miércoles, 13 de febrero de 2008

Ésas son las más fáciles

Enrique Kupferminc tenía 40 años y permanecía soltero, no por falta de éxito entre el género femenino sino justamente por lo contrario. Su capacidad de seducción atinaba siempre en el blanco de un mismo patrón de mujeres: las locas, realidad esta que, de tanto repetirse, provocaba las burlas de sus hermanos y la resignación de sus padres. “En algún lugar debe haber alguna mujer normal esperándome” se repetía cada tanto para convencerse, mientras el desfile de las susodichas continuaba su marcha con apenas pausa. Divorciadas enganchadas a sus ex maridos, maduras que fantaseaban con recuperar a su primer novio, etéreas que creían en el amor como energía vital e inextinguible del universo, adolescentes atormentadas, separadas culposas o mujeres obsesionadas por la astrología y el esoterismo constituían el ejército de féminas que sucumbieron a sus encantos.
Primogénito de un matrimonio formado por un ex legionario reconvertido en respetado anticuario y la hija de un rabino de Buenos Aires, había consumido la mitad de su vida (vaya uno a saber) sin haberse topado con un amor verdadero, lo cual le inmunizaba contra la mítica idea de encontrar a “la mujer de su vida”. Él, nada pretencioso, se conformaba con mucho menos. Exactamente, con que no fuera una “loca”.

71 comentarios:

Ichiara dijo...

En primer lugar bienvenido a este mundo loco (jejeje) le echábamos de menos. Su primogénito padece de un mal corriente, debe tener una fuerza interior espectacular que llama la atención de esas pobres dementes más ocupadas de sus propias paranoias que de vivir y alimentar el amor compartido (que es el mejor). De todas formas, mientras el joven no recale con una aficionada a las clases y cursillos de lo que sea, o una militante del movimiento ultrafeminista, puede estar tranquiloe posibilidades de dar con esa mujer normal.

Aunque, y si realmente al muchacho le va la marcha?

Un beso y, como siempre, muy bien retratado.

Makiavelo dijo...

Llegamos a bajar del árbol y aprendimos a caminar erguidos, pero a pesar del tiempo transcurrido la muleta del amor nos tiene cautivos como un apéndice que nos hace cojear constantemente.

Damos por hecho que el relato es pura ficción, pero en plano real el último mono acaba de sucumbir. Parece que para los cartujos y los monjes tibetanos estos problemillas mundanos carecen de importancia; para ellos esta desazón les trae al pairo, o sea floja y pendulona.

Las féminas lectoras deberían pronunciarse al respecto y mostrarnos algo de su bello sufrir interior y compartirlo con nos.

Welcome to the blog, Maestro, como siempre tan lúcido y tan hiperrealista, mucho mejor que Antonio López .

Pka dijo...

Hay un dicho que dice ... dime con quien andas y te diré quien eres o si no le gusta ese, puede ser ... Dios los cría y el viento los amontona. No?

Habría que ver como es Enrique para poder juzgar la situación.

También le podría decir que encuentra lo que busca como para tener una excusa de no engancharse con nadie.

Quien dice que la mujer "normal" (que vaya a saber como definimos normal)ya haya pasado por su vida y él huyó despavorido ante el temor de enamorarse.

... se esta haciendo desear mucho Ud. con tanto tiempo que nos a abandonado.
Un placer volver a tenerlo por aca.
Saludos.

Ma. Candela dijo...

Este tampoco es un relato autobiográfico? Y entonces el señor andaba buscando una mezcla de Esther Villar con Chica Bond?

Me ha gustado esta corta pero contundente prueba de vida...

Sentadita con mi café y mis 3 décadas recientemente estrenadas!

:)

Laluz dijo...

Si su capacidad de seducción sólo era eficaz con las locas, por algo sería no? A ver, Leví, cuéntenos un poco más de la "psicología" de Enrique, a ver qué tan cuerdo es?
Otra vez la tendencia misógina, en sus posts, las minas son innombrables, despechadas, ordinarias, pérfidas o locas. Y sino, son el amor de la vida del personaje, justo lo que no pretendía Enrique

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Creo que a Enrique le tranquilizará saber que hay una mujer normal por ahí afuera esperándolo..y en cuanto a que le vaya la marcha, es algo que no descarto, aunque quizás sólo sea una pulsión de su inconsciente...
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Deduzco que usted conoció a muchas locas.....
Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
Interesante eso de que busca una excusa para no engancharse con nadie...
No tengo datos suficientes para confirmarlo si pasó por su vida alguna mujer normal con pretensiones de enamorarlo y ante tal amenaza el huyó...
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
Ninguno de mis textos es autobiográfico y éste no es una excepción...
Tres décadas recién estrenadas ? es usted una nena entonces, así que tome descafeinado, no sea que el café le quite el sueño
(esto, obviamente, es en joda)
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Laluz:
Usted posee la virtud de llevarme siempre la contrario, lo cual no se si se debe a que es muy inteligente o una completa alienada.
Un saludo

Peggy dijo...

