viernes, 13 de abril de 2007

¿Cómo cambiar?

Como si el movimiento evitara el recuerdo de amarguras pasadas y la reapertura de heridas mal cicatrizadas, salí de casa con la intención de pasear por una tranquila zona de casitas bajas, jardines y escaso transito de vehículos y personas. Mi paso rápido anestesiaba, de alguna manera, el acoso de una vasta gama de emociones ya conocida y temida. Caminaba, caminaba y caminaba, lanzando fugaces miradas, con la mente puesta en blanco, a las construcciones de principios de siglo con las que me cruzaba y los escasos perros que a esas horas eran paseados por sus, para mí, invisibles dueños. Todo iba bien, sin sentimiento no hay dolor, sin pensamiento no hay dolor, y sin dolor todo se vuelve más hermoso. Cuando regresé a mi domicilio, entré por la puerta exultante ante la, un tanto abstracta, perspectiva de nuevos horizontes vitales. A modo de homenaje por la intuintiva esperanza de recomenzar a vivir bajo la tutela de una nueva luz, o si no nueva extinguida hacía mucho tiempo, abrí una botella de buen vino. Saboreando el preciado caldo, encendí la radio y me puse a cocinar. Apenas llevaba unos minutos de moderado disfrute, cuando a mis oídos llegó la melodía y la letra de una canción de mi pasado, de esos tiempos cuyo evocación quería eludir. Apagué el aparato, y comí con desgana, bebiendo un vino que se había tornado amargo, contaminado por el abatimiento y el derrumbe de cualquier esperanza de resurrección.

62 comentarios:

Kala dijo...

A veces basta con escuchar un sólo acorde de "esa" canción, o mirar apenas de reojo alguna imagen, para abrir una de esas heridas mal cicatrizadas; y entonces todo cambia de color y el nuevo mundo que habíamos empezado a construir se derrumba.
De la manera que lo has escrito, me has hecho recordar los momentos en que me he sentido así. Esperemos que no haya muchos más de esos.
Un beso.

Mavi dijo...

Lo bueno es que, si dejas sonar la radio el tiempo suficiente, seguro que otros acordes te devuelven los colores de esa nueva vida.

Creo que ya te comenté que esos paseos, son para mi liberadores, a ver si deja de llover y me vuelvo a calzar las zapatillas, Calamaro en los oidos y .... ¡abran paso que rocorro la ciudad!

Un beso de buenos días.

Carlos Paredes Leví dijo...

Tienes mucha razón Kala. Cuando las heridas están mal curadas, tienden a volver a abrirse con gran facilidad y todo aquello que nos recuerda al orígen de las mismas, nos resulta doloroso.
El tiempo juega un papel muy beneficioso y cauterizador.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Los paseos Mavi, son buenísimos para la salud de la mente y el espíritu, y ni te cuento si encima vas escuchando al gran Andrés Calamaro...

Jafatron dijo...

Coincido con Kala (y contigo, por supuesto), la música abre en canal brechas mal cerradas y libera en cascada sentimientos que permanecían cosidos bajo la piel.

Pero tampoco le falta razón a Mavi, la música es como un remedio homeopático, el mismo veneno que te mata te puede aliviar.

Es viernes, llego cansado, me nutro de ideas ajenas y me limito a ponerles florecillas... Creo que me hace falta un trago, aunque sea amargo, para tener ideas propias.

Carlos Paredes Leví dijo...

Jafatron, los cuatro estamos de acuerdo así que por lo que se ve, conocemos cómo funciona el asunto...
Hay días que las ideas no llegan a nosotros y la apatía parece empaparlo todo...un trago a veces es la solución (o no).
un saludo.

Mavi dijo...

¿Ya es viernes otra vez?, qué semanas tan cortas!!

Jafatron dijo...

Tranquila Mavi, en un par de días tienes otra semana nueva.

pietrapómez dijo...

Es cierto: la música puede abrir grietas mal cerradas, y lo mismo puede decirse de los olores: de pronto un olor a algo familiar te produce un vértigo insufrible (y con este no vale apagar la radio)

Mavi dijo...

Ahí has dado en el clavo Pietrilla, los olores, esos sí que traen recuerdos al cerebro y contra esos no se puede luchar.

Peggy dijo...

El problema es si las heridas no cicatrizan porque nos gusta sentir esa sensacion de dolor , que en ocasiones es mejor a no sentir nada .Hay personas adictas a la desesperacion

Carlos Paredes Leví dijo...

Pietra y Mavi: cuánta rázón tenéis, casi tanta como yo.
un saludo.

Pietra; estoy con lo de tu padre.

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Yo creo que el dolor es la droga más adictiva que existe.
Un saludo.

