sábado, 8 de diciembre de 2007

Ejecuciones

A efectos meramente informativos, les diré que me llamo Ariel Benador y les voy a contar algo que mi padre me narró mediando los ochenta.
La historia en cuestión acaeció en Paraguay, lugar donde por entonces mi progenitor desempeñaba labores diplomáticas de un país cuya identidad no viene al caso, y llegó a sus oídos de boca de un personaje implicado en los hechos.

Asunción, mil novecientos cincuenta y tantos. En el despacho del presidente de la filial paraguaya de una gran compañía de automoción alemana, se presentó un individuo de unos sesenta años, de tez cetrina, nariz huesuda, ojos huidizos de animal acosado y un incipiente encorvamiento de la espalda que potenciaba el aspecto enfermizo de su extrema delgadez.
- Siéntese, querido Hans – le dijo el director, un gordo de cabeza bestial y rasurada
- Sí, señor – respondió con humildad el recién llegado
- Usted sabe, querido Hans, que estos son tiempos difíciles para nuestra gente….Los norteamericanos y los malditos judíos no paran de acosarnos y debemos ser muy cuidadosos…..aunque contamos con la colaboración del gobierno militar, ya sabe que en la política las tornas cambian con rapidez y esta gente no se mueve más que por el interés y las componendas económicas…..estos “negros” son así….
Su foto, está siendo difundida por todo el mundo y eso no es bueno para la causa y tampoco para esta empresa que siempre se ha portado generosamente con usted…
- sí, señor, y se lo agradezco…
- lo sé, Hans, lo sé…..pero hemos pensado que sería bueno que desapareciera por una temporada ….no le va a faltar de nada ….y cuando la cosa se enfríe un poco, pues entonces….
- Perdone que lo interrumpa, pero cuando dice “hemos pensado” ¿a quiénes se refiere?
- a los antiguos camaradas de las SS
- ah ….¿y por qué no fui informado de esa reunión?
- bueno, no se ofenda, pero pensamos que sería mejor no avisarle….usted no sería objetivo y además, Alemania y el mundo le deben tanto que queríamos demostrarle, de alguna forma, con hechos, que estamos orgullosos de usted…..
- comprendo
- Abajo, mi querido Hans, dos hombres de los nuestros le están aguardando para llevarlo a un refugio seguro….y no se preocupe por nada….va a estar muy bien
- Está bien, si así lo quieren los camaradas….

Se despidieron, taconeando a la alemana e izando el brazo:
- Heil Hitler
- Heil Hitler

En el vestíbulo del edificio, dos hombres de acentuados rasgos arios lo condujeron hasta un Mercedes negro estacionado en la puerta.
Esa misma semana, las páginas marginales de los periódicos nacionales informaban de la aparición de un hombre ahogado en un tramo del río Paraná, portando documentos en su bolsillo a nombre de Heriberto Peralta. La escasa o nula notoriedad de la noticia chocaba con la anormalidad de otros tres sucesos ulteriores relacionados con ella. Por un lado, la cúpula de la filial de la firma alemana, fue convocada a la sede de Hamburgo con carácter de urgencia, siendo posteriormente sus miembros sustituídos. Por otro, un ciudadano alemán, con documentación falsa a nombre de Eladio Valdés, fue encontrado dentro de su vehículo y con múltiples impactos de bala, a escasos kilómetros de la frontera con Argentina. Finalmente, el responsable de Seguridad de la Embajada de Alemania en Asunción pereció acribillado en una calle de la capital cuando salía, de madrugada, de un prostíbulo. Los análisis balísticos pertinentes indicaron que la munición empleada correspondía a una pistola Beretta, de calibre 9 mm., como las que utilizan los profesionales.

Meses más tarde, el Centro Simón Wiesenthal, en un comunicado, informó que el cadáver identificado como Heriberto Peralta, se correspondía, en realidad, con Hans MeyerKopf, ex general de las Waffen SS y responsable de deportaciones masivas de judíos en Hungría en 1944-1945.

NOTA : El texto es pura ficción, así que cualquier parecido con la realidad es puñetera casualidad. O no.

46 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

Yo me pregunto... ¿quién los mataría? Jejejejeje.
Interesante blog el suyo... ¿Escribió usted todo ello?
Un saludo :)

Raquel Barbieri dijo...

Carlos,

Entré porque sentí que habías escrito algo nuevo. Fue una sensación que se concretó y no dejo de sorprenderme.

