domingo, 13 de abril de 2008

Desencuentro

Frente a frente, en una mesa de Café, se miraban a los ojos sintiendo el temor ajeno y el incómodo nerviosismo propio. Tenían que hablar pero tenían miedo a hacerlo. Aún cuando eran conscientes del trayecto recorrido desde su amor inicial a este actual desencuentro, su interior anhelaba no dar vida al doloroso “Qué lástima….todo hubiera podido ser de otra manera”. Cada uno tenía algo que decir y cada uno deseaba que el otro expresara una opinión contraria y una declaración de fe por arreglar las cosas.
Ella se moría por que él le agarrara la mano y la acariciara con sus dedos fuertes siempre cálidos. El, dominaba las ganas de besar esos labios que tanto había besado sin cansancio.

- Yo no puedo esperarte mientras estés fuera del país – dijo ella de repente

- Estás en tu derecho…..

- No es que no te quiera sino justamente por eso, porque te quiero, pero Ya y Ahora. Estoy cansada de esperar…..esperé por demasiadas cosas en la vida y me cansé.

- Está bien….pero yo no puedo desaprovechar esta beca…es mi oportunidad para un futuro mejor

- Entendéme, yo dejo la puerta abierta pero no puedo darte garantías de que cuando regresés, ésta no esté cerrada para vos

- Te quiero, y no soy tan egoísta como para pedirte que ralentices tu vida por mí….respeto tus decisiones y no quiero interferir en ellas pensando únicamente en mí…..vos tenés que hacer lo que querás hacer….fuiste dependiente demasiado tiempo y te toca, ahora o nunca, romper con esa tendencia….

- Lo sé

- Voy a guardar un cariñoso recuerdo de vos

- Yo también

Se pusieron de pie, se dieron la mano y ella se apresuró a la calle para que no ponerse a llorar allí mismo. El, volvió a sentarse y pidió un whisky doble; necesitaba apagar eso que le quemaba por dentro.


PD: Temed a los ansiosos, el día que dejen de sentir miedo serán los amos del mundo.

20 comentarios:

Juan Pablo dijo...

Me gustó porque hicieron todo eso mirándose a los ojos.
Buen texto Leví, aunque triste, debo decirlo.
Un saludo.

Makiavelo dijo...

Maestro, frente a frente, como en el ring.
Un poco de piedad -diría alguien -que nos quedan sentimientos.

Manfredi es algo más tranquilo, pero Ahmed sin ser ansioso gozaría en el PD verde.

Magnífico Carlos, hay que actuar como caballeros.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Los desencuentros son tristes....sobre todo cuando vienen impuestos por las circunstancias, o una de las partes.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Hay que actuar como caballeros, si no nos queda otra....
No, en realidad, hay que actuar de acuerdo con nuestros principios, porque lo peor que uno puede hacer, es traicionarse a sí mismo.
En este texto, él, se sacrifica por ella, para que por fin sea capaz de no depender de nadie y tomar sus propias decisiones. Me recordó, un poco, a lo que hace El Chico de la Moto en la magnífica "La Ley de la calle" (Rumble fish).
Un saludo.

Mavi dijo...

Muy buen texto, aunque muy triste.

Las despedidas son de los peores momentos de la vida aunque, a veces, pueden ser sólo un hasta luego.

Pd: ¿cómo se quita el miedo?

Ichiara dijo...

Yo la veo a ella dependiente del amor, y eso no es malo, todo lo contrario. No serán ambos unos cabezotas? No sé qué edades tienen los protagonistas de su historia, pero cuando las primaveras abundan se es muy dado a marcar el territorio y proteger el terruño que tanto esfuerzo ha costado sembrar.

Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi:
Cómo se quita el miedo ??. Sacudiendo la cabeza.
Las despedidas son siempre dolorosas, salvo aquellas que tienen que ver con lo que no nos gusta de nosotros.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel Chiara:
Yo no lo veo como un problema de cabezonería sino con un pesimismo tan arraigado, por una de las partes, que impide cualquier otra actitud que ponga un poco de esperanza en el horizonte. Lo positivo atrae lo positivo e igual ocurre con lo negativo....
Un saludo.

Frabisa dijo...

Me quedo con la actitud de él, generosa, razonable, inteligente.

Sin embargo la de ella no me parece la de una mujer enamorada. Una mujer que quiere realmente, espera, es que no queda otra. No le das a tu cabeza una vuelta de rosca para SENTIR de distinta manera porque no quieres esperar por la persona a la que amas.

No, no es todo tan fácil, y si lo es, es que no hay amor verdadero.

un besito

Carlos Paredes Leví dijo...

Frabisa:
Interesante aportación ésa de que tal vez ella no esté enamorada. Acaso todo se reduzca a eso y el resto no sea más que maquillaje....
Nada es fácil en esta vida y cuando parecen serlo, entonces nosotros nos ocupamos de complicarlo.
Un saludo.

Remembranza dijo...

Mmmm, cuanto amor que va, pero no viene.
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Remembranza:
Sí, una cuestión de imposible equilibrio....
Un saludo.

Anónimo dijo...

Carlos: No estoy comentando en ningún lado. Pero creo que aquí merece la excepción. Una beca, el tiempo, la distancia. A veces cada uno espera demasiado del otro. Y el otro, por más que lo amemos, es otro. Si los dos tiran del carro juntos, todo va bien. Pero es muy difícil esperar tanto cuando uno está solo.
ENMN

Carlos Paredes Leví dijo...

Anónima:
Sí, puede ser...Pero también puede ser que ambos se hayan equivocado en la elección o que simplemente no estén preparados para compartirse...
También hay personas que quieren a pesar de la distancia y no se sienten solas...pero no parece ser el caso que nos ocupa.
Un saludo y gracias por la excepción.

Sibyla dijo...

Ninguno de los dos parecen estar dispuesto a esperarse, ni a reservarse mutuamente.
Tal vez, el período de ambos, como pareja, había caducado...quedando solamente una amistad; por ello la necesidad de dejar pyuertas abiertas a lo inesperado y desconocido.

Triste pero real.

Un saludo:)

Carlos Paredes Leví dijo...

Sibyla:
Un comentario interesante.....pero no sé....la verdad es que los casos que expongo, a veces me superan y vuestras opiniones son tan válidas como las mías.
Un saludo.

Claudia dijo...

Estoy de acuerdo con Sybila, porque de haberlo querido, alguna solución podrían haber encontrado. Pero despedirse así, dar todo por terminado sin intentar, sin atreverse a decir lo que realmente sentían me parece terrible.
Usted siempre poniéndonos a pensar.
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
Me interesan sus opiniones y pensar me entretiene...
Un saludo.

Marcelo Levit dijo...

Un amor se borra de un plumazo con uno nuevo.
Optimismo y exitos !!!

Carlos Paredes Leví dijo...

Marcelo:
YO,personalmente, pienso que la sanación está en uno mismo.....a veces un clavo no sólo no saca a otro sino que lo mete más adentro...
Un saludo.