viernes, 18 de abril de 2008

Inicio de novela con Yair Bensusán como personaje central (única entrega)

No debía de tener más de siete u ocho años cuando tía Rut me regaló mi primer libro. Un ejemplar de “La isla del tesoro”, de Stevenson, encuadernado en cuero verde y con ilustraciones en el interior. Sin embargo, pasada la infantil euforia, no me interesé por las vicisitudes de Jim Hawkins hasta varios años más tarde, quizás incluso después de haber tomado mi Bar -Mitzvah si mal no recuerdo. Había demasiados libros esparcidos por las estanterías de la casa y tal vez por eso, por tenerlos tan al alcance, no obtenían de mi más que indiferencia. Prefería jugar al fútbol con mi hermano Alberto, dos años mayor que yo, salir a pasear con nuestro perro de entonces; un fox terrier de nombre “Alain”, o entretenerme con los soldaditos de plomo, ésos que mi abuela siempre me advertía no me los metiera en la boca porque eran tóxicos.

Fue en la adolescencia cuando comencé a interesarme por la lectura. Hasta entonces, mi actitud provocaba cierta preocupación en mis padres, que temían acabara convertido en un salvaje o algo peor, en un iletrado. Por el contrario, mi hermano devoraba cuanto libro caía en sus manos desde que apenas aprendió a leer y comenzó a escribir desde muy temprano. Era previsible su futuro como periodista de altos vuelos, con un largo periplo por distintos países hasta radicarse en Francia y convertirse en una de las firmas de referencia del diario Le Monde. Yo, no llegué a tanto pero, siguiendo la elección de Alberto, me licencié en Literatura Comparada por la Universidad Hebrea de Jerusalem antes de encaminar mis pasos por otros derroteros. Con un intelectual en la familia había de sobra y a mí me llamaba la acción.

32 comentarios:

Remembranza dijo...

El gusto por la lectura tiene sus tiempos, impuesta no resulta placentera.
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Estoy totalmente de acuerdo con usted. Yo mismo, sin ir más lejos, no comencé a leer hasta una edad similar a la de mi personaje.
Un saludo.

Juan Pablo dijo...

El primer ejemplar es para mí. No tenés excusa, canté.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Bueno, trato hecho, ahora sólo falta que escriba el resto....
Un saludo.

Laluz dijo...

Sacaste el comentario que hice anoche. Qué feo, CePeEle, es no se hace eh?! Muy feo...

Laluz dijo...

Laluz dijo...
Estás loco? Cómo vas a publicar esto?
Esto y lo de tus escritos "perdidos" en el subte, me supera...
18 de abril de 2008 2:08

Carlos Paredes Leví dijo...

Carlos Paredes Leví dijo...
Sólo esto....para engancharlos y que luego compren mi novela

Laluz dijo...

Yo pensaba que la época de la censura había terminado...basta que uno proteste para que lo publiquen...y veo que además lo habías archivado

Carlos Paredes Leví dijo...

Laluz:
Lo tenía guardado porque había borrado el post. Luego, hice alguna breve corrección en el texto y decidí volver a publicarlo. Pensé que entonces ya no tenía sentido el comentario pero como parece que no era así y usted me lo demandó, vuelvo a sacarlo a laluz.
Un saludo.

Marcelo Levit dijo...

Carlos,
te dedico esta frase del genio de Benja Franklin y ojala le brindes al mundo algo digno de leerse y te llenes de $$$.
Exitos !!!

Si no quieres perderte en el olvido
tan pronto como estés muerto y corrompido,
o bien escribe cosas dignas de leerse,
o bien haz cosas dignas de escribirse.

Carlos Paredes Leví dijo...

Marcelo:
Jodido lo tengo....pero si me pierdo en el olvido, quisiera hacerlo cargado de euros, que ahora cotizan más fuertes que el dólar.
Un saludo.

Claudia dijo...

Siguiendo el comentario de Marcelo, prometo que no morirás en el olvido, al menos los lectores de tu blog recordaremos tus posts y las largas pláticas que se forman alrededor de ellos. Pero bueno, lo de los euros nunca está de más.
Buen inicio de novela, no podrías darnos una probadita más?
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
Gracias por sus palabras. La verdad es que no sé si continuaré con ésta novela o iniciaré otra. Estoy dándole vueltas al asunto.
Un saludo.

