martes, 11 de septiembre de 2007

Yo soy de café

Levantó suavemente la sábana y la miró con detenimiento. El pelo rubio desteñido, la pintura de los labios saliéndose de los bordes y unos muslos que exhibían celulitis bastaban para no acordarse de lo que más le llamó la atención cuando la conoció apenas hacía 8 horas: la protuberancia de su pezones y la cara de viciosa. Se preguntó cómo podía seguir durmiendo. La incómoda luz matutina entraba sin vergüenza por la ventana, los pajaritos trinaban endemoniados y los jardineros de la urbanización se entusiasmaban recortando setos y podando ramas sierra mecánica en mano. Eran apenas las 9,15 de la mañana de un sábado, y sólo faltaba que llamara al timbre una pareja de Testigos de Jehová para hablarle de Dios y la salvación del mundo. No descartando esta posibilidad, como tampoco que su ocasional pareja se despertara con la idea de que pudieran ducharse juntos, buscó sus calzoncillos y se encaminó a la cocina a preparar café y meterse bajo el agua antes de que sus temores se cumplieran. Activado por la ducha caliente y la cafeína, regresó a su cuarto a ver las evoluciones oníricas de la marmota. Continuaba roncando, emitiendo extraños sonidos y moviéndose con una leve agitación, igual que hacen los cachorros de perro. “Esto va para largo” pensó, y decidió bajar a comprar el periódico. Repasadas las necrológicas, la programación de las distintas cadenas televisivas y resueltos los dos crucigramas; el fácil y el difícil, permaneció un buen rato mirando a la hembra que más que dormir parecía haberse muerto sobre su cama. Anoche la había imaginado más delgada y sonrió al imaginar que tal vez se estaba convirtiendo en un hombre de gustos “más amplios”. Llevaba tantos meses sin sexo que se agarró a aquél célebre dicho de “en época de guerra, cualquier hueco es trinchera” y, por otro lado, siempre podía justificarse con que había poca luz o que el Jack Daniel’s era de garrafón.

Por fin la durmiente abrió los ojos.

- me encanta que me miren mientras duermo, es tan romántico….. fueron sus primeras palabras

Eso era más de lo que él podía resistir, así que le dedicó una falsa sonrisa y fue a buscarle un café a ver si tenía el buen gusto de tomárselo rápido y largarse.
Regresó con una taza humeante y la esperanza de que entendiera que el romanticismo estaba sólo en su mente, y que no iban a compartir un desayuno con zumo de naranja y tostadas.

- ¿café ¿ Ahgggg, yo tomo té verde…….es que es bueno para perder grasas y mantener la línea – dijo mientras pasaba sus manos por las caderas con supuesta sensualidad
- Aahhh, pues yo sólo tengo café
- Entonces podríamos desayunar fuera …¿no? ¿ O tú quieres que juguemos otro rato ?- sonrió con picardía.

La verdad es que él no quería jugar, pero llevaba tanto tiempo sin darle de comer a la nutria… que esta demandaba un poco más de atención y no tuvo espíritu para oponerse. Un rato después, satisfechos y aseados, bajaron a desayunar a la calle.

Ocho meses después se casaron y año y medio más tarde tuvieron su primer hijo. Tal vez incluso se quieran y coman perdices pero, Bernardo, no puede dejar de preguntarse, de tarde en tarde, cómo habría cambiado la historia si aquella mañana de sábado hubiera tenido té verde en casa.


http://www.youtube.com/watch?v=uATVtnVELNk

54 comentarios:

Una hija de puta con clase dijo...

ella se hubiera marchado

Carlos Paredes Leví dijo...

Una hija de....
Veo que usted lo ha comprendido a la perfección..

Mavi dijo...

o no...

Quizá hubieran tomado el te en casa y habría surgido la misma conversación que los unió en la cafetería y la historia hubiese sido la misma.
Depende de si creemos en la casualidad o en la causalidad.

¿Bernardo en qué cree?

Besos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi:
Usted lo apuntó muy bien: o no...
Bernardo en qué cree? Yo qué sé, el pobre es tan raro...

Mavi dijo...

Sr. Leví,
por supuesto que lo apunté bien, aún duda de que yo lo hago todo bien!!!!

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi:
No, no lo dudo...

X'stian dijo...

Genial! Creo que poco hubiera cambiado si en lugar de una marmota hubiera sido una gacela.
La que manda es la nutria. Ja
No importa la razón lo que prevalece es la sensación. Luchamos contra eso, lo negamos, pero es una mentira. Estamos completamente fuera de control, víctimas de la causalidad.
Bernardo es completamente ignorante del porqué. Y es por eso que quizás sea feliz.

