viernes, 1 de agosto de 2008

SOBREDOSIS DE LEVÍTICO (Otra de Leví)

Estaba sentado a la mesa de uno de mis restaurantes habituales, en Díaz Vélez esquina Hidalgo, esperando a Mariel. Mientras aguardaba su llegada, me entretenía con una copa de vino blanco y mirando por la ventana. Caía una persistente llovizna y la gente se había desperdigado de las calles rumbo a sus hogares. Sólo circulaban unos pocos taxis a la caza de algún rezagado mientras el cielo se oscurecía en una amplia gama de grises que tendía un manto de sombra sobre la ciudad. Me encantaba mirar la calle súbitamente tomada por el avance de las nubes e impregnada de un aspecto fantasmagórico, como los planos de una película rodada en blanco y negro. Quizás este encantamiento, tuviera que ver con la lluvia que caía la tarde de mi nacimiento, o alguna añoranza por el húmedo seno materno que me albergó durante nueve meses o yo qué se con qué pero el caso es que, mi química se revolvía y alteraba esos días. Mi forma de percepción se agudizaba y una metafísica particular hacía mella en mí tornándome nostálgicamente pensativo. Recordé el dolor cuando Judit se marchó de mi vida y el largo período de soledad que le siguió, en cómo pensé que la próxima vez intentaría amar mejor y cómo volví a equivocarme. Porque para mí no es nada fácil amar. Porque sólo lo había hecho en dos ocasiones o acaso una y media. Porque me costaba entregarme por completo y amaba a medias. Porque escapaba de los amores densos y porque mi carácter, tan tendente a la exageración en otros campos, no lo era en el terreno de los sentimientos. Porque con las mujeres siempre tuve éxito pero poca suerte. Porque……..No sé porqué, pero ahora, con Mariel, sé que va a ser diferente. Tal vez porque soy otro, o tal vez porque siento que el tiempo me está venciendo y pasa sobre mí sin que se cumplan las promesas de mi destino. O tal vez porque esta vez algo late dentro de mí y me empuja a abalanzarme sobre esta historia de amor que se me antoja especial y única. Tengo el presentimiento que esta muchacha que cruza la av. Díaz Vélez, con paraguas amarillo, y sonriéndome de lejos, va a permanecer mucho tiempo en mi vida. Tanto como ella desee porque yo, la quiero para mis noches y mis amaneceres, para madre de mis cachorros, para mis deseos inconfesables y los otros, para mis paseos domingueros por las ferias de libros, para mis cigarrillos compartidos en el balcón los días de lluvia, para verla manejar concentrada sobre el volante, para caminar por la playa, para ir al teatro y descubrir nuevos restaurantes, para charlar en la cama, para matear con facturas, para extrañarla cuando no esté, para abrir un vino mientras cocinamos, para…..

- Hola, querido – dijo ella al llegar a mi mesa

No le respondí con palabras; agarré su cara entre mis manos y la besé largamente, sellando todos mis deseos en sus labios.

http://www.youtube.com/watch?v=ZMRnd-gacBg

Tema musical sugerido por El Castor.

36 comentarios:

Una ET en Euskadi dijo...

"...la besé largamente, sellando todos mis deseos en sus labios". Espero que lo de Mariel sea algo asi como un poco definitivo(¿?)porque ésto se esta poniendo calenturiento y las pasiones merecen eternisarse...

Besos menos deseosos

ana maria parente dijo...

Pero este Levítico es super romántico.Esto me gusta ,me gusta mucho.
Como dicen las viejas del barrio:"Que se concrete muchacho".

Carlos Paredes Leví dijo...

Una ET de Euskadi:
Eso mismo es lo que espera Leví; que lo de Mariel sea definitivo y la pasión se eternice....
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
No sé si Leví es super-romántico o no pero, en todo caso, quiere embarcarse en una aventura relevante y única.
Un saludo.

El Castor dijo...

Hay algo diferente en este post que no sé definir muy bien. Diría que un ritmo muy logrado que va a más y una emoción que al final de repente estalla o sea que también va a más. Y además claro siempre es agradable que coincidan los deseos de dos personas.
Muy bien, caballero.

Carlos Paredes Leví dijo...

El Castor:
Me alegro que le haya gustado. No es ninguna novedad si le confieso que respeto su criterio....
El ritmo tiene una progresión y al final hay un cierto estallido, porque llega a un punto deseado y, por lo que se intuye, compartido.
Un saludo, Caballero.

El Castor dijo...

