viernes, 9 de marzo de 2007

Huellas

Los efluvios de un perfume añorado permanecían aún tercamente aferrados a los rincones de la casa. Paseaba por las habitaciones, el salón, la cocina y el baño encontrando sus huellas a cada paso. No podía continuar viviendo allí, con la cercana vigilancia de unos objetos que alguna vez fueron de ella y que, a pesar de abandonados, parecían guardarle fidelidad. Un par de paños de cocina, un peine, una orquilla para el pelo, alguna foto olvidada en el fondo de un cajón, y un largo etc. de soldados constituían el ejército de un general ausente sólo en cuerpo.Era cuestión de tiempo que terminara escuchando voces, así que pegué un portazo y corrí hacia la inmobiliaria más próxima.

32 comentarios:

pietrapomez dijo...

A través del olfato se te despiertan ciertos recuerdos que si trataras de evocarlos conscientemente, fracasarías. Cuando la ausencia de alguien querido aprieta, hasta la luz puede traértela de vuelta. Parece que hoy te espera un día jodido, amigo Carlos (y me refiero a pagar los excesos de anoche!!)

Carlos Paredes Levi dijo...

No, no fueron tantos....la verdad, entre tú y yo, no fumé. Y sobre lo de beber, éramos cinco, así que la ingestión alcohólica no pasó de unos límites tolerantes.
Sobre los recuerdos, bueno, el tiempo lo cura todo.
Áh, el del texto no era yo...pero, supongo que todos pasamos, en alguna ocasión, por circustancias parecidos. En mí caso, una vez.

pietrapomez dijo...

El tiempo tal vez cure ciertas ausencias que se transforman en una melancolía medio dulce, pero mi experiencia es que hay otras a las que el tiempo no hace sino fortalecer.

Carlos Paredes Levi dijo...

En mi caso, las únicas ausencias que ha fortalecido el tiempo,son las de mis perros.

pietrapomez dijo...

Afortunado tu!

Carlos Paredes Levi dijo...

No tanto...

pietrapomez dijo...

Te mandé un correo

GABRIELA (La Flaca) dijo...

tiene que ser muy doloroso vivir solo en una casa donde fuiste feliz con otra persona
Espero no tener que pasar nunca por ello.
Un beso y como siempre, me gustó mucho tu post.

Carlos Paredes Levi dijo...

Gabi; A mí solo me pasó durante pocos días y es difícil de soportar....
Ojalá no tengas que pasar por la experiencia. Otro beso.

princesa del vértigo dijo...

Tomar distancia física no llega a solucionar del todo la añoranza de un ser querido, aunque en un principio pueda parecerlo. Los recuerdos están en tí y, como dice Pietra, cualquier cosa los despierta. Quizá la solución no esté en alejarse sino en enfrentarse a la realidad, interiorizarlo. Después de esto esos recuerdos ya no son los mismos, te lo puedo asegurar. Al final nos quedamos sólo con los que nos interesan y como nos interesa verlos. Es un sistema de defensa natural. He pasado dos veces por ello y en ambas ocasiones lo he resuelto de esta manera. Es doloroso pero muy efectivo.

Por lo que leo por ahí se pega usted una vida muy placentera, mi querido compadrito. Ya que yo le he desvelado alguno de mis secretos para superar los fracasos sentimentales espero que usted me corresponda con alguno de los suyos para disfrutar el día a día.

Besos anhelantes

Carlos Paredes Levi dijo...

Una agradable sorpresa su retorno, estimada Princesa (luego me paso por su palacio y le regalo una de tangueros). He leído por ahí que le encanta mi ciudad favorita...ése espacio cargado de promesas y donde el espíritu del genial poeta que tenemos en mente, se pasea con nocturnidad y alevosía.
Bien, volviendo a tu comentario,la verdad es que los dolores emocionales cada uno los resuelve como puede (no encontré ningún manual) y yo no iba a ser una excepción. No creo haber utilizado un método específico para superar cierto trauma sentimental sufrido de manera inesperada pero, no por ello menos dolorosa. Hoy, la verdad, evito evocaciones de ese pasado y mi corazón y mi mente han tejido una tupida cota a modo de protección.
No se, no resulta fácil explicarlo.
Un saludo.

princesa del vértigo dijo...

No pretendía dar ninguna fórmula infalible, no la hay, ni siquiera cuando se repiten las situaciones un una misma persona. Sólo expuse mi experiencia.
Estuve en Lisboa y me quedé prendada de esa ciudad, me gustaría muchísimo volver a volar por sus tejados. Estuve a punto hace dos meses pero la cosa se truncó.
Besos

Carlos Paredes Levi dijo...