Saludos desde el cul du mond.

Carlos Paredes Leví dijo...

X'istian:
YO también creo en eso de que estamos fuera de control: las historias se imponen...
un saludo.

Letra dijo...

Leví: disculpame, pero no me la creo. No creo que se pueda revertir la no atracción física inicial. Al menos se leyó a un Bernardo bastante incómodo, hasta con un tono despectivo. Cómo se vuelve de eso? Pero es mi opinión, parece que al protagonista no le pasó.
Un saludo

Carlos Paredes Leví dijo...

Letra:
Tengo que confesarle que yo tampoco me la creo..de todas maneras, yo he conocido algún caso curioso (de oídas).
Un saludo, monada.

Peggy dijo...

Me gusta eso del caos vital , de la vida y las decisiones incontroladas .....cada dia odio mas "la porqueitis " ...y el que pasaria si ...paso y nada mas ...

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Sí, la verdad es que la vida está llena de cosas que podrían haber pasado pero....al final, pasan las que pasan y listo

Sibyla dijo...

Aunque Bernardo hubiera tenido te verde en casa, la rubia de bote habría buscado cualquier otra excusa
para continuar su relación con él.
Y como a la nutria hay que alimentarla, ¿qué más da que las piernas tengan celulitis?. En la vida hay muchos Bernardos que se conforman con lo ocasional.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Sibyla:
Es curioso cómo evolucionan las historias. Lo que en principio era un polvo ocasional del que él parecía medio arrepentido ante la visión de las flacideces de ella, terminó en boda y descendencia.Y todo por culpa de una nutria con hambre.
Un saludo.

Sibyla dijo...

A veces las urgencias de la marmota, perdón de la "nutria", hipotecan el resto de la vida de muchos ¿Fortunatos? o Bernardos.
Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Sibyla:
Sí, son los riesgos de ser bicéfalo y no discernir cuál de las dos cabezas es la que discurre..
Un saludo.

Sibyla dijo...

Yo diría del ser unicéfalo pues dispone de una sola cabeza incapacitada para discurrir algo que esté fuera del área donde se alberga
la susodicha nutria.
Un nuevo saludo.

pablolombus dijo...

Hola, menudo blog te has montado. Está muy bien, he leido alguno de tus artículo y son interesantes. Un saludo cordial...

Porfavor podrías pasarte por mi blog:

http://elmalditomundo.blogspot.com/

Carlos Paredes Leví dijo...

Pablolombus:
Bienvenido a este espacio. Luego me daré una vuelta por el tuyo. Un saludo.

Ijon Tichy dijo...

Jeje. Muy bueno el texto, Carlos. Tiene un punto malévolo que resulta genial.

¿Y si hubiera tenido té? Pues, como Sybila, creo que habría dado lo mismo. Bernardo no estaba ante un "match point". Aun no lo sabía, pero ya había perdido.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ijon:
Me gusta eso del match point....
sí, había perdido y el pobre todavía pensaba que iba a remontar...
un saludo.

Germánico dijo...

Lo de la ternura ante unos brotes celuliticos y demás muestras de la farsa de la seducción requiere tiempo. Al principio lo que se experimenta es repugnancia y acaso culpa.

Germánico dijo...

Como siempre genial, Carlos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
Gracias, maestro.
Tengo un par de propuestas para nuestra próxima comida....
Ya hablaremos.

Germánico dijo...

Por supuesto esta se celebrará en muy breve plazo, espero.

Háznos saber tus siempre interesantes propuestas, si bien ten presentes mis limitaciones (cheques gourmete if its possible(

Germánico dijo...

¡Maestro tú!.,....¡Y a callar!.....¿Acaso osas contradecir a tu Maestro?....

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
Mañana o el lunes os mando mis propuestas por mail. Un saludo y no pienso contradecirte porque tienes razón....

Germánico dijo...

jeejejee

Tú si que sabes....¡Maestro!....

Peggy dijo...

En fin germanico , lo de la celulitis es un mal menor ...digo yo ,teniendo encuenta el alto porcentaje de mujeres que la padecen ...tambien le digo que ciertas tripas cerveceras masculinas requieren cerrar mucho los ojos por parte del sector femenino :) .

Germánico dijo...

La celulitis no me obsesiona, Peggy. Puede incluso parecerme excitante. ´

Sé que soy un tipo raro.

Peggy dijo...

Cada uno es libre de excitarse con lo que quiera ...:)

Ma. Candela dijo...

mmm no me lo creo...

será que la rubia falsificada era buenísima en las matemáticas?

con te verde o de frutas los hubiera siempre serán una incógnita!