Juan Pablo dijo...

Lo que me mató fue lo de "moderado disfrute". ¿Que faltaba?
Es ficción, ya lo sé. Pero, Carlos, sólo por curiosidad irreverente, te animarías a perfeccionar un poco "esa imágen"? Cómo sería mejor?.

Mavi dijo...

Sí por favor Carlos, anímate, yo también tengo curiosidad.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo
El moderado disfrute se refiere al que le otorgaba saborear el vino...
No proyecte, querido amigo, que por aqui todos sabemos que sus disfrutes son moderados, pero no es mi caso real...

Carlos Paredes Leví dijo...

lo mismo para Mavi..

Mavi dijo...

Nada JuanPa no hay manera de sacarle nada a este hombre, tiene respuesta para todo jajaja

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi; pues si los disfrutes de Juan Pablo son moderados, ni te cuentos los de la otra parte....

Mavi dijo...

Carlos, si ya me estaba diciendo algo de que invitara a mis amigas a no se qué actividad!!!

No sé cual de los dos tiene más peligro!!

Lebeche dijo...

Para mí la música representa fuente de inspiración y deseperación. Es algo absolutamente necesario en mi vida, no podría vivir sin música. Mi antidoto es cambiarla pero es cierto que cuando me encuentro en un estado de desesperación tiendo a escuchar la música que me mortifica más... masoca que es uno. Es como una droga. Y de repente un día... la cambio.
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi:
Si es por lo del peligro por él no te preocupes, es inócuo......se le va toda la fuerza por la boca..

Carlos Paredes Leví dijo...

Lebeche: es muy malo eso de engancharse al dolor....

Lebeche dijo...

Es cierto, pero las crisis siempre son necesarias, sin ellas yo, por ejemplo, no crecería. Es el pago que tengo que hacer por mi optimismo. Cuanto más alto subes....

Carlos Paredes Leví dijo...

Sí, Lebeche, claro que son necesarias, y mucho más si uno quiere crear (de la manera que sea).
Míra los suizos, no han tenido crisis ¿y qué coño han aportado al mundo...?

Mavi dijo...

Bueno, no regodearos mucho con el dolor, si escuece le echáis Oporto (a Carlos le funciona jajaja)

Muchos besos élite, hasta el martes.

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi:
Míra, ahora que lo nombras, me voy a servir una copita..
Te vamos a echar de menos de aquí al martes. Un saludo

Lebeche dijo...

Jajajaja. Muy bueno el ejemplo de los Suizos, pero si que han creado, sí... buenos relojes, la neutralidad como forma de vida, el elegante blanqueo de dinero y... el chocolate.

Leuma dijo...

Quizá un día inesperado, con suavidad te dejen un tulipán en tu puerta, te miren y te recuerden la belleza al sonreír, el dolor dé paso a la gratitud esperanzada, y el escritor vuelva.

Carlos Paredes Leví dijo...

Lebeche:
¿La neutralidad y el blanqueo de dinero? Supongo que es una manera de referirse a cómo financiaron a los nazis y robaron el dinero a las víctimas.......
Mejor no me mentes a esa banda de...

Carlos Paredes Leví dijo...

Hermoso comentario Leuma...¿cómo llegaste hasta aquí?.
Un saludo y espero que regreses..

mayor domo dijo...

Eso, hola Leuma. Éste es un blog de amistad donde todo se comparte (en especial los pensamientos) bueno salvo dos o tres cositas...
Así que, bienvenida/o también. Traes buen aroma, vuelve cuando gustes.

Leuma dijo...

El rumbo hacia tu blog apareció(con un significado que nos desafía o se nos escapa)navegando por otro blog amigo. Regresaré con las mareas de luna y mar, y cuando tus escritos llamen.

Carlos Paredes Leví dijo...

Bueno, entonces bienvenido Leuma y regresa cuando quieras, porque esto es como CSI Miami: "No cerramos nunca".
Un saludo.

Leuma dijo...

Gracias Mayor domo y Carlos. Suelo volver donde soy bienvenid-A. Un abrazo.

Juan Pablo dijo...

(listo Carlos, se lo creyó, jejejej)

Juan Pablo dijo...

che Carlos, pasáte por lo del Castor para incentivarlo un poco que anda bastante atorrante para el escrito!

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo
Ya paso cada día pero no hay manera....se ve que tiene cosas más importantes que hacer...
me voy a jugar al fútbol.

Lebeche dijo...

Carlos: Por si las dudas... era un comentario lleno de ironía, naturalmente. Por cierto ¿Al fútbol ganas o te pasa como al poquer?

Carlos Paredes Leví dijo...

