viernes, 23 de febrero de 2007

Vicioso dolor

AVISO: el siguiente breve texto no es autobiográfico y su lectura es contraproducente para todos aquellos que creen en una vida repleta de flores, amor y mariposas.

Enviciado con la tristeza, se encerraba a oscuras en su cuarto, con el deseo de no sentir y dejar pasar el tiempo. Se tumbaba vestido sobre la cama, cerraba los ojos y apenas se permitía escuchar otra cosa que no fueran los latidos de su herido corazón. Si el amor es como la muerte, que a todos nos toca, el desamor le había golpeado de súbito, mostrándole el dolor en toda su crudeza y haciéndole ver la vida en blanco y negro, con marcados tonos grisáceos. “Soy Edgardo Segre y puedo superarlo” repetía, mirándose fijamente en el espejo del baño pero sabiendo que, cuando entrara en su habitación, la tristeza, siempre fiel y hambrienta, se lanzaría con voracidad sobre él.


Dedicado al Capitán Pescanova, que sabrá comprenderlo.

16 comentarios:

Juan Pablo dijo...

Gracias por la advertencia. El resto del post se lo dejo para tu capitán pescarmona. Con la ilusión de que me dediques uno, alguna vez.
Celoso yo? un poco.
Un saludo

Carlos Paredes Levi dijo...

Hecho. No te preocupés que, en breve, va otro para vos. Y no te pongás celoso, que no vale la pena. Otra saludo.

Capitán Pescanova dijo...

Jajaja, si coincido contigo en que el breve texto no es acto para creyentes de la felicidad, jaja. ¿Existirán?

Anónimo dijo...

¿De dónde eres Carlos? Si no es indiscrección

Carlos Paredes Levi dijo...

Capt. Pescanova:
Tal vez exista gente poco golpeada por las adversidades. A fin de cuentas, tiene que haber de todo.
Un saludo

Carlos Paredes Levi dijo...

Anónimo:
De Buenos Aires, pero vivo en Madrid desde niño.

Anónimo dijo...

Te vengo leyendo hace días y también los comentarios que te hacen y he llegado a la conclusión de que tienes mucho carisma, inteligencia a raudales y gran experiencia sobre la vida y las gentes. ¿En qué trabajas?.
Perdón si soy curiosa pero....

Carlos Paredes Levi dijo...

Gracias por un comentario tan gratificante para mi vanidad.
Ahora mismo no trabajo en nada y estoy a la espera de algo que no se si se concretará. Si tienes alguna oferta.....todo es negociable.
Un saludo

Anónimo dijo...

Soy otra vez la misma curiosa.
La verdad es que me sorprende mucho que estés inactivo. Yo desgraciadamente no te puedo ofertar nada pero considero que sirves para un montón de cosas sobre todo de tipo creativo.
Me extraña que no consigas nada por ese lado.
Bueno, espero que no te enfades conmigo por ser tan curiosa. Besos

Carlos Paredes Levi dijo...

La verdad, me gustaría recibir alguna gentileza del azar y poder dedicarme a algo que me apasione hasta el exceso. Sin embargo, no se por dónde buscar y no quiero retornar a nada relacionado con la tediosa Economía.
¿Algo creativo?. No sé. Ando más perdido que Adán en el día de la Madre y como no me suceda alguna demencial sucesión de azares venturosos, me temo que el asunto va a tener difícil solución.
Muchas gracias por tus generosas palabras.
Por si acaso, hoy jugué a la Primitiva.

El Castor dijo...

Otro anónimo para presentar a Juan Pablo ¿no?. Dicho con toda la afabilidad del mundo. Saludos.

Carlos Paredes Levi dijo...

No lo he captado, lo siento. Demasiada espesura mental previa al fin de semana.
Al bueno de Juan Pablo (si no le conoces, te va a gustar) voy a terminan poniéndolo en nómina.
Saludos.

El Castor dijo...

Sí, me refería un intercambio de comentarios muy gracioso en relación a tu post "Las Otras" entre tú, un anónimo y Juan Pablo.

laura otermin dijo...

Cualquier coincidencia con la realidad es meramente circunstancial........bla bla. Me gusta tu blog. Un abrazo.

Carlos Paredes Levi dijo...

Castor:
Sí, me lo imaginé una vez te hube respondido. Se hace lo que se puede....

Carlos Paredes Levi dijo...

Laura:
Totalmente circunstancial. Muchas gracias. Otro abrazo.