sábado, 26 de abril de 2008

OBIITUARIO IMAGINARIO (3)

El psicólogo vienés de orígen judío, Ignatz Kiesler, discípulo de Sigmund Freud y uno de los grandes nombres en el campo de la Psicopatología infantil, se suicidó el pasado domingo en una residencia de ancianos de Golders Green (Londres) a los 98 años de edad. Kiesler puso fin a su vida tirándose por una ventana de la segunda planta.
Nacido en Viena, y emparentado por vía paterna con Hedy Lamarr, Kiesler emigró a Gran Bretaña mediados los años 30 y adquirió la nacionalidad británica en 1942. Sus padres y su hermano pequeño Berthold murieron en Auschwitz, hechos que conocería al final de la guerra pero cuya sospecha le impulsaría a enrolarse en la Brigada Judía y combatir junto a los aliados.
Como psicólogo, realizó innumerables trabajos relacionados con patologías de la infancia, tanto en su faceta de profesor en la Universidad de Oxford como en la de director de la Escuela para niños con problemas de conducta “Sara Lippman”, que dirigió durante más de un cuarto de siglo.
Autor de numerosos ensayos y artículos en revistas especializadas , publicó varios libros entre los que destacan títulos como “Freud y la voluntad sexual”, “Prejuicios en la educación”, “Pscioanálisis de los dibujos animados”, “Alteraciones del sueño en la infancia” o “Simbología de los trastornos emocionales".
Casado en el año 1946 con Sonia Furmansky, su salud sufrió un fuerte deterioro a raíz del fallecimiento de ella cuatro años atrás. Le sobreviven dos hijos: Berthold, vicepresidente mundial de Kodak y Simon, profesor de Economía en Cambridge.


Ignatz Kiesler, psicólogo, nació el 15 de abril de 1910 en Viena y falleció el 20 de abril de 2008 en la localidad londinense de Golders Green.

34 comentarios:

Beduina dijo...

Que te pasa que andas matando a tanta gente por ahi?
Dejate de joder y publica algun nacimiento. No sea tan negro hombre...
Saludos,

Raquel Barbieri dijo...

Imagino un flash, un momento equis en el que viéndose anciano frente al espejo, vio al niño que perdió a la familia de manera tan horrible. Revivió frente al espejo todo el horror en forma actual: imágenes, gritos... y no pudo aguantar un minuto más. En este caso, a diferencia de su niñez, tenía con qué ponerle fin al padecimiento.

A veces sucede que abandonamos la carrera cuando estamos a pasos nomás de lograr la victoria (que en este caso era el poder morir para olvidar).

Dos saludos

Makiavelo dijo...

Carlos, disculpa la ausencia, estuve unos días en Málaga concienciándome que debo ser bueno con los demás. Ahora me pondré al día con la lectura.

Saludos.

Makiavelo dijo...

Maestro, terminé el recorrido literario por el blog y compruebo que el personal sigue con la carajera del viernes.

Para el colmo la infusión de Escaramujo con Hibisco hizo sus efectos. Ja, ja, ja.
Lo de tirarse por una ventana resulta un poco aparatoso. Deben ser unos momentos de esquizofrenia paranóide intensa recompensados por el dolor corporal del impacto.

Nos duele cuando alguien nos da con el codo, ingínate una castaña como ésta.
El título “Simbología de los trastornos emocionales" parece prometer, esperaré a que lo editen para comprarlo.

Un texto brillante.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Beduina:
Ando inquieto y cuando eso me ocurre, saco la espada de paseo...
Tiene razón, a ver si escribo sobre el nacimiento de alguien. Pero va a tener que esperar, porque tengo otro post, no de muerte, en el horno.
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
PUes no sé qué decirle. No podemos penetrar en el alma de otro....
Dos saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
La verdad es que los personajes están por ahí, flotando en el aire, y cuando paso cerca se me echan encima y me suplican les de vida, o muerte...
Hago lo que puedo. Un saludo, y espero que su viaje haya sido provechoso.

Eso del escaramujo con hibisco no está hecho para mí. Yo soy de café o, en todo caso, té con leche.

Germánico dijo...

¡¡Voy ahora mismo a buscar en Google al personaje. No me puedo creer que sea imaginario!!.

Claro que un personaje así sólamente podría ser un híbrido Freudiano de sueño y realidad.

Raquel Barbieri dijo...

No podemos penetrar el alma de otro, obviamente... pero yo soy directora de escena y el análisis del personaje me es inevitable... (lo pensé de manera de motivar a un actor para actuarlo).


Dos saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
Créalo ¡¡ Ya sabe que yo no me alejo de los terrenos de la ficción...
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
LO suyo es deformación profesional....luego pasa lo que pasa, que se saca de la manga personajes de lo más híbridos y cargados de peculiaridades....
Dos saludos.

Raquel Barbieri dijo...

Sí, sobre todo de pe-culia-ridades... jajajaja

firmado:

La deformada profesional (de Notre-Dame o de Rotterdam, lo mismo da)

Dos saludos:)

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
Cómo le gustan estos juegos con el léxico....¡¡¡¡
Saludos.

