es un indicador, me parece, y como diría nuestra buena amiga Raquel: "¿Será de D-os?".

Un saludo.

ana maria parente dijo...

Don Carlos,no me conteste Ud.
YO HABLO CON EL PERSONAJE.
El tiene su vida propia
Entendió lo que es vida virtual don Carlos.Sus personajes se le independizan.
Es un poco difìcil Ud don Kalman,pega un rechazo tan intespectivo.
Si no es así,adonde quiere llegar?
Ya su venus natal tiene que estar en aflicción.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
En este caso concreto, hay paralelismos entre el personaje y el autor, o sea, yo mismo.No es casual que se llame Kalman. De hecho, una posible adopción hebraica de mi nombre sería Kalman Pardés.
Yo, si me topara con una mujer como la del texto, me gustaría entretenerme prorrogando el juego de la seducción; notas escritas, una negativa a una pregunta incitadora de placeres, etc.
A mí, como al personaje, también me gustaría tener cachorros que heredasen el pelo bíblico de la madre....
En fin, es lo que hay. Un saludo.

PD: Le contesté yo, porque Kalman estaba en la ducha.

ana maria parente dijo...

Perdón Carlos,tanto pobrecito le afectó a Kalman su propio rechazo?
No se me vaya a enojar eh?Yo le hablo al personaje aunque sea su otro yo.
Distinto es cuando le hablo a su yo.
Carlos no sabe el bien que me hacen sus personajes este dìa que en Argentina todo està despelotado y a mi me amarga.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Qué rechazo ??? me temo que me estoy perdiendo en una madeja de personajes y mí mismo....
Sí, me entero a diario de lo que acontece por las Pampas...
Un saludo.

Alicia dijo...

Carlos: Si usted est� perdido... imag�nese sus novatos lectores! Dudamos ya de padecer alguna ezquizofrenia o bipolaridad o alguna psicopatolog�a a�n no nominada. Preferimos encuadrar por ahora todo dentro de la ficci�n.
Saludos desde estas pampas complicadas, por hombres complicados.

ana maria parente dijo...

Pero Kalman se está calmando con una ducha ,si fué Ud el que no aceptó el ofrecimiento?
Perdone ,Kalman con estos refriegues en las pampas chatas estoy media zafada.

Carlos Paredes Leví dijo...

Alicia:
La verdad es que ahora mismo ya no sé si fuí yo o Kalman el que no subió al departamento de ella, o si yo subí y Kalman esperó abajo o si subimos los dos y montamos un trío o qué carajo pasó aquella noche......
Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
No, Kalman se dió una ducha porque siempre se la da antes de acostarse. Le relaja y duerme mejor.
Kalman le dijo que no a conciencia, convencido de que era lo mejor. De lo contrario, hubiera retornado a su casa diciéndose durante todo el trayecto: "Pero qué boludo que soy" y lo cierto es que no fue así. Más bien estuvo orgulloso de la negativa, porque de haber dicho que Sí, ella le habría contestado que lo imaginaba diferente y que, en realidad, resultaba ser como los demás hombres....
Un saludo.

ana maria parente dijo...

Pero con una mina semejante a la del retrato,Kalman es bastante calman,NO LE CREO LO DE LA DUCHA.
Ahora este Kalman calman ,que seguro que de bailarín clásico no tiene nada,que pretende :amor sincero o hacerle el cuento a la pobre mina y enamorarla?
Gracias por poder conversarcon Kalman a mi me calman de las cosas que están pasando ,creéme Carlos Kalman.
Es un blog literio terapéutico.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
A la vista de la foto se hace más comprensible porqué Kalman contestó que No a la pregunta trampa. Porque le gusta esta mujer y quiere que permanezca en su vida durante mucho tiempo. Quiere hacer bien los deberes y no meter la pata por precipitación. Ya está imaginando cómo sería la descendencia fruto de su cruce con ella. Cómo encendería las velas del shabat o cómo se pasearía por la casa en ropa interior color negro (tampoco le quedaría mal el blanco....).
En fin, que se da una ducha a ver si se relaja y duerme, porque la excitación de un futuro deseado le inquieta demasiado para el descanso.
En cuanto al blog, hay momentos que tiene propiedades lisérgicas....
Un saludo y decirle que me encanta recibir sus comentarios (entre usted y yo; tengo cariño y estoy orgulloso de la inteligencia de mis habituales).

Polakia dijo...

Un minimo de misterio es indispensable para que se torne mas atractivo. Pero nada sobreactuado.

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
Sí, el tipo no quiere que, por un calentón, una historia que promete salirse de las normas habituales, se diluya en la nada....
Un saludo.

ana maria parente dijo...