Como dices es una idea mitica la de la mujer de sus sueños ......pero quizas la buscaba incoscientemente y se enganchaba a personas inadecuadas para no comprometerse ....

Sibyla dijo...

Si no cambia de táctica, lugares, costumbres y amistades, corre el riesgo de consumir la otra mitad de su vida, sin llegar a saber lo que es "un amor de verdad".

Saludos:)

Laluz dijo...

Releí las categorías de mujeres que se encontraba el tal Enrique. Que no busque otra cosa, las mujeres no venimos en otras variantes más que en las que enumeró. Como mucho en combinaciones de las mismas caracterísitcas descritas.

yomisma dijo...

ufffffff no voy a comentar el calificativo de ichiara de "pobres dementes" a esas mujeres. Me rechinan los dientes. He contado hasta cien y me voy a contener.

Carlos espero con ansia otro post titulado "Ésos son los más fáciles" antes de tacharte de machista. Te doy una segunda oportunidad.

Y para redondear, si me permites un consejillo sin acritud, podías hacer un tercero titulado "Todos llevamos una mochila en la espalda". Seria bueno que hicieras un "estudio" de como tod@s, acompañados de nuestras neuras, intentamos superar un pasado insatisfecho o infeliz sin dejar de ser personas totalmente válidas.

Un saludo de una mujer, no etérea, que cree que "En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos pues estos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca" -----> Jacinto Benavente

El Castor dijo...

Me temo que para ser nieto de un rabino tuvo una vida afectiva muy alocada... Seguramente esas mujeres que conoció tuvieron poca suerte al tropezarse con él.
Saludos, Caballero, y otra vez no se haga esperar tanto. El texto interesante, como de costumbre.

Juan Pablo dijo...

Yo creo que en realidad provocaba la envidia de sus hermanos, los celos de su madre y la admiración de su padre.

Enrique, yo te banco.

Raquel Barbieri dijo...

El Dr. Alexis Salvador Prepucius (de cuerpo presente) me dice que te diga que Enrique en realidad... no gusta de las mujeres; y como no quiere aceptar conscientemente ese hecho, busca a las "locas" para desencantarse pronto, y luego seguir la incesante búsqueda de una mujer ideal, más-que-humana.

Yo (a diferencia de Prepu) como no soy una profesional de la salud mental, tengo algunas hipótesis más humildes:

1) Enrique gusta de las mujeres no convencionales, pero le da vergüenza admitirlo y hacerse cargo. Él quiere ser el raro en la pareja, el protagonista, el extravagante... que no le hagan sombra.

2) Enrique atribuye el adjetivo "normal" a lo que en realidad significa ser aburrida, sumisa y estándar. Tiene que rever este tópico porque hay desquiciadas escondidas bajo un manto de mujer normal.

3) Enrique busca locas porque está loco.


Me gustó, Carlos:)


Saludos dobles

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Podría ser....el inconsciente tiene esas cosas, expresar nuestro verdadero yo

Carlos Paredes Leví dijo...

Sibyla:
Eso del "amor de verdad" a lo mejor, no está al alcance de todos...¿o si?
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Laluz:
Por qué utiliza el plural con tanta libertad ?? Que usted pertenezca a alguna/as de las citadas categorías no es condición necesaria y suficiente para que a las demás les suceda lo mismo.....
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Usted misma:
La verdad es que me aburre planificar mis post a publicar, por lo cual nunca lo hago...
Y sí, el amor es para los locos, por eso pasa lo que pasa en estos tiempos dominados por la cobardía, la pose y la abulia...
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

El Castor:
Con frecuencia, uno tiene la suerte que se merece...
En estos días estoy sobrado de ocio, por eso apenas escribo. No hay como no tener nada que hacer para no hacer nada (lleva mucho tiempo)
Saludos, caballero.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Usted siempre tan lúcido y tan amigo de darle vuelta a las cosas....¿Sigue con la medicación? No la deje ahora, que parece que por fin, se nota mejoría
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
Sus hipótesis no sé si son más humildes pero sí interesantes en grado sumo. Tomo nota y prometo transmitírselas a Enrique, aunque sólo sea para confirmarle lo que sabe pero no se atreve a reconocer abiertamente.
Saludos (dos)

El Castor dijo...