Era como que estaba esperando que escribieras algo así, una historia que recordara la gravedad del pensamiento y el accionar perverso de los nazis, y cobarde de sus colaboradores.

Solamente adentrándonos en la historia y escuchando al otro, es como podemos tomar partido, elegir de qué lado estar, no hacer la vista gorda, no hacer concesiones horrendas.

Tu relato me conmocionó porque recordé el caso Eichmann y algunos menos conocidos.
Cuando alguien nos diga que quiénes somos nosotros para juzgar a estas personas, podríamos responderles: - ¿Y vos quién sos para exonerarlo?
Hay cosas que no tienen base negociable en la vida.

Gracias por esta entrega,
Y saludos : )

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
Su mente es suficientemente sagaz para aventurar alguna certera hip�tesis.....y yo no quiero hacer lo propio porque quiero saber qu� opinan los dem�s...
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
No me diga que usted tiene poderes..
Hace unos días leí la noticia del fallecimiento de un criminal de guerra croata en Argentina y también, que se ha lanzado una campaña de intensa búsqueda de los últimos verdugos vivos para llevarles a juicio antes de que mueran.
Hay sucesos en la historia ante los que no se puede uno mantener al margen. El olvido, no sólo nos pone en peligro de volver a cometerlos sino que insulta a las víctimas y supone un trato de favor a los criminales.
Si la vida ya de por sí es injusta, en nuestra mano está no emularla.
Un saludo y gracias por su sentido comentario.

Raquel Barbieri dijo...

Carlos,

Sí, me parece que tengo poderes...

Y me quedo con una frase tuya, esa que dijiste una vez, que se está del lado de las víctimas o de los verdugos.
En estos casos, no hay gama de grises posible.


Que pases buena noche y gracias por todo:)

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
S� para m� en estos casos no hay medias tintas....
Estudie eso de sus poderes, que ya le pedir� asesoramiento para la Loter�a.
Un saludo.

Coronel Kurtz dijo...

Yo apostaría por el soldado de hace un par de entradas. Ya sabes... es sólo una hipótesis.
Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
Estos hechos ocurrieron antes de que el soldado que usted cita naciera....pero lo entiendo, como buen oficial que es, siempre piensa en soldados
Un saludo.

Laluz dijo...

Me hiciste acordar algo que había olvidado: cuando era adolescente (anteayer), soñaba con integrar un grupo comando de búsqueda de nazis aún vivos. Ya sabemos cómo la vida se encarga de volvernos chatos, lineales, hasta cobardes.
El post me deja sin palabras (raro no?), vos ya sabés mi opinión del tema y el dolor que me causa saber que mi país, entre otros, habilite a que sucedan estas cosas, todavía. Que estos tipos sigan vivos, sueltos y tranquilos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Laluz:
S� yo tambi�n imagin� muchas veces formar parte de esos comandos...
Que esos desgraciados sigan vivos, disfrutando del expolio de las v�ctimas, es una verg�enza para el mundo y la prueba m�s palpable de lo injusta que es la vida.
Un saludo.

Coronel Kurtz dijo...

Bueno, Carlos... si no fue él sería su tío abuelo o algún pariente. :)
Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
Pues va a ser que no....
Un saludo.

Coronel Kurtz dijo...

¡Me rindo!

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
El primer ejecutado, el nazi, sucumbi� ante su propia gente y a su vez, los dos arios que lo recogieron en el edificio empresarial cayeron a manos de agentes del Mossad.
�C�mo lleg� a enterarse de todo esto el diplom�tico padre de Ariel?- Es f�cil imaginarlo �no?

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
Ahora que lo pienso, no me extra�ar�a que fueran primos o algo as� el soldado Yair Bensusan y Ariel Benador...

Coronel Kurtz dijo...

No... si ya sabía yo que algún parentesco tenía que haber :)
Sí supuse que al primero lo mataban sus correligionarios.

Carlos Paredes Leví dijo...

Coronel:
S� lo del nazi asesinado primero est� clar�simo...

Retroferran dijo...

clap... clap... clap, o como quiera que sea la onomatopeya del aplauso.

Muy bueno, como siempre.

Carlos Paredes Leví dijo...

Retroferr�n:
Gracias. Ya le� un par de veces tu nuevo post y todav�a estoy pensando qu� te voy a comentar...
Un saludo.

Ichiara dijo...

