domingo, 15 de abril de 2007

Consuelo

Creía que el dolor disminuiría a medida que se difuminaran los recuerdos, y tenía razón pero, había ciertas cosas que tenían la manía de regresar, cuando menos lo esperaba y, a menudo, tras un muy largo período de ausencia. Una foto encontrada al poner orden en su escritorio, una canción que sonaba mientras tomaba el desayuno, el rastro callejero de un perfume antaño familiar o el rencuentro con una vieja amistad común, era más que suficiente para que la melancolía y la nostalgia empeñaran su ánimo. Por si fuera poco, debía disimular ante su esposa, por miedo a herirla, a que descubriera el desengaño, a que intuyera que la eligió porque era una alternativa medianamente satisfactoria y a que se casó con ella porque no tenía pasado. Sólo le quedaba esto, no ser malagradecido y una vida indolente.


http://www.youtube.com/watch?v=jugo0vqDms4

49 comentarios:

Lebeche dijo...

Este me ha gustado mucho. Quizás indolente debiera ser su vida, o como quisiera él que fuera. Pero parece claro que esas heridas sin cicatrizar no se lo permitían.
Un saludo.

benjamin1974© dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Paredes Leví dijo...

Lebeche:
Me salió este breve texto, cuando me puse a pensar en cuánta gente se casa con quién realmente quiere.
Debe haber mucha, más de la que pensamos, que lo hace con quien puede, conformándose y buscando un consuelo para lo no logrado.
¿Qué tipo de vida se lleva entonces ? ¿no será acaso indolente?.

Lebeche dijo...

Puede ser que pretenda serlo, que la vida elegida lo sea. Pero tu personaje sufre. Lo hace con las fotos, las canciones, los perfumes... con los recuerdos, en definitiva.
Por otro lado es cierto que ,mucha gente se casa por inercia y sin el suficiente convencimiento; por falta de alternativas más estimulantes o, simplente, por comodidad.

El Castor dijo...

Complicado asunto, Carlos.
Hay casos en que efectivamente hay que querer lo que se puede sino se puede lo que se quiere. Jeje Y no es lo mismo, claro.
Pero tampoco hay que pensar que uno -a sólo pueda enamorarse de una persona en concreto.
Intervienen muchas variables, podríamos estar hablando hasta la eternidad.
Saludos, caballero.

Carlos Paredes Leví dijo...

Lebeche:
Es que los recuerdos son caprichosos, y en virtud de esta cualidad, abren las heridas mal cicatrizadas provocándonos dolor.
Lo único a nuestro favor, es el tiempo, que las rodea de una costra que se endurece y las vuelve menos vulnerables.

Carlos Paredes Leví dijo...

Castor:
Claro que es complicado el asunto...
¿No justificamos muchas veces nuestras elecciones dándole unos atributos que no le corresponden?.
¿Qué debería haber hecho el protagonista? ¿Haber renunciado a una vida en pareja porque sabía que nunca iba a enamorarse como antes?.

Lebeche dijo...

Me gusta mucho esta reflexión:

"¿No justificamos muchas veces nuestras elecciones dándole unos atributos que no le corresponden?"

Yo diría que siempre.

Pensaré sobre ello.

Carlos Paredes Leví dijo...

Lebeche: se ve que ahora, que muere el fin de semana, me está volviendo la lucidez.....O eso, o no es más que una soberana pelotudez.

Lebeche dijo...

En mi opinión, en este aislado caso, es lucidez. ;)

Carlos Paredes Leví dijo...

Te lo agradezco Lebeche; me subes la autoestima...

Germánico dijo...

A veces el espejismo es la vida que no hemos vivido. También tendemos, muchas veces, a mitificar lo que no fue, a creer que lo que pudo pasar y no pasó hubiera sido mejor. Pero probablemente en esto, como en lo otro, nos engañamos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico.
Nos engañamos constantemente, y este autoengaño nos ayuda a vivir y soportar ese desfase que existe entre lo vivido y lo soñado.
Y es que toda vida no es más que un gran fracaso...

Germánico dijo...