Ah, su historia me llegó muy oportunamente, escuchando a Sissel y Carreras la muy romántica "Quando senti che mi ami". ¿La ha oído?. Está en youtube.
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

El Castor:
No, no la he oído pero ahora mismo voy a hacerlo. Gracias.

Juan Pablo dijo...

Muy, que muy bello Carlos, me ha encantado esta prosa. Parece ser que la buena de "Mariel" te inspiró especialmente...

Anónimo dijo...

Carlos,

Le di a leer esto a mi mujer y me dijo: -anda a comprate el mismo libro que se compro el!

Bromas aparte. El protragonista parece tener la tendencia a pisar el ascelerador, y tiene la suerte de que la pareja lo acompañe...o no? Veremos. Me parecio algo sumamente impulsivo para una primer encuentro, o reencuentro.
Habra ella captado de donde salio semejante beso apasionado? Ya lo veremos...

Linda descripcion de un BsAs, como en el tango "Garua", pero sin tanto viento.

Estos son los primeros pensamientos de mi primera leida. Es interesante. Me gusto mucho la descripcion inicial, de la escenografia y los pensamientos, pero me quede al final "enganchado" (y tambien intrigado) con las acciones de los protagonistas.

Un Saludo

Haim

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Las mujeres así no pueden más que inspirarte....y transpirarte.
Este post me gustó como quedó.
Un saludo y me alegro que te gustara.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Haim:
Me hizo gracia eso de su mujer (llevo un rato riéndome).
Esta escena descrita no tiene porqué ser el primer o segundo escrito de la pareja. De hecho, el día que se reencuentran, en la librería, ambos se van a cenar y, mi idea, es que hayan quedado más días entre esa primera cena y ésta de hoy.
El protagonista es un tipo apasionado (esta es la definición y no la de romántico, me parece)y se dió cuenta que el tiempo es poco y tiene que hacer algo notorio con él.
Me agrada su manera de desmenuzar las cosas; es algo tan judío ¡
Un saludo y shabat shalom.

Makiavelo dijo...

Maestro, me he reido cantidad con este enmoramiento súbito.

La escena del morreo me recordó a Humphrey Bogart con la Bacall.

Que no decaiga y deja alguna libre.

Saludos.

Anónimo dijo...

Carlos,

Relei la historia y obviamente no es el primer encuentro. Se me escapo el detalle.

Si apasionado debe ser la palabra justa. Y Mariel ya se habra dado cuenta de eso hace tiempo. Pero me parece que el protagonista tiene unos mambos que siempre le van a producir angustias. Y despues decimos que las locas son ellas!

Pasion vs. Romance!

Idealmente, los dos pueden coexistir, pero el nuestra vida real, cual prevalece y pasa la prueba del tiempo?

Ya me estoy llendo por las ramas...

Saludos

Haim

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Es que ese beso es la culminación de un estado previo de mucho pensamiento y varias sensaciones....es el deseo de manifestarle que la quiere y que fue una suerte encontrarla en el camino....
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Haim:
Bueno, yo juego con ventaja porque concebí la historia y muchas veces vosotros planteáis detalles que a mí se me escapan....
Él, es un tipo pasional pero, por encima de todo, un hombre necesitado de afecto y de dar trascendencia a su vida. Sabe que llegó a un punto de ésta que no hay marcha atrás, que debe seguir adelante, cumpliendo su destino y sus días. Quiere un hogar, quiere amar y ser correspondido, y quiere sacarle todo el jugo al hecho de existir. Comprendió que debe tomar decisiones, adquirir responsabilidades y no quiere escapar de ellas, sino enfrentarlas, en plenitud y con sentido.
Leví es cualquier cosa menos miedoso.
Un saludo.

Remembranza dijo...

Sea quien fuere el protagonista:
fuera las inseguridades! así le deja paso a toda esa pasión que es, encantadora por cierto.
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
El protagonista ya dejó las inseguridades atrás y no piensa retornar a ella. Sí, hay verdadero encanto en la pasión y en las relaciones comenzadas con ilusión y expectativas.
Un saludo.

Ichiara dijo...

El tema sugerido por El Castor muy oportuno. La vida que se presenta ante sus ojos también. El beso parece ser la puerta que se abre a ese nuevo mundo por conquistar, por descubrir, por compartir.

Muy romántico para estos días calurosos.

Besos

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Las sugerencias de El Castor siempre son atinadas...
La vida se presenta cargada de expectativas, reales y excitantes...así que, qué mejor que encaminarlas con un beso..
Un saludo.

Anónimo dijo...