Marcelo Levit dijo...

Real o ficcion?
Evidentemente este hombre no queria llegar a los 100, como yo ...
O vio que su vida estaba basada en todos los errores de Freud que se vienen descubriendo ...

Carlos Paredes Leví dijo...

Marcelo:
Son obituarios IMAGINARIOS. Me los invento, aunque como señalé en otros anteriores, más de uno seguro que buscó en la Wikipedia.
Un saludo.

Ichiara dijo...

Se suicidó? Yo leí ávidamente el psicoanálisis de los dibujos animados y le conocí en Londres, donde me trató durante una larga temporada por una afección de la conducta llamada paranormalidad subjetiva, un trastorno que él enderezó hacia una leve anormalidad sin más.

Kiesler fue un gran hombre, y mejor contertulio.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Sí, fue un gran terapeuta capaz de ayudar a muchas personas pero algo latía dolorosamente dentro de él desde hacía mucho tiempo. Ese algo, se desató cuando se quedó solo, sin su esposa, y enfrentándose día a día a su pasado y su sentimiento de culpa por haber sobrevivido a su familia.
Un saludo.

Frabisa dijo...

Si llego a los 98, me gustaría ser yo la que decidiera poner punto y final a mi vida. Aunque pensándolo mejor, por redondear, igual esperaba a los 100, sí, decidido.

Vamos a ver, que arrastrarse por este mundo con 98 debe de ser más que pesado, penoso.
Yo le doy mi póstuma enhorabuena a ese señor del que desconocía su existencia.

Descanse en paz!

Carlos Paredes Leví dijo...

Frabisa:
A mí, su trágico fin me recordó al de ese gran escritor que fue Primo Levi. Este, posiblemente nunca superó haber conocido el infierno (estuvo en Auschwitz) y se suicidó tirándose por el hueco de la escalera de su edificio. Paul Celan, el gran poeta, también se suicidó, tirándose a las aguas del Sena.
Un saludo.

Claudia dijo...

¿Qué fantasmas le perseguirían que le atormentaban tanto como para decidir quitarse la vida a tan avanzada edad? Quizás se cansó de vivir.
Bueno, dicen que los muertos famosos siempre se dan en tercios. Completado el asunto ¿dejará de matar gente?
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
Vaya uno a saber qué pasaba por la cabeza de Ignatz ¡¡ Quizás albergaba mucho sentimiento de culpa por no haber muerto junto a sus padres y hermano.....
Saludos.

ana maria parente dijo...

La filiaciòn se aggiornó

ana maria parente dijo...

Está tan bien hecha la crónica que si la publicas en cualquier períodico juego"y no pierdo" que algún erudito dirìa"por no aparecer como desinformado" que a Ignatz lo oyó exponer sus tesis en el congreso al que concurrió hace cinco años.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Seguro que sí.....de hecho más de uno buscó en google al citado, a ver si era real o ficticio

ana maria parente dijo...

Ignatz Kiesler dejó un manustrito que recientemente ha sido encontrado por su principal colaborador el también destacado Dr. PAREDES LEVI,quien ha decidido publicarlo:
Se refiere el mismo a la continuación del libro que el desaparecito catedrático dedicara al estudio de los dibujos animados.
SABES COMO ME INTERESARIA ESTO!!!!!!!!!!

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
no estaría mal.....nada mal

ana maria parente dijo...

Hay Ignatz Ignatz el del amor eterno!!!!!!!!
Este personaje como el amor debe superar la muerte.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Parece que le gustó este personaje....¡

ana maria parente dijo...

Por supuesto,si lo hubiese encontrado a Ignatz cuando tuve el problema de mi hijo.Quizás este hombre que había sufrido tanto y habìa dedicado su vida a los niños difíciles me hubiera ayudado.
Por otra parte cuando Ignatz rompió la copa sabía que no iba a deshacer su amor porque era de cristal fino.
Tiene todo Ignatz:superó su sufrimiento,amò hasta el fin ,sirvió a los niños y sus madres ,desarrollo su ciencia a lo máximo.Le perdono el suicidio estaba extremadamente solo.
Dios perdona la ofuscación.

ana maria parente dijo...

Perdón Ignatz estaba confundida,sos perfecto ,no te suicidaste.I love Ignatz.Se deterioró tu salud por amor.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Los personajes más interesantes tienen que tener un lado algo excesivo....¿no?
Ignatz vivió su vida y la exprimió, lo cual significa que además de amor, también le tocó dolor....

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Los personajes más interesantes tienen que tener un lado algo excesivo....¿no?
Ignatz vivió su vida y la exprimió, lo cual significa que además de amor, también le tocó dolor....

ana maria parente dijo...

Pero IGNATZ no se queda en el dolor ama ,ama ,ama y muere por la ausencia del amor.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Claro. Una cosa es sentir dolor y otra dejar que éste nos paralice...