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
Me hace usted pensar en esos tipos de barrigas cerveceras y culos escurridos que escupen cuando van por la calle y se manchan la camiseta de tirantes con el escabeche de las latas de conserva mientras ven los partidos de fútbol.
Comparado con esto, la celulitis es un mal menor.

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
Hombre, tanto como para que excite la celulitis....¡

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
Usted apunta bien, a lo mejor a él lo que le atraía era su mente...

Ma. Candela dijo...

o la soledad lo orilló a escoger con la razón algo que sólo le compete al corazón...

Esa respuesta sólo Bernardo la custodia en el interior de su cabeza

Retroferran dijo...

Hola, soy Retroferran:

Mira que leo tus relatos seguido, pero este me parece realmente DE LUJO.

Buenisimo!

(quien de nostros alguna vez no le echo la culpa al alcohol?)

Nota: tenes configurado para que SOLO puedan opinar los que tienen Blogger (de hecho mi link te lleva al Anclaos original...)

Carlos Paredes Leví dijo...

Ma. Candela:
Bernardo, el simplón, no sabe ni lo que alberga...

Carlos Paredes Leví dijo...

Retroferrán:
Te agradezco pero la verdad es que yo no estoy particulrmente orgulloso de este post. Lo considero una pavadita.
Desactive la opción de comentarios anónimos, porque me estaban entrando unas chitrulas que especulaban en exceso con mi vida privada.
Un saludo.

Ma. Candela dijo...

otro ser humano desconocido...

Carlos Paredes Leví dijo...

ma.candela:
y son tantos...¡

Gabriela (La Flaca) dijo...

que tengas un feliz fin de año e inicio de año nuevo judío.
SHANA TOVA

Un beso calido

Carlos Paredes Leví dijo...

Flaca entre paréntesis:
Una grata sorpresa tu felicitación.....
Muchas gracias.

Matritensis dijo...

Pues para los incrédulos, sé de un caso muy cercano y muy similar, con matices pero hasta que no he llegado a un punto de la lectura creía que se trataba del mismo.

Cosas que pasan...

Carlos Paredes Leví dijo...

Matritensis:
Sí, casos similares son más frecuentes de lo que imaginamos....cosas que pasan y que se sustentan en el hecho de que las historias son quienes deciden, pasando por encima de los personajes.
Un saludo. Luego pasará a dar un paseo por su casa.

makiavelojohn dijo...

Hola Carlos, hay un dicho popular que reza así: "Cuando las ganas aprientan ni las cachas de los muertos se respetan", je, je, je.

La celulutis no es un problema para la pobre nutria que lleva tiempo sin probar bocado, el
"burejo" parece que pudo saciar su apetito, ya que el asunto terminó en boda.

Tengo en casa café, varios tipos de infusiones, pan de molde, y mermelada de ciruelas, por si las moscas. No quiero verme como Bernardo.

Buenas noches y a soñar con los angelitos.

Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
Veo que tomaste precauciones...
un saludo, y que no te pase como a Bernardo.

Chesk dijo...

Qué pena que no saliese la voz en off de ella hablando de los pelos en las orejas, el flotador de la tripa, y la incipiente calva de Bernardo...

Seguramente no le hubiese importado tanto el té verde.

Carlos Paredes Leví dijo...

ChesK:
Sí, a lo mejor es de esos que tiene barriga cervera, redondeados michelines en la cintura y carece de culo....

Chesk dijo...

No, es que cuando lo he leido me imaginado la versión de la chica.

"Qué mal tengo que estar para terminar con un calvo, con pelos en el trasero, orejas y nariz, con ese michelín estratosférico. Mejor será que me haga la dormida para no ver cómo he terminado."

Y justo, cuando no tiene más remedio que afrontar la realidad, le pregunta a ese tío a ver si tiene té verde, que seguro que sólo posee kilos y kilos de grasa en su nevera...

Chesk dijo...

Y todo mi cariño a los calvos...pero un tío tan insortable como Bernardo seguro que tiene que amoldarse a un físico de lo menos agradable...

Carlos Paredes Leví dijo...

Chesk:
O no....
yo no he entrado en su descripción física, así que cada cual piense lo que quiera al respecto. De todos modos, yo he conocido a alguna que terminó casándose con un hombre al que despreciaban y a alguno que terminó casándose por el dinero de ella.
Cada matrimonio es un mundo.
Un saludo.

Chesk dijo...

Por eso, Bernardo para mí es feo, feo...:)

Carlos Paredes Leví dijo...

O algo peor...