Gracias,Carlos yo lo único que no entiendo es porqué la cabellera de la piba buena moza es bíblica?.Será que a don Kalman también se le da por la torah y en sus estudios biblicos, por ciertos detalles, ha descubierto que la reina Esther tenìa una melena seductora.
Buen gusto el de don Kalman y espero que sus buenas intenciones se le cumplan.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Ese tipo de cabelleras son las que imagino en Ester, Judit y otras judías de la antigüedad (no cabe duda del aspecto semita de Lisa Edelstein).
No, Kalman no es un tipo religioso, lo cual no es óbice para que le de por la mística y la metafísica pero, esto lo logra, caminando por la calle o parándose ante la ventana a ver como llueve o probando un vino reserva de buena añada o.....contemplar el cuerpo desnudo de Liliana contrastando contra la blancura de lino de las sábanas o.....
Espero que sus intenciones se cumplan. Ahora, él está en mis manos o yo en las suyas (no lo tengo claro).
Un saludo.

Peggy dijo...

Lo excentrico tiene su morbo....siempre he pensado que para serlo en este mundo de masas aborregadas se debe tener un caracter excepcional

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Coincido plenamente con usted....
Un saludo.

Alicia dijo...

Creo que Kalman ha recobrado lo esencial. En los tiempos que corren; hoy lo sencillo, lo directo, lo espontáneo sin estridencias ni complicaciones, la seducción sin juegos perversos ni artilugios morbos han pasado a ser excepcionales. Apuesto que Kalman está en buenas manos y viceversa.
Saludos de feriado en Buenos Aires

Carlos Paredes Leví dijo...

Alicia:
No sé porqué, pero me vino a la mente una frase que me dijo una ex novia con la que había roto (allá por finales de los 90): "Carlos, bancáte el amor". Desde entonces, siempre lo hago, por eso me gustan las historias como las de Kalman.
Un saludo.

Alicia dijo...

Usted lo ha dicho, Kalman intuye un camino donde esta vez aprehenderá lo que significa "bancarse el amor" y tal vez descubra que la valentía no pasa tan solo por romper estructuras o conductas, sino por asumirlas y sostenerlas con cuidado y respeto, precisamente para proteger y preservar el amor, desde el descubrimiento de este nuevo paradigma sin necesidad de romper otros.
Dígale a Kalman que estamos como en el cine... pochoclo en mano, ansiosos, esperando que empiece la tercera parte.
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Alicia:
Bueno, no sé si habrá continuación....tengo miedo de engancharme con el personaje y al final confundir su vida con la mía propia....
Bancarse al amor, es asumir lo que se te presenta en el camino cuando querés a alguien. Yo, en aquella ocasión, no quise adquirir ciertas responsabilidades y actúe de modo inconsciente y egoísta. Me equivoqué y ése consejo que me dieron fue uno de los mejors que recibí en mi vida. Por eso digo, y repito de tanto en tanto, que para amar a alguien (no hablo de tener cariño o simplemente querer) hay que tener valentía. Usted ya sabe qué quiero decir.
Un saludo.

Alicia dijo...

Si, sé qué quiere decir, y eso de amor/valentía, también lo he aprendido, a veces uno aprende tanto por exceso como por defecto, indefectiblemente he comprobado que una no coexiste sin la otra, por lo menos en la misma persona.
Esperemos que usted Carlos tenga la lucidez para diferenciar la historia de Kalman, y déjelo volar... no lo atrape en su propia confusión.
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Alicia:
No se preocupe, que yo ya tengo las cosas claras. Le recomiendo que se pase por el blog de Isabel Chiara. Su último post trata de esto.
un saludo.

mi otro yo dijo...

Hola
Me encanto que le dijera que no. Espero segunda parte y hasta una tercera.

Te dejo saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Mi otro yo:
Sí, eso de decir que no a semejante proposición es algo tan raro en nuestros días.....quizás por eso, las personas sensibles e inteligentes aún valoren los gestos excéntricos, quizás el amor sólo se pueda entender desde la valentía....
un saludo

©Claudia Isabel dijo...

Se nota Carlos, que Kalman sabe muy bien lo que quiere y va por eso; de la misma forma que sabe que ella no es una mujer del montón, pero se las trae...veremos que ocurre finalmente
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
Sí, Kalman sabe muy bien lo que quiere; una relación distinta con una mujer diferente y única.
No sé si habrá continuación....
Un saludo.

Idea dijo...

Lo mejor, precioso relato y muy bien escrito, un placer leerte.

Carlos Paredes Leví dijo...

Idea:
Gracias, pero tampoco es para tanto...
Un saludo.

Adriana Lara dijo...

mmmmm, y qué va a pasar?

Carlos Paredes Leví dijo...

Adriana:
Y a usted qué le gustaría que pasara??