Lebeche:
Lo que pasa es que al póquer no sé jugar. El fútbol, es otra cosa, amigo...El otro día, empatamos

Carlos Paredes Leví dijo...

Lebeche: si meto algún gol, te lo dedico.
Sobre lo de la ironía, claro; así lo entendí...

Lebeche dijo...

Carlos: ¿A qué no sabes que estoy tomado ahora?.... Un Oporto. Jajajaja. Lo he comprado en donde mi proveedor de vinos habitual. Una botella de Taylor's y una de Rioja. Luego he comprado un poquito de jamón , lomo, queso y a disfrutarlo con mi chica. ¿Qué te paise?. El oporto en tu honor.

Carlos Paredes Leví dijo...

Lebeche; no esperaba menos de ti...
Por cierto, no metí ningún gol. Hoy me tocó jugar en la defensa.
Un saludo, maestro

Germánico dijo...

A veces la evocación de un recuerdo amarga un buen vino. El mundo es un pañuelo....está lleno de cosas que nos evocan tiempos mejores...y peores.

Carlos Paredes Leví dijo...

La clave, Germánico, está en el número de copas. Cuando estás terminando la botella, los recuerdos se disipan, ante el empuje del sueño y el embotamiento mental.

Germánico dijo...

Es como el chiste. Entra uno en un bar y ve a un borracho borrachuzo borrachísimo. Le dice: "¡Pero hombre!...¿por qué bebe usted tanto?".

-"Bbo pa'olvidá".

-"¿Para olvidar...el qué?".

-"No sé. No'macuerdo".

Carlos Paredes Leví dijo...

Está bien el chiste, Germánico.
Lo malo es el caso de esos que, cuando beben, se ponen más sentimentales y recuerdan en vez de olvidar. Esos recuerdos, por norma, le llevan al dolor.

Germánico dijo...

Y luego encima viene la resaca, estado de debilidad corporal que lo es también anímico.

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
La resaca es otro mal síntoma.
Antes de acostarse, en esas ocasiones que uno va cargado, hay que tomarse un Almax y un vaso bien grande de agua con una pastillita de esas polivitamínicas.
De lo contrario, el amanecer va a resultar poco grato.

Germánico dijo...

La resaca no tiene arreglo, ay

Carlos Paredes Leví dijo...

No tendrá arreglo, pero al menos sí alivio

Germánico dijo...

A mi las últimas veces me duraban semanas. Así que he puesto semanas de por medio entre el alcohol y yo.

Pero como dijo Swazchenagger en Comando: "Volveré".

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
¿Semanas? ¡Qué barbaridad¡ No consigo imaginar que las producirían...

Ah, esta noche, en la 2: "La dama de Shangai". Cita obligada para los amantes del buen cine.

Germánico dijo...

Seguro que mi mujer se interpone entre la tele y yo....espero que desnuda. No es de Shangay, pero es toda una Dama.

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
Pues sí, hoy tienes muchas posibilidades de que se te interponga desnuda, porque es sábado. Y los sábados toca ¿no?

Germánico dijo...

Me voy, antes de que se interponga entre el ordenador y yo con cajas destempladas.

Hasta luego Carlos.

Germánico dijo...

Los sabados toca, aunque con el esguince descubriremos nuevas posiciones hasta ahora inexploradas.

Carlos Paredes Leví dijo...

No hay mal que por bien no venga...

Sibyla dijo...

El pasado siempre está ahí, acechando como un ladrón detrás de la puerta, forma parte de nosotros de una manera tan indeleble como la propia huella digital, de hecho lo que somos ahora es lo que nuestro pasado moldeó para bien o para mal. La clave está en asumirlo, sabiendo transformar en positivo las experiencias pasadas.

Un saludo.

El Blog de Sibyla

Carlos Paredes Leví dijo...

Me gustó tu comentario, Sibyla. La verdad es que sí, el pasado es como un pesado fardo, o una sombra, que siempre nos acompaña.
Gracias por pasar por aquí, y un saludo.

ANA dijo...

El pasado esta ahi, nada lo cambia recordarlo. Pero al recordarlo, nosotros si nos notamos cambiados. Como alguien de vosotros ha dicho el recuerdo es adictivo, o es el dolor?. Nos subimos al auto del recuerdo sabiendo que nos marearemos, pero es tan hermoso mirar por sus ventanas...ana.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana:
Sí, tienes razón. Rercordamos el pasado y sabemos que no somos quienes fuimos e incluso, llegamos a avergonzarnos de algunas actuaciones. Yo he señalado, en numerosas ocasiones, que el dolor es la droga más adictiva que existe, y me reafirmo en ello.
Ay, esas ventanas....
un saludo