Muy bueno y lúcido eso de tener memoria histórica, algo a lo que algunos siguen negándose ¿por qué será? Aunque Ud. diga que es ficción a mi me parece tan real como que se siga intentando dar caza a esa bazofia que campa a sus anchas con tanta sangre sin redimir. Estos temas deberían estar de actualidad, todos los días, para que no se olviden, y no las mariconadas de divorcios de unos y otros con que intentan engañar y desviar de lo que realmente es importante.

Un beso.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
A la mayor�a de la gente ya no le interesan los cr�menes del pasado y otros, se refugian en su ignorancia para no querer enterarse de nada. Por otra parte, los criminales siempre han tenido defensores, en toda �poca y en todo lugar.
Un saludo.

Makiavelo dijo...

Carlos, te pones tan serio escribiendo que uno se lo cree todo, menos mal que al final te queda el consuelo de leer - que es pura ficción- ¡Qué calor me entró al comenzar!

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Esto, en concreto, es ficci�n pero se parece enormemente a la realidad.
Numerosos nazis encontraron refugio en varios pa�ses de Sudam�rica, con la connivencia de los gobiernos. Lo m�s triste, seg�n se mire, es que llegaron all� con pasaportes expedidos por el Vaticano o La Cruz Roja, instituciones ambas, que no movieron un dedo por las v�ctimas.
Un saludo y ahora s� me estaba poniendo serio.

Anónimo dijo...

Busca nuevos contactos?
Ingrese a COMENTARISTAS.COM, le ofrecemos un catálogo variado de bloggers que estarán deseosos de comentar en el suyo.
Y es gratis!!!!!

Carlos Paredes Leví dijo...

An�nima:
De d�nde sac� que yo busco nuevos contactos??? Prefiero que me mande un cat�logo de lencer�a femenina...
Un saludo.

Anónimo dijo...

No me diga que por las noches usted se pone ropa interior de encaje...no lo hacía de ese perfil...y bue!

Carlos Paredes Leví dijo...

An�nima:
No, guapa, pero me gusta estar informado de los novedosos dise�os....por si se los tengo que regalar a alguna...

Pradero dijo...

Una puteadita para los nazis: %=$·%#@!


Ché, acabamos de leer juntos con Mau unos cuantos de tus post antiguos. Me encantó porque además, leyendo los comments de los chicos es como que pasamos un domingo entre amigos.
Genial!

Un abrazo grande Carlos, y gracias.

Pradero dijo...

Ah, me olvidaba, te manda un beso también.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Curiosamente, justo hoy estuve releyendo comentarios antiguos, incluyendo los 231 que escribimos en cierta ocasi�n.....
Gracias, compa�ero. Un abrazo para ambos y un saludo para Peluca.

Ichiara dijo...

Joé, ahora hasta catálogos de comentaristas, lo que nos faltaba (y además respondones).

Volviendo al tema, lo que más me apena de estas cuestiones es que se intenta justificar el olvido de la barbarie con la concordia social, y que algunos se la crean, cuando lo justo es poner las cosas en su sitio y plantarle cara al horror (y nombre y apellidos), para no cerrar en falso las heridas, que luego vienen las infecciones.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Hay comentaristas muy juguetonas.....
Hay temas en los que no se puede uno abstraer sino que hay que reivindicarlos constantemente. En estos tiempos de revisionismo hist�rico y negacionismo, las v�ctimas siguen dando testimonio pero, �cu�ntos a�os m�s les quedan de vida? �qu� pasar� cuando mueran?.
En un mundo como �ste un cerdo como Kurt Waldheim, ex capit�n de las SS, lleg� a ser secretario general de la ONU y elegido presidente de Austria a�n cuando era bien sabido su militancia en esa banda de asesinos.
Un saludo.

PD: Me molestaba la tibieza de muchos en estas cuestiones. Son los cobardes que no se mojan ante nada y se escudan su falta de agallas y �ticas en palabras rimbombantes como Tolerancia y Objetividad.

Sibyla dijo...

Todo genocidio es una barbarie
y no importa la raza, el país,
o el tiempo en la historia
en que suceda.

"Pon tus banderas a
media asta,
para hoy y para siempre.
Recuerdo
a media asta
para hoy y para siempre"

Paul Celan.

Raquel Barbieri dijo...

Buenos días Carlos,

Desde que mi madre me regaló el Diario de Ana Frank cuando yo tenía más o menos diez años, acompañado por una cartita cálida que decía que este libro me marcaría la manera de percibir y comprender la vida y que ella pretendía que yo experimentara la vida desde un sitio no trivial... le dio rumbo definitivo a mi modo de ver y experimentar las cosas.

