jueves, 13 de diciembre de 2007

Llámese amor

Se tuvo lástima de pronto, con el vaso de whisky en la mano y el televisor encendido emitiendo algo que no miraba. Todo, para hacer tiempo y no irse a la cama. Todo para no soportarla, para no escuchar las patéticas peticiones: “díme que me quieres, querido” o la repetida pregunta tras el coito: “¿en qué piensas, mi amor?”. No era la mujer que había soñado y sólo unió su destino al de ella por una mera cuestión de edad……………. y porque pasaba por ahí. Por comodidad, por evitar la soledad, por ser como todos, por pensar que su vida mejoraría se había atado el yugo del tedio, de las costumbres impuestas, porque las cosas le rebasaron y se dejó ir hasta el final, porque se regaló sin siquiera venderse, por las vacilaciones de su conciencia, por imbécil, por no enfrentar al espejo, por …….
- querido, ven a la cama – vociferó ella desde el dormitorio
- ya voy
Apuró el whisky, amargo de condena, y sólo pidió una cosa mientras iba por el pasillo; que, por favor no lo recibiera con una sonrisa.

26 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

JeJeJeJe... este es cruel, Carlos. Jejejeje.
Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
S� un poco s�.
Otro saludo.

Laluz dijo...

Me parece a mí, o para escribir, estás explorando tus lados oscuros?

Carlos Paredes Leví dijo...

Laluz:
Es pura ficci�n...
Un saludo.

Iván dijo...

Me gustó el relato. Aunque el hombre está amargado, aunque ella no es la mujer de su vida, aunque, como dices, 'pasó por ahí', no puede soportar que le sonría.

Me recuerda esto a varias cosas. A Julio Verne cuando el profesor Aronnax, harto de ser el cómplice del capitán Nemo, está a punto de huir del Nautilus y piensa 'una sóla palabra suya podría encadenarme a su lado'; al Evangelio por supuesto, el famoso pasaje que dice: 'Una sola palabra tuya bastará para salvarla'; y a Oliverio Girondo en ese poema donde expresa que sólo no le perdona a una mujer que haya perdido 'la capacidad de volar'. Acaso porque una sonrisa es como un suave y moroso aleteo.

Saludos.

PolaKia dijo...

Cuando uno no puede ni con uno mismo, y no puede enfrentar su realidad, ni la pantomima que genera hacia el otro, encontrar una respuesta agradable, palabras dulces o una simpre sonrisa, nos genera mas dolor que un rechazo o desprecio, que sabemos que es lo que nos merecemos por ser tan cobardes.

Mavi dijo...

Duros sentimientos!!!
No me cambiaría por él en estos momentos, pero mucho menos me cambiaría por ella. Recibir a su amor con una sonrisa y que a cambio te repondan con indiferencia o repulsión, que por muy bien que se finja, siempre es perceptible, debe ser muy pero que muy dañino.
Besos

Peggy dijo...

Pues , que mejor solo que mal acompañado ...los pelmas son terribles para la convivencia ....

Raquel Barbieri dijo...

Habrá que socavar en nuestro interior acerca del por qué deseaamos saber qué está pensando el otro cuando calla, como si el otro no fuera dueño de su silencio (que es lo más íntimo que tenemos las personas)y como si al preguntar, por arte de magia se produjera la respuesta deseada.

Los silencios son un lenguaje en sí mismo (en general mal tomado) cuando no siempre es hablando que mejor nos comunicamos.
Y después de haber hablado con un lenguaje tanto más sutil y verdadero que la palabra, como lo es la relación sexual... esta pareja de la historia me viene a la mente como si ella leyera en clave de sol lo mismo que él lee en clave de fa cuando la partitura está en clave de do...

Me gustó, Carlos.

Saludos :)

Ma. Candela dijo...

ójala lo reciba con uno de esos dolores de cabeza que el Advil no quita...

Carlos Paredes Leví dijo...

Iv�n:
A veces se encara consigo mismo por la vida que lleva pero, volver� a anestesiarse, agarrado a un gesto o una sonrisa, y continuar� con su d�a a d�a.
Gracias y un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
Uno se acostumbra a todo, incluso a convivir con su cobardía..
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi:
Algunos, y algunas, se conforman con que "parezca amor". Triste ¿no?.
Un saludo y me alegro de volver a verla por aquí.

Pradero dijo...

Que se joda por boludo. ¿o no?

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Los pelmas son terribles para todos y desgraciadamente hay tantos ..¡
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
Me alegro que te gustara.
En cuanto a lo otro, yo siempre digo lo mismo: ¡Cuánto ganarían algunos con el silencio¡¡¡¡
Saludos por partida doble.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma.Candela:
Ojalá se dé la vuelta y se duerma, piensa él mientras se encamina al dormitorio...
Saludos.

PolaKia dijo...

Uno puede acostumbrarse, y engañar a todo el mundo ... pero a uno mismo no.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
Por lo menos no todo el rato..
Saludos

Ichiara dijo...

Es que la actividad mental de la mujer es diferente a la del hombre. Y cuando nosotras preguntamos en exceso, vosotros calláis por defecto. De todas maneras, la convivencia agota cualquier actividad mental, sea del género que sea.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Todo lo que un hombre dice a una mujer es susceptible de volverse en su contra, m�s tarde o m�s temprano.

Makiavelo dijo...

Si el romance es invernal le queda el consuelo de una cama caliente, aunque sea con un cardo al lado; pero amigo, si es en verano y encima le sonríe, mejor le iría tomamdo el camino de la puerta.

Es que eso de vivir con un loro, que además canta y chilla, debe ser agotador.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Este me da que es de los que ni siquiera queda con los amigos para ir al bar a ver el f�tbol.
Un saludo.

Ijon Tichy dijo...

¿Pura ficción?

Dejémoslo en ficción probable.

yomisma dijo...

¿Sabes que hay muchas mujeres en esa situación?.
Ella es la victima de un hombre que se merece todo el aburrimiento, hastío, desilusión y amargura que la vida le dá.
Ella es la única que tendrá agallas para decirle un "Ahí te quedas" cuando se dé cuenta de los sentimientos de su pareja.
Y se dará cuenta, te lo digo yo jajajaja. Las mujeres a veces somos lentas en darnos cuenta de determinadas cosas, pero cuando nos enteramos.........

Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Yomisma:
S� sin duda debe de haber muchas m�s mujeres que hombres en esa situaci�n...pero parece que poco a poco, las cosas van cambiando.
Las mujeres sois m�s contundentes cuando tom�is decisiones, o al menos a m� as� me lo parece.
Un saludo.