Princesa, agradezco que compartas tus experiencias y no temas que no interpreto mal tus comentarios.
Te dejé un par de comentarios en tu palacio.
Saludos

princesa del vértigo dijo...

Percanta que me amuraste
en lo mejor de mi vida
dejandome el alma herida
y espina en el corazón

sabiendo que te queria
que vos eras mi alegria
y mi sueño abrasador
para mi ya no hay consuelo
y por eso me encurdelo
pa' olvidarme de tu amor.

Cuando voy a mi cotorro
y lo veo desarreglao
todo triste, abandonado
me dan ganas de llorar
me detengo largo rato
campaneando tu retrato
pa«poderme consolar

De noche cuando me acuesto
no puedo cerrar la puerta
porque dejandola abierta
me hago ilusión que vuelvas

Siempre llevo bizcochitos
pa`tomar tomate frito
como si estubieras vos
y si vieras la catrera
como se pone cabrera
cuando no nos ve a los dos

Ya no hay en el bulin
aquellos lindos frasquitos
adornados con bolicos
todos de un mismo color
y el espejo esta empañado
y parece que ha llorado
por la ausencia de tu amor.

La guitarra en el ropero
todavia esta colgada
nadie en ella canta nada
ni hace sus cuerdas vibrar
y la lampara del cuarto
tambien tu ausencia ha sentido
porque su luz no ha querido
mi noche triste alumbrar

Percanta que me amuraste
en lo mejor de mi vida
dejandome el alma herida
y espina en el corazón

sabiendo que te queria
que vos eras mi alegria
y mi sueño abrasador
para mi ya no hay consuelo
y por eso me empurdelo
pa' olvidarme de tu amor.

Mi noche triste

Carlos Paredes Levi dijo...

Se agradece, Princesa.

Lebeche dijo...

Yo no tengo tales problemas porque tengo una memoria malísima.

Carlos Paredes Levi dijo...

Qué gran suerte la tuya, Lebeche ¡¡

Carlos Paredes Levi dijo...

Lebeche, la culpa de tus lagunas de memoria la tienen esas pastillas rojas que tomás.

Lebeche dijo...

Un poco la juventus disoluta, otro poco las pastillitas rojas y otro que soy un pelín despistao.

El Castor dijo...

La vida queda petrificada en los objetos más que en cualquiera de sus momentos ¿no?.

Carlos Paredes Levi dijo...

Lebeche; que ecléctico que eres...

Carlos Paredes Levi dijo...

Castor: de alguna manera, no se cómo, supongo que algo de nosotros queda en los objetos....una huella...

Juan Pablo dijo...

En realidad la frase es: "el tiempo locura todo".
Recuerdo cuando murió mi abuelo, que mi abuela me comentaba cuánto dolor le causaba abrir el placard y reencontrarse con su ropa vacía.

Carlos Paredes Levi dijo...

La frase es divina. Lo otro, muy humano.
Saludo grande.

El Castor dijo...

Sí, es divina esa frase. Ya tengo dos frases de Juanpa en la cabeza y espero que se atreva a más.

Carlos Paredes Levi dijo...

Todos lo esperamos, Castor. ¿Cuál es la otra?.

pietrapomez dijo...

Pasate por donde Lebeche (si no tienes nada mejor que hacer, como currar!) que ha actualizado

Carlos Paredes Levi dijo...

Pietra, gracias pero; cuando tu vas, yo....

laura otermin dijo...

Mi querido amigo, yo me quedaría, tomaría entre mis dedos cada cosa olvidada, trataría de recuperar los olores, miraría buscando algo más y cerraría la puerta con mil candados para recordar una y otra vez. Un abrazo

Carlos Paredes Levi dijo...

Recordar es jodido, porque uno entonces se adentra en el doloroso territorio de "lo que pudo ser y no fue ni será".
Gracias Laura, y un abrazo.

Recién aterrizada... dijo...

Bueno, el texto es de lo más vivido que existe en la memoria, porque de una casa se puede hablar bastante, tu has definido perfectamente, hasta las fotos guardadas en algún cajón perdido, pero ¿y el olor?
Eso es una cruz. Nunca desaparece...
Me ha encantado este post. (Todos me encanta eh?.)
Cómo siempre un placer leerte.
¿Me permites un abrazo? (vengo en son de paz).
Y te beso.

Carlos Paredes Levi dijo...

Para ti es un placer leerme y para mí que te des una vuelta por aquí y dejes un comentario.¿Cómo no voy a permitirte un abrazo, si no sólo no tengo ningún problema contigo y además te aprecio?.
Me ha gustado eso del olor, y estoy dándole vueltas. Supongo que, a veces, uno está tan distraído con otras cosas, que lo del olor característico pasa a segundo plano, y no reaparece hasta tiempo después.
Un saludo.