Carlos,

Es la 3ra leida del cuento. Como Ud. dijo el protagonista es impulsivo, y todo gira alrrededor de el, de sus sentimientos, de sus espectativas, y de como esta vez va a tratar de que las cosas salgan mejor....

Si la historia continua (bien pude quedar aqui,para eso Ud es el autor y esto puede quedar asi, como una foto en el tiempo), en algun momento Mariel va a tenter algun papel mas relevante y decirnos que quiere ella, no? Eso ya me intriga...podra Ud darnos la optica femenina de esta relacion?. No es un reto, sino que como dije, son preguntas que uno tira al aire. Que estara buscando Mariel?

Sera como mi mujer? Yo le digo que se caso conmigo por sexo y dinero...y se muere de la risa.

Saludos

Haim

Carlos Paredes Leví dijo...

Haim:
Sí, hay que ver qué quiere Mariel y qué busca en esta vida....y más en concreto, al compartirla con Leví...
En cuanto a las razones de porqué su mujer se casó con usted, al menos lo tiene claro. Otros, o ni lo saben o se mienten para no enfrentarse a la verdad...
Un saludo.

Claudia dijo...

Me encantó la seguridad del personaje, el hecho de que sepa exactamente lo que quiere y que lo quiere con ella. Tu post me conmovió y me preocupó, será que las experiencias personales me han hecho ver que casi siempre después de tanta felicidad se aparece un nubarrón que lo cambia todo.
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
Usted es un poco como Leví y yo: no nos van las medias tintas.
No hay que pensar en nubarrones futuros, porque sino, inconscientemente, se van dibujando en el horizonte. Yo, prefiero lanzarme con fe....y que sea lo que D-os quiera.
Un saludo.

Claudia dijo...

Créame que estoy luchando por llegar a ese punto. Y es que lo que dice es completamente cierto, de tanto imaginar "lo que podría pasar", a final de cuentas pasa, y yo generalmente estoy preocupándome de más por el futuro... como si lo tuviera comprado. Me está resultando un poco difícil, pero muy reconfortante, dejar de hacerlo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
Hay que pensar en el presente y no tanto en el futuro. Con el hoy, podemos aplicar diariamente La Ley de la Atracción, encaminándonos hacia la materialización de nuestros deseos. Pensar a la larga sólo trae consigo que los planes no se cumplan. Hay demasiados imponderables por el camino...

Claudia dijo...

Estoy trabajando en eso, y confío en obtener buenos resultados :)
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
Claro que sí. Únicamente se trata de mantener el pensamiento y el deseo. Sí éste no se cumple, es porque no lo deseamos lo suficiente y fíjese que esto ocurre porque dudamos y pensamos que no lo vamos a lograr...
Un saludo.

Anónimo dijo...

Carlos,

Seguramente mi mujer lo tiene bien claro...alguna vez me animare a preguntarselo.

Me parece que en cuestiones de amor, las mujeres saben ir mas directo que los hombres. Nosotros somos mas vuelteros, inseguros, conflictuados. Algo de eso veo en Levi.

El contraejemplo es lo de Mauricio. Pero a el le toco una que estaba de vuelta y simplemente sin ganas de formalizar nada.

La seguimos en el proximo relato...

Saludos

Haim

Carlos Paredes Leví dijo...

Haim:
Sí, a Mauricio le tocó una que viajaba a distinta velocidad que él, y esto hace que uno de los dos deba bajarse del mismo vehículo.
Leví, por contra, va muy lanzado. Demasiado para mi gusto pero....se ve que no piensa en derrotas ni en el posible dolor posterior. Ya no hay, para él, lugar para las ambigüedades. Actúa sin miramientos, sin piedad y sin dar oportunidad de poner excusas.
Me tentó pintarlo así; excesivo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Carlos,

Lo felicito, pues lo describio tal cual Ud. se lo habia imaginado. Esto es un don, una habilidad que no todos tienen.

Saludos

Haim

Carlos Paredes Leví dijo...

Haim:
Bueno, no es para tanto.....
simplemente me da por pensar en el personaje e intento darle una cierta forma, imprimirle un caracter...
Saludos.

Peggy dijo...

Es verdad , hay amores cotidianos ...de zapatillas y tele ...pero no tengo claro que sean los mas intensos
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Yo, tampoco...
Un saludo.

Mavi dijo...

Me gusta este Leví, me recuerda mucho a alguien que conozco.

Ojalá tenga suerte y ella esté en línea con él, si no puede ser dura la caída, pero ... quien no juega no gana.

Besos

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi:
No sé a quién le recordará....espero que no sea a mí....
El que no arriesga, no gana. Eso lo sabemos todos.
Un saludo.