Estoy de acuerdo. Como decía Miller vamos todos en filas cerradas hacia la muerte. En este desierto solo quedar vivir de espejismos. De ilusiones también se vive.....decía el refrán. La verdad es que el también sobra. Solo se vive de ellas.

Ijon Tichy dijo...

Alguien dijo que hay hombres que han nacido para amar a una única mujer.

Así que, habiendo millones (de mujeres) por el mundo, lo normal es que ni siquiera se crucen con ella y malgasten la vida buscándola.

Carlos Paredes Leví dijo...

Germánico:
Las ilusiones falsas son el motor del mundo..

Carlos Paredes Leví dijo...

Ijon:
Puede que tengas razón pero, hay algo peor; cruzarse con ella y no conservarla..

Leuma dijo...

Mejor vivir consuelo y los pies en la tierra, que contecho que impida volar.

P.D. No contestaste por qué el escritor no puede seguir escribiendo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Leuma:
El que no se consuela es porque no quiere...
¿Por qué el escritor no puede seguir escribiendo?. Esto sí es complicado. Supongo que porque las historias no lo eligen, porque una abulia y desencanto se apoderan tan virulentamente de él que lo paralizan...no sé, quizás porque adolece de emociones nuevas y los efectos de las antiguas se van diluyendo....Tal vez necesito otra crisis.

X'stian dijo...

Dice Fontanarrosa a.k.a El negro.:
" El hombre se deslumbra con la mujer bonita; se asombra con la inteligente y se casa con la que le da pelota"

En su libro "La llama doble" Octavio Paz habla del desencuentro amoroso de dos personas como única realidad y el amor verdadero como la excepción.

Dicen que un pesimista es un optimista con experiencia.
Como Angelina Jolie con mal aliento.

Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Ahora el honor es mío, X'stian, por tenerte por estos pagos. Tu paisano Fontanarrosa es un genio, y no le va a la zaga el gran escritor mejicano.
Coincidía, hasta bien poco, con tu visión sobre los pesimistas pero, ahora, intento ver la realidad desde otro prisma, a ver si así, le da por bailar de otra manera (para mí, como si fuera una odalisca con ánimo de complacer).
¿Quién te dice a vos que la mujer del colectivo no sería la mujer de tu vida?. Supongo que habrás pensado en el tema, quizás con el cuidado de no mitificar lo que pudo ser y no fue, lo que no tenemos.... ya se sabe eso de que las comparaciones son odiosas y, con frecuencia, las hacemos con truco.
Un saludo.

pietrapómez dijo...

Hola, Carlinhos! Ya tenía ganas de leerte (un fin de semana ajetreado). Mirado así, todos tenemos algo de ese ser indolente que nos arrastra en la cotidianeidad...

Carlos Paredes Leví dijo...

Sí, Pietra, pero al vivir con indolencia estamos desaprovechando potencial de disfrute dejándonos arrastrar por una insatisfactoria inercia. Ni dolor en exceso ni disfrute. ¿Qué tipo de vida es, entonces?.

PD: dejé un comentario donde tu padre.

pietrapómez dijo...

Acabo de leer tu comentario en lo de mi padre...me alegro de que al fin hayas podido leerlo!
Yo creo que un poco de indolencia (eso sí, hay que ponerle un límite) no es tan malo...si uno no se permite ciertas licencias, la vida se convierte en un corsé demasiado rígido

Carlos Paredes Leví dijo...

Pietra:
Eso es otra cosa; una indolencia salpicada de locuras y arrebatos.

Juan Pablo dijo...

Lo veo como uno de los tantos planteos que se hace uno frente a un proyecto tan ambicioso y longevo como la vida en matrimonio.
También existen muchos ardides para paliar esos arrebatos de nostalgia. Como por ejemplo, un buen polvo!.

pietrapómez dijo...

Toma ya, el Juampa...sí señor, eso le pone el azúcar y la sal al matrimonio (digo yo, vamos...y mis dudas son con respecto al matrimonio, eh, Juampa? que te conozco y me vas a empezar a vacilar ipso facto!)