Vivimos unos tiempos en que el hombre sigue buscando una mujer que ya no existe y la mujer aspira a un hombre que todavía no existe. Quizá en parte sea eso lo que le ocurre a su personaje y su búsqueda del "amor verdadero": busca un modelo de mujer que ya no existe.

Jeje Saludos y disfrute del ocio.

Sibyla dijo...

Está al alcance de quien realmente lo busca y lo valora con entrega y valentía...
Claro está, y de quien por una joya de incalculable valor(el amor de verdad) no pretenda adquirirla, pagando lo que valdría una pieza de bisutería barata...

Suerte para Enrique, la necesitará!

Saludos maestro:)

Makiavelo dijo...

Efectivamente maestro, tropecé con alguna loca, pero aquellos eran otros tiempos. Menos mal que la jefa no me riñe por escribir en el blog.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Castor:
Esos hombres, que todavía no existen, a lo mejor están buscando a su madre en otras mujeres....
Saludos, caballero

Carlos Paredes Leví dijo...

Sibyla:
Sí, tal como están las cosas, le va a hacer mucha falta la suerte. Mientras tanto, el pobre va dando tumbos....Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Bueno, parece que a usted lo metieron en cintura y ataron en corto...Hasta llegar hasta ahí, es inevitable cruzarse con varias locas que, como el hidrógeno, están por todas partes...
Saludos.

Coronel Kurtz dijo...

Jejejeje. Carlos... menuda galería, empezando por el papá y la mamá.
Hermoso homenaje a los Les Lu.
Un saludo, maestro

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
Sabía que usted repararía en el guiño a los geniales Les Lu.
Saludos,extensivos a sus chicas.

El Castor dijo...

Caballero, todos los hombres buscan en la mujer/compañera una imagen materna mejorada. El problema está en que las madres pertenecen a una generación superada, las nuevas generaciones de mujeres no van a tolerar tanto.

Ichiara dijo...

Observo que ha cambiado ligeramente el diseño de su página con una foto nueva, muy lucida porque parece la imagen de una película con ese color virado y las escenas al fondo. Queda muy bien. Aparte de ésto, veo que las relaciones macho/hembra (jejeje) siguen despertando grandes pasiones. Muy interesante.

Saludos

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Misógino. De un cinismo que roza lo paranormal. Horrible. Supongo que las que allá arriba se vean retratadas estará mas que aliviadas de haberle perdido de vista.
Y sepa ud que la galería que expone lo delata. Lo define. Lo limita.

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Bueno, a Enrique, que lo limita, decía.. joder, resulta ahora que esto es ficción.... sorry.

Peggy dijo...

Como se que eres una persona sensible con los temas de arte , me permito mencionar en tu blog , este atraco a mano armada del patrimonio historico “http://todorelativo.blogspot.com/2008/02/salvemos-la-casa-arizn.html

Carlos Paredes Leví dijo...

Delirium:
Yo únicamente escribo ficción y con gran frecuencia no guardan el más mínimo asomo de similitud conmigo.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy;
Gracias por el dato. Pasaré a ver de qué se trata. Saludos.

Mavi dijo...

Sr. Leví,

cuánto tiempo!!, andamos hechos unos descastados, aunque al menos usted ha renovado.

Estoy de acuerdo con los que opinan que si su protagonista atrae a un tipo de mujeres con deficiencias afectivas probablemente se deba a que él posea también unas cuantas.
Por otro lado la teoría de la "mochila" que todos llevamos también explica mucho.
El bagage sentimental es inevitable, y nuestra forma de actuar, confiar, sentir y querer siempre está afectada por vivencias anteriores.

Es más, incluso llegando más allá, es posible que Enrique vea así a las mujeres que conoce porque alguna vez, una mujer le hirió y jamás cnosiguió reponerse.

¿quien sabe?, el mundo está tan loco!!!

Besos!!

Juan Pablo dijo...

Buenísima la foto, además, está como invitándonos a compartir un café con el mismísimo!.
También me gusta que te hayas cambiado la remera fea del gato Tom.
Por último, el hombre de atrás (que tiene corbata de cerveza) es acaso el famoso Fortunato?

Ma. Candela dijo...

Descafeinado? Eso es como un agua sucia sin sabor... Al final que es el amor, aquella mezcla de características impuestas por los medios de comunicación, las películas románticas o un producto del tahur zurdo Hipotálamo? El amor existe o nos lo inventamos como paliativo para nuestra soledad?

como siempre un café junto a estas letras... buen día Carlos.

Pka dijo...