Si todos tuvieran entre sus primeras lecturas "El Diario de Ana Frank", las tibiezas ya no tendrían lugar, a menos que la indiferencia sea una parte esencial de su naturaleza, claro.

Hay que difundirlo entre los más chicos. Es un buen regalo de vida con efectos colaterales. Anoche tarde empecé a releerlo y le agradezco a mi madre que en vez de elegir otra cosa, haya elegido esto en su momento.
Somos muchos los que no olvidamos, y los que no aceptamos atrocidades como que Kurt Waldheim sea "premiado". No hay que aceptar frases New Age de que "está todo bien" cuando no lo está... Eso de estar todo bien se adecua a cosas de menor relevancia (empleos, ropa, canciones, hasta cuestiones simples de pareja, pero no genocidios de la humanidad).

Y... la ignorancia por comodidad es un arma de doble filo que nos convierte en sepulcros blanqueados.


Saludos doble ración:)

PD: Nos hace bien tocar estos temas. Gracias.

Carlos Paredes Leví dijo...

Sibyla:
Un pensamiento l�cido de un hombre que conoci� el sufrimiento. Sus padres fueron exterminados y �l mismo estuvo confinado en el infierno hasta que fue liberado en 1944. Una parte de �l muri� para siempre hasta que en 1970 se suicid� tir�ndose al Sena.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
La gente se apoltrona en la comodidad, la ignorancia, la tibieza de la cobardía y en la falta de criterio. Se vuelven estúpidos porque es lo más fácil.
Los chicos de hoy no leen y si uno sale a la calle para hacer una encuesta entre la juventud, a ver cuántos conocen a Ana Frank, se llevaría una desagradable sorpresa.
En fin, la cultura resiste como puede en sus últimas trincheras, sólo defendida (eso sí, a muerte) por unos pocos.
Dos saludos.

Churra dijo...

Aqui las noticias dirian ..la policia baraja la posibilidad e un ajuste de cuentas por motivos aun no aclarados .
Interesante .
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Churra:�
Puede que ell� hubieran dicho lo mismo....porque me parece que por todas partes debe ser parecido.
Un abrazo y gracias.

Makiavelo dijo...

Encuentro al personal pelín enardecido.
El tema no es para menos,
la verdad que por muy viejos que sean los que quedan, que paguen aunque sea arrastras, porque bien que la gozaron los muy canallas.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Ya las condenas que puedan sufrir esos cabrones no dejar�n de ser simb�licas.....ya se sabe; la vida es injusta.
Saludos.

Makiavelo dijo...

Aquí, es curioso, pero se conforman con que Francia mantenga la cadena perpetua, se juzgue y se cumpla la condena allí.

Que conste que yo no he dicho nada.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavela:
Bueno, el caso de Francia y el colaboracionismo es vergonzoso, as� que prefiero no acordarme de los Papon, Bousquet, Celine, etc. porque se me enciende la sangre....

Peggy dijo...

Bien , el nazismo una lastra historica que Europa no puede olvidar , maxime cuando la tibieza de los politicos de la epoca dejaron que prosperara .Hay un libro ahora , seguro lo conocera "Las benevolas " sobre el tema que tiene gran exito , demoledor ....es bueno tener memoria historica

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
M�s que tibieza, fue colaboraci�n. No hay que olvidar como miraron para otro lado, en el mejor de los casos y ayudaron en otros, personajes como Adenauer, De Gaulle, Franco, Per�n, etc.

En cuanto al libro que cita. Yo tengo una surtida biblioteca de hombres que conocieron el infierno como Elie Wiesel, Primo Levi, Jean Am�ry o Imre Kert�sz, as� que poco me interesa lo que pueda escribir el tal Jonathan Littell; un pijo de New York que lo m�s cerca que estuvo del peligro en su vida fue caminar de noche por Central Park.
Un saludo, muchacha dourada.

Adriana Stein dijo...

concisión quirúrgica y pasión raramente se encuentran. tu prosa logra esa fusión. chapeau!!!

p.d.: hace 30 años que no piso la calle corrientes. vivo en sevilla. si pasas por aquí, dáme un toque.
saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Adriana:
Muy amable tu comentario...
Pasaba a menudo por allí (por Sevilla) pero hace tiempo que no voy.
Un saludo, paisana.