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
Sí, tenés razón; no hay nada como un buen polvo con una, pensando en otra...

Carlos Paredes Leví dijo...

Pietra:
Juan Pablo me parece que no habla por él sino por oídas de otros...

pietrapómez dijo...

Jajajaj...seguro que sí!!

pietrapómez dijo...

Carlos te mandé un mail

laura otermin dijo...

Carlos, a través de los años me he dado cuenta que me he inventado historias de cuentos infantiles, de historias de vida contadas por otros y he perdido de vista la realidad. Busqué en mi cabeza muchas cosas que realmente las viví sin pensar si las personas las vivían conmigo también y ahora, me pregunto: ¿Habrá sido cierto? y algo tengo claro, aunque suene cursi e inmaduro, amé con todo mi ser, me regodee en mis cuatro hijos como nadie y hoy por hoy absorbo quereres de mis dos ñetas sublimes y bueno; "Que me quiten lo bailado". Un abrazo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Pietra; acabo de llegar de hacer footing y ducharme. Ahora lo leo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Gran suerte la tuya, Laura. Desgraciadamente no todo el mundo puede decir lo mismo, comenzando por mí...
Un saludo y gracias por tu testimonio.

Juan Pablo dijo...

jajaj, sabía que te iba a gustar la idea Pietra... que vos sos una que no habla por boca de jarro eh!.
Carlos, estás re deportista!, te vamos a dar una medalla en representación de este grupo de amebas que la única gimnasia que hacemos es digital.

Carlos Paredes Leví dijo...

Sí, Juan Pablo, intento cuidarme un poco y ejercitar todas mis extremidades...
Una apreciación: la inmensa mayoría, por no decir la totalidad, de las mujeres, quieren ser señoras burguesas. Si te dicen lo contrario, tenés que desconfiar...

Juan Pablo dijo...

ok, mañana le preguntamos a Mavi, que le gustan las hamburquesas como al Castor.
Un saludo, capo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo
Sí, Mavi anda desaparecida....estará de vacaciones.

Juan Pablo dijo...

Lo que pasa es que de Sábado a Lunes se dedica a decirle que Sí al marido.
Que no está tan mal...

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
ésa es la palabra que al marido más le gusta escuchar...

Sibyla dijo...

¿Durante cuánto tiempo más puede uno soportar una vida llena de tedio y aburrimiento?

Un saludo.

El Blog de Sibyla

Carlos Paredes Leví dijo...

Pues algunos toda la vida...
Yo me pregunto qué sentirán cuando, en la vejez, sentados en un parque, piensen en lo vivido y en lo sacrificado o perdido...

Peggy dijo...

No se borran los recuerdos totalmente , es lo que tiene haber vivido ciertos momentos muy intensamente , que se quedan como cuadros y aveces algo hace que se desempolven

Carlos Paredes Leví dijo...

Peggy:
A algunos, sólo le quedan los recuerdos....

benjamin1974© dijo...

Pregunta. Estos son extractos de escritos de algun libro que lees o vos los escribis. En ambos casos, siempre pones cosas que son tristes, conmovedoras, profundas, un tanto derrotistas pero MUY interesantes... Ojo, no es una critica mala, al contrario, pero me llama la atencion...
Saludos desde Eretz

Carlos Paredes Leví dijo...

Benajamín:
Son textos breves que me invento y de mi total autoría. Algunas experiencias vitales, mucha imaginación y pensamiento reflexivo, son los componentes que pongo en la coctelera para elaborarlos.
No siempre son derrotistas, también hay algunos ún tanto humorísticos y de otro tipo pero, puede que lo gris domine al resto de los colores.
Un saludo desde Sefarad.

benjamin1974© dijo...

Bueno, felicitaciones... Muy buenos! Un abrazo che!

Carlos Paredes Leví dijo...

Gracias, Benjamín. Otro abrazo para vos.

Kala dijo...

Tarde para comentar pero...es una canción con la que siempre me he sentido identificada, vivencias personales, donde fui yo la que no coincidía con el esquema. Es imposible luchar contra una ilusión. Es frustrante creo.

Saludos.