Pero que foto que ha pegado!!!
Muy serio Carlos, pero bien místico. Lo favorece.
Lo agarraron de sorpresa o es toda una señora pose?

Mavi dijo...

Don Carlos, ¿dónde se ha metido?

La Mamba dijo...

Creo que este personaje se aburriría con una mujer normal. Le va la marcha.......

VeRa dijo...

Carlos que gran contestador eres siempreeeeeeeee!!

esta vez te invito a escribir
Pero poco
tres palabras nada mas
si?
en mi blog, acá:
http://veramarina.blogspot.com/2008/02/las-tres-palabras.html

Estan todos invitados, si gustan
VeRa

Churra dijo...

No dicen que el que se conforma con lo que tiene es un hombre feliz ????
Al menos llevaba una existencia siempre imprevisible .
Besos

Laluz dijo...

Bueno, ojo que hay hombres obsesionados con la astrología, el esoterimo, la borra del café, el tarot.....y los peores son los que no lo asumen!

Peggy dijo...

Se echan de menos sus letras ....

Germánico dijo...

Y la mujer de su vida resultó ser una hidra de mil locas cabezas....

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi:
No, a Enrique no le hirieron lo suficiente como para querer vengarse en otras o seguir atrapado por su pasado...
Ah, ya he vuelto. Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
La foto en cuestión, estaba tomada en el famosos Café Tortoni donde acudí, con otra camiseta y dónde, por desgracia, no me topé con Fortunato (aunque sé que anduvo por Buenos Aires en fechas recientes).
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
A mí, el amor me gusta como el café, puro y recién molido.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
Me temo que estaba posando....
Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Vera:
Gracias por tu invitación. Voy a pasarme.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

La Mamba:
Sí, seguramente no soportaría a una mujer normal. A lo mejor, resulta que se quiere más a sí mismo que a ellas...
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Churra:
A lo mejor, el personaje era más feliz de lo que él mismo y los demás creían....Vaya uno a saber ¡¡
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Laluz:
Usted conoce a muchos hombres de ese tipo ??
Con qué hombres se relaciona usted ?
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
Interesante esa teoría....
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Gracias. Mis letras anduvieron por tierras lejanas pero parece que ya están regresando...
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Castor:
Sí, por suerte para ellas, no toleran tanto...
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
La vida sin pasiones no resulta interesante y hasta los personajes más anodinos esconden algo, aunque sólo sea proyectos de pasiones que nunca vivieron y acaso nunca vivan.
Saludos.

Polakia dijo...

Como estuvo ese viaje?
Me imagino que más alla de no haberse cruzado con Fortunato, a vuelto inspirado y llego de historias.
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
El viaje fue muy satisfactorio. Tanto, que no quer�a regresar....
Las historias vamos a ver si quieren ser contadas. Depende de ellas.
Un saludo.

Por cierto, le dej� dos mensajes que no se publicaron. Parece que su blog est� sufriendo algunos problemas t�cnicos....

Polakia dijo...

Y nunca pensó volver a instalarse por estos pagos? ... tiene sus encantos, aunque alla es muy lindo también.

Estuve toqueteando estos días y es muy factible que haya hecho lio. Gracias por el aviso.
Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
No s�lo lo pens� sino que a�n lo pienso. Acarici� la idea de instalarme y casi se me cumple. Ahora, estoy viendo c�mo retornar y a qu� dedicarme.
Seguramente todo esto lo comente en un post no ficticio.
Un saludo.

PD: todos los blogs andan dando problemas.

Polakia dijo...

Su silencio algo se traía entre manos... y me alegra.

Carlos Paredes Leví dijo...

Polakia:
S� siempre me traigo algo entre manos, salvo cuando me toca met�rmelas en los bolsillos...

ana maria parente dijo...

Pero,pobres namis con lo locos que están los hombres hoy en día ellas ya están para el manicomio.
Si hubiese sido contemporaneo mìo lo invito con un té de cachiyuyo o contrayerba .Para que perder el tiempo.YO ME CASE UNO MAS GRANDE QUE ESTE MUCHACHO CON EL FAMOSO TESITO.
(si Ud.cree esta historia es probable que con otra crazy le pase lo mismo)

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Yo prefiero el oporto. Si no me mató el amor, por lo menos que lo haga el alcohol ¿no le parece?

PD: Me gusta que deje comentarios en mi blog. Los encuentro interesantes en grado su-per-la-ti-vo, y hace tiempo que los esperaba.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ana María Parente:
Éste fue el único post que publique durante mis vacaciones en Buenos Aires.
Por cierto, el que colgué el 2 de marzo del presente año, sí es autobiográfico, pero ya poco importa.