Claudia dijo...

Bueno, pues no le des tantas vueltas. De sobra sabes que tienes inspiración, talento y personajes suficientes para escribir una o varias novelas. Así que seguiremos esperando.

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
Muy generoso por su parte....
Gracias.

Ichiara dijo...

De momento, con su entrega, sabemos que a Yair le gusta la acción. En otro post anterior nos habló de su resentimiento. Sabemos que fue soldado... Hay tema Leví, para rato, y elegancia en la narración, interés, talento...
Me pido el segundo que salga de imprenta.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Usted exagera.....yo no estoy tan seguro de que esta aventura llegue a buen puerto pero ya veremos.
Un saludo y gracias por su apoyo.

Neurotransmisores dijo...

La lectura es buena si se consume sin excederse.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Neurotransmisores:
Para mí, la lectura es buena si es fluida. Lo malo es que, dadas mis pretensiones literarias, cada día me cuesta más leer sin analizar lo leído y sin, con lápiz en mano, subrayar alguna frase.
Un saludo.

Beduina dijo...

Hag Sameaj Gallego!! para ti, tu familia, y tus personajes
Saludos,

Carlos Paredes Leví dijo...

Beduina:
Todá Rabá y shabat shalom para vos y los tuyos.

Saludos.

Makiavelo dijo...

Maestro, un claro ejemplo de rebeldía temprana ante la imposición jerárquica el de tu personaje. Y un claro ejemplo de recapacitación madura por parte del mismo.
No hay nada como la buena lectura, ayuda a conbatir los vicios y las cefaleas mediúnicas (pajas mentales).

El aperitivo estuvo tan exquito como siempre, espero que emplee más tiempo en la cocina y cuando nos sorprenda con la próxima entrega que por favor sea: Almuerzo y cena (2 en 1), el pack completo y que lo podamos adquirir tanto en Grandes Supercies como en la modesta librería de la esquina.

Saludos. ¡Qué cunda el fin de semana!

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
El personaje siempre fue un poco contra corriente, no por rebeldía sino por ser consecuente con su necesidades vitales.
No creo que haya más entregas y aún no sé cómo terminará el experimento pero le mantendré informado.
Un saludo y muchas gracias.

Churra dijo...

Pues a la espera me quedo que eso de unica entrega no acabo de pillarlo , pero seguira no?(aunque solo hagas una entrega)
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Churra:
Lo que quise decir es que no voy a publicar, en este blog, más pasajes de la novela. De momento un proyecto, un experimento que ya veremos en qué concluye...
Un saludo.

Coronel Kurtz dijo...

Como bien dices, Carlos, ahora sólo resta continuar. Talento no falta así que será cuestión de ponerse manos a la obra.

Un saludo, maestro

Marcelo Levit dijo...

Rectifico:
Que te llenes de Eur Eur Eur.
Exitos !!!

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
Haré lo que pueda, o algo más.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Marcelo:
Gracias por su rectificación.
Saludos.

ana maria parente dijo...

Pero al que menos leìa se le diò por la literatura más profunda.Literatura comparada a nivel universitario.Al otro por el periodismo netamente comunicacional instantaneo.
Una níña que mi madre enseñó a leer y escribir(en la escuela decìan que tenìa retardo) y era hija de la señora que limpiaba en casa ,pasado el tiempo es poetisa premiada.
No leìa cuando chiquita porque tenìa dificultad para hacerlo.
Yo recuerdo haber leìdo LAS MIL Y UNA NOCHE a los 11 años.Papá ,pobre,le recortò la introducciòn.Pero adentro estaban todas las tendencias sexuales y para sexuales habidas y por haber.

ana maria parente dijo...

Este hombre dice dedicarse a la acción.
Pero me imagino que al haber optado por literatura comparada en la Universidad de Jerusalem ,que mi prima Perla pondera como lo más excelso,este hombre tiene que vivir su acción COMO PURA LITERATURA.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
La vida de Yair es un poco literaria. Una existencia heróica que hace que la de uno resulte insignificante en la comparación (hablo por mí)....
Yo tardé en empezar